lunes 27 de junio de 2022
ACTUALIDAD UN HOMENAJE POLÉMICO

Los 50 millones de muertos de Mao Tse Tung, un "error" que hasta el Partido Comunista chino reconoce

Millones de chinos murieron de hambre y decenas de miles más fueron torturados o encarcelados durante su mandato. En 2013 el presidente Xi Jinping dijo que Mao no fue un "dios" y cometió muchos errores.

10-02-2022 19:00

Las imágenes del presidente argentino Alberto Fernández rindiendo homenaje al líder chino Mao Tse Tung durante su visita a Beijing despertaron la polémica.

Y la controversia volvió este jueves cuando un se cuestionó a la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, justificó el acto de Fernández en China, asegurando que se trataba de un paso protocolar obligado para los visitantes extranjeros.

"Mao es un líder histórico y cualquier presidente que llega a China hace un reconocimiento a Mao porque es un líder histórico", aseguró Cerruti en una conferencia de prensa este 10 de febrero.

"Mao es un líder que ha sido revisado y revistado por la literatura y la ciencia política; no forma parte de la discusión internacional si se le hace un reconocimiento cuando se llega al país", justificó la vocera.

El presidente Alberto Fernández, en su gira en China.
Alberto Fernández entregó una ofrenda floral en el mausoleo de Mao Tse Tung en Beijing.

Pero, ¿por qué despertó controversia el homenaje de Alberto Fernández al dictador chino? Y es que muchos, tanto en Occidente como en China, recuerdan a Mao Tsu Tung como tal vez el dictador más sanguinario de la historia. 

Entre 40 y 50 millones de personas murieron y decenas de miles más fueron torturados o encarcelados.

"Mao es uno de los personajes más controvertidos de la historia: fue el hombre que puso a su país en el mapa, que lideró una revolución y unos cambios que trascendieron China", dijo el historiador Alexander Pantsov, autor de la biografía Mao: The Real Story.

"Pero también uno de los dictadores más descarnados que ha dado la historia, responsable de la muerte de más de 40 millones de personas", agregó Pantsov.

Quién fue Mao Tse Tung

 Mao Tsu Tung 20220210
Pese a ser el responsable de miles de muertes, Mao sigue siendo una figura respetada en China.

Hijo de un agricultor acomodado, Mao aspiraba a transformar su país en un paraíso socialista, un sueño por el que no cedió en lo más mínimo.

Nacido en una familia campesina el 26 de diciembre de 1893 en Shaoshan, en la provincia de Hunan, en el centro del país, Mao ingresó en el ejército revolucionario que derrocó a la dinastía Qing, pero luego abandonó su puesto de soldado para continuar con su educación.

De ese modo, conoció en la Universidad de Beijing a Li Dazhao y Chen Duxiu, fundadores del Partido Comunista de China (PCCH), y en 1921 se comprometió de lleno con el marxismo, convirtiéndose en uno de sus teóricos principales.

"Al comienzo de la revolución, cuando se estableció el PCCh en 1921, Mao era un joven intelectual idealista que buscaba formas de fortalecer a su país", dijo a la BBC Elisabeth Perry, experta en historia y política china de la Universidad de Harvard.

"Mao estaba horrorizado por las desigualdades que veía entre ricos y pobres, entre la ciudad y el campo, entre hombres y mujeres, y realmente quería mejorar la situación social, política y económica de China", señaló.

 Mao Tsu Tung 20220210
El 1 de octubre de 1949, Mao proclamó la República Popular China frente a la plaza de Tiananmen, pero los abusos no tardaron en llegar.

Mao llegó a la cima del poder en el PCCH 28 años después, tras haber luchado contra los japoneses y haber vencido al ejército gubernamental chino.

En aquellos convulsionados años, los marxistas sostenían que la revolución debería ser llevada a cabo por trabajadores urbanos. Sin embargo, Mao opinaba que el campesinado debía ser movilizado para luchar por sus conquistas sociales.

Así se convirtió en el presidente de una República Soviética de China creada en la provincia rural de Jiangxi, cuyo Ejército rojo resistió los ataques de las tropas nacionalistas del Kuomitang de Chiang Kai-Sheik, hasta que emprendió la "larga marcha" hacia un lugar más seguro del país en el noroeste chino.

Sus tácticas de guerra de guerrillas y sus políticas agrarias le dieron a los comunistas ciertas ventajas militares frente a sus enemigos nacionalistas y japoneses, aumentando el poder de los campesinos. 

El "Gran Salto Adelante": hasta 45 millones de chinos murieron de hambre

El 1 de octubre de 1949, Mao proclamó la República Popular China frente a la plaza de Tiananmen, pero los abusos no tardaron en llegar. Obsesionado por perseguir a los "contrarrevolucionarios", Mao ordenó múltiples purgas, que dejaron cientos de miles de víctimas.

Además, su posición se vio cuestionada por los desafortunados efectos sociales del plan de activación económica, llamado "el Gran salto adelante", una campaña económica de objetivos irreales, acabó con la agricultura y provocó un hambruna que costó la vida a decenas de millones de chinos.

En su libro La Gran Hambruna de Mao, el historiador Frank Dikötter contó cómo el Gran Salto Adelante provocó una de las mayores catástrofes humanitarias de la historia.

Se cree que entre 20 y 45 millones de chinos (las cifras varían entre un historiador y otro) murieron entre 1958 y 1962, víctimas de los trabajos forzados, desplazamientos al campo, la violencia y la falta de comida que provocó la campaña de Mao. Miles de sobrevivientes tuvieron que recurrir al canibalismo.

"Fue el mayor fracaso económico en la historia del mundo y causó la mayor hambruna de la que se tiene registro. Simplemente, porque ese modelo se calculó mal dado que siguió un razonamiento bastante infantil de Mao que no tenía ninguna idea de economía, pero tenía el poder de hacer lo que se le antojara", dijo Alexander Pantsov.

Decenas de miles de muertos durante la Revolución Cultural de Mao

 Mao Tsu Tung 20220210
Durante el mandato de Mao, se calcula que cerca de un millón y medio de personas perdieron la vida, y otros 20 millones fueron enviados a campos de reeducación.

Durante la década anterior a su muerte, lanzó y dirigió la Revolución Cultural (1966-1976), una orgía de violencia física y psicológica que conmocionó al PCCh y que traumatizó al país durante años, con la persecución de políticos e intelectuales.

El objetivo de Mao era borrar de la faz de la tierra cualquier amenaza al comunismo, por lo que ordenó purgas colectivas, censuras, presiones, miedo social y fusilamientos.

Se calcula que cerca de un millón y medio de personas perdieron la vida, y otros 20 millones fueron enviados a campos de reeducación.

"Mao estaba convencido de la importancia de la lucha como algo que no era solamente esencial para la vida, sino que evitaría las debilidades de la vieja sociedad china, cuya insistencia en la permanencia y en la armonía inmutable había sido su mayor flaqueza", señala el historiador británico Eric Hobsbwam en su libro Historia del Siglo XX.

"El líder chino decidió atacar a todos sus potenciales enemigos, pero lo hizo en una forma diferente a otros dictadores: no fue con la policía o con organismos de seguridad, sino de una forma incluso más macabra: movilizó a la gente común, a los campesinos, a los estudiantes, a los trabajadores, para que hicieran su voluntad", indica Perry.

Un congresista de Estados Unidos denunció que "Argentina acaba de unirse al Partido Comunista chino"

"Estaba convencido del poder y la capacidad especial que tenía para organizarlos, para movilizarlos para sus propios fines. Y utilizó esa estrategia repetidamente para mejorar su propia posición y, básicamente, derrocar a cualquier otro rival", agrega.

La historiadora Jung Chang, que fuera guardia roja en la Revolución Cultural, relató: "Mi padre fue uno de esos 7000 funcionarios que lograron poner fin a las políticas económicas de Mao y que habían provocado una hambruna con 38 millones de muertos".

"Mao estaba furioso y le buscó la muerte más terrible que se puede imaginar. Existen las fotografías de su agonía porque Mao disfrutaba viéndolas", agregó.

Ella y su esposo, el profesor Jon Halliday, del King's College, publicaron una biografía en la que aseguran que bajo la tiranía de Mao "murieron 70 millones de personas en tiempos de paz".

El Partido Comunista Chino reconoció los "errores" a Mao tras su muerte

Chinese President Xi Jinping Attends A Press Conference
En 2013 el actual dirigente chino, Xi Jinping, que Mao no fue un "dios" y cometió muchos errores.

Tras la muerte de Mao, en 1976, el PCCh hizo balance de su gestión, llegando a la conclusión de que fue "un gran marxista y un gran revolucionario, estratega y teórico proletario" pero que cometió "graves errores".

"Lo más importante son sus logros. Luego vienen sus errores", concluyó el partido en aquel momento, una postura "que no ha cambiado verdaderamente", a pesar de las reformas emprendidas por su sucesor, Deng Xiaoping, que transformaron China profundamente.

En 2013 el actual dirigente chino, Xi Jinping, que Mao no fue un "dios" y cometió muchos errores.

"No se puede venerar (a los dirigentes revolucionarios) como dioses, no se puede impedir que la gente señale sus errores solamente porque son grandes personajes. Tampoco podemos borrar sus logros históricos solamente porque han cometido errores", afirmó.

Pese a todo, muchos chinos conservan una sincera veneración por Mao, en ocasiones considerado como un semidios, explicó Li Yaxing, profesora de 'pensamiento Mao Zedong' en la Universidad de Xiangtan, ciudad natal del exdirigente: "Nadie es perfecto... Ni siquiera Jesús gozaba de una reputación tan grande".