sábado 01 de octubre de 2022
ACTUALIDAD votan en Chile

Las 6 claves del plebiscito en Chile: hacia una nueva constitución "feminista y plurinacional"

Los chilenos deciden hoy si "aprueban" o "rechazan" la propuesta convocada tras el estallido social de 2019. Propone un "estado social de derechos" que romperá con el orden heredado de Pinochet. Qué dicen las encuestas.

02-09-2022 14:40

Chile atraviesa horas decisivas de cara al plebiscito de hoy, en el el que 15 millones de ciudadanos deciden si aprueban o rechazan la nueva constitución nacional que genera divisiones en la sociedad, que todavía se resiente por el estallido social de 2019 que desafió el orden neoliberal de larga data.

Una constitución feminista y plurinacional. La propuesta de la carta magna de Chile es revolucionaria en múltiples sentidos y sienta precedentes a nivel mundial en materia de género y medio ambiente. En caso de ser aprobada, el país pasará a tener un estado social con una fuerte ampliación de derechos sociales y políticos, como el acceso universal a la salud y la educación o el reconocimiento de la autonomía de los pueblos originarios.

Asimismo, romperá con el tradicional modelo de sociedad chileno basado en la constitución impuesta por el exdictador Augusto Pinochet (1973-1990), de tinte neoliberal. El llamado plebiscito de "salida" del próximo domingo es el resultado de un largo proceso de exigencias de mayor igualdad social, siendo su máximo pico el estallido social de 2019, un fantasma que acompañará a los chilenos el próximo domingo.

Otra agresión en Chile antes del plebiscito constitucional

1. El orden neoliberal de Pinochet

El orden político y económico chileno estuvo regido por la constitución actual que data de la dictadura (1980) que sostiene a grandes rasgos un sistema económico neoliberal que profundizó la desigualdad y la centralización del país en el área metropolitana de Santiago. En tanto, la versión original no establecía regulación bancaria ni a las empresas, contenía bajas tasas de impuestos y casi nula regulación ambiental o al mercado.

A partir del retorno a la democracia (1990) fue reformada 60 veces en línea con las demandas sociales de mayor regulación. Sin embargo, continuó dejando en manos privadas áreas esenciales como la salud, la educación y las jubilaciones.

2. Del estallido social al "estado social de derechos"

A pesar de que la demanda por una nueva constitución estaba sobre la mesa hace años en la política chilena, no fue hasta 2006 que comenzaron las masivas manifestaciones para hacerlo real. De la mano de estudiantes de secundaria, la "Revolución Pingüina" -en respuesta a la privatización del sistema educativo- fue el primer intento para romper el status quo. 

Movilizaciones por la nueva constitución de Chile 20220902
Se intensificaron las movilizaciones a favor y en contra de la nueva constitución de Chile.

Sin embargo, la máxima expresión de cambio ocurrió el 18 de octubre de 2019, cuando un alza en la tarifa del subte de Santiago derivó en intensas jornadas de protesta, caracterizadas por los enfrentamientos, la represión policial, muertos y decenas de detenidos. El estallido social en favor del acceso a bienes sociales marcó un antes y un después en la historia chilena, y promovió el acuerdo político para convocar el proceso constituyente actual.

3. La constitución "feminista y plurinacional"

La nueva constitución de Chile establece un "estado social de derechos", con una inédita ampliación de derechos sociales y políticos hasta hace poco impensados para la sociedad chilena. Entre ellos se destaca un sistema estatal y universal de salud y educación, el fin de los fondos de jubilaciones privadas, el derecho a la huelga y a la vivienda propia, el pago de un "justo precio" por expropiaciones, entre otras. Además, la cuestión climática y la paridad de género en el estado tendrán rango constitucional, siendo Chile el primer país en hacerlo.

Chile: el oficialismo promete cambios en la Constitución si es aprobada

Un rasgo novedoso es la designación de un "estado plurinacional" que reconocerá la autonomía de los pueblos originarios sobre sus leyes y territorios, que continuarán bajo el orden jurídico chileno, algo que genera divisiones en medio del conflicto mapuche. 

Por otro lado, propone cambios políticos que incluyen límites a la figura presidencial y su capacidad de legislar, con un bicameralismo asimétrico que, en la práctica, implica la eliminación del Senado, una institución de 200 años de historia. Con respecto a lo económico, mantiene la autonomía del Banco Central y termina con derechos de propiedad sobre el agua entregados a perpetuidad en la constitución vigente, otro tema caliente en línea con los reclamos de las élites empresariales. 

20210515_chile_afp_g
El referéndum "de entrada" para votar una nueva constitución fue en octubre del 2020, un año después del estallido social.

3. Los detalles de la redacción del histórico texto

La convocatoria a la convención constituyente se realizó poco después del estallido social, en noviembre del 2019, pero no fue hasta el 4 de julio del 2021 que finalmente comenzó a trabajar. Desde un primer momento hizo historia ya que por primera vez tuvo paridad de género y una fuerte impronta feminista. Además, se eligió como presidenta a la académica mapuche Elisa Loncon (que luego fue reemplazada tal como estaba previsto).

El espacio no contó con la presencia de los partidos de derecha, por lo que el acalorado debate se dio entre los de centro e izquierda. La convención constituyente tardó exactamente un año en redactar la propuesta entregada al presidente Gabriel Boric el pasado 4 de julio. Con 388 artículos, de ser aprobada se convertirá en la más larga del mundo.

Boric llamaría a otra constituyente si fracasa la nueva Constitución

4. La campaña de desinformación

La "radical" propuesta de cambio al orden chileno generó temor en la sociedad chilena, donde las "fake news" estuvieron presente en el debate, algo que incluso estuvo fogoneado por políticos militantes del "rechazo". Las divisiones y las noticias falsas refieren especialmente a temas que generan controversia, como los derechos de los originarios, o las presuntas "limitaciones" a la propiedad privada (en línea con el derecho de a la vivienda digna).

Así lo manifestó el exconstituyente Arturo Zúñiga, quien afirmó en Twitter que el texto permitirá que los pueblos originarios puedan anexar territorio chileno a otro país. "Chile se convertirá en Estado plurinacional y regional autónomo, dividiendo nuestro país", dice un folleto repartido en Santiago, algo que contradice el artículo 187 del texto del "estado plurinacional", que dice que "en ningún caso el ejercicio de la autonomía podrá atentar en contra del carácter único e indivisible del Estado de Chile ni permitirá la secesión territorial".

Gabriel Boric Chile
Gabriel Boric asumió en marzo de 2022 en medio del debate de la convención constituyente iniciado el 4 de julio del 2021.

5. Las últimas encuestas 

El "rechazo" pareciera tener todas las de ganar de cara al domingo con un margen de diez puntos, con base en las últimas encuestas previas a la veda. Por su parte, el presidente Boric, impulsor de la nueva carta magna, se mostró optimista respecto a la ajustada diferencia de un electorado que en esta oportunidad deberá votar de manera obligatoria (en un país donde la participación electoral es baja).

"Sea cual sea el resultado, nosotros vamos a respetar y hacer respetar el resultado que los chilenos y chilenas decidan el 4 de septiembre", dijo el mandatario progresista hace dos semanas en defensa de la campaña del "Apruebo", tras las acusaciones de presunto fraude por parte de referentes de la derecha.

Chile: Gabriel Boric impulsa la reducción de la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales

Chile To Hike Rate As Diving Peso Fans Inflation

6. La continuación de la constituyente

En caso de que el domingo gane el "Rechazo", continuará vigente la actual constitución. Sin embargo, más allá del resultado, es probable que la búsqueda de consensos y el proceso constituyente continuará después del referéndum. Esto es así dado que existe un consenso político en torno a una nueva constitución, tal como lo manifestaron el 85% de los chilenos en el plebiscito "de entrada" de octubre del 2020.

"Chile merece una Constitución que suscite consenso y como ninguno de los dos textos que puedan resultar del plebiscito está en condiciones de lograrlo, el desafío político es continuar con el debate constitucional hasta alcanzar una Constitución que interprete a la mayoría de chilenos y chilenas", manifestó el exmandatario Ricargo Lagos en julio, poco después de la presentación de la propuesta de la constituyente y en línea con el termómetro social que marca una polarización respecto al texto que definirá el futuro de uno de los países más desiguales de la región.

CDI / MCP