jueves 06 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Este domingo sale otro vuelo a Rusia
23-01-2021 22:10

Quieren vacunar un millón por semana en la próxima fase del plan anticovid

La producción y logística de las dosis presentan algunos obstáculos para la llegada de casi 20 millones de vacunas. Cómo se priorizará a los grupos de riesgo y a cuántos alcanzará según el esquema oficial.

23-01-2021 22:10

Un millón de vacunados por semana. Esa es la aspiración de las autoridades nacionales para el corto y mediano plazo en todo el país. Claro, primero deben llegar las dosis comprometidas por los rusos, en una primera instancia, y luego por el resto de las farmacéuticas con las que el gobierno de Alberto Fernández ya cerró sus contratos pero que están en un laberinto por problemas de producción, distribución y la competencia de las grandes potencias desarrolladas.

Este domingo parte desde el aeropuerto de Ezeiza el tercer vuelo de Aerolíneas Argentinas rumbo a Moscú. Aunque se había anunciado que volaría ayer, se demoró un día más y finalmente el miércoles traerá a Ezeiza cerca de 600 mil dosis de la Sputnik V. Se trata del lote comprometido por la administración de Vladimir Putin de unas 5 millones de vacunas que, en un principio, habían dicho que llegarían en enero. En el Gobierno se conforman con que en la última semana del mes se pueda completar este embarque de 600 mil dosis y un segundo cargamento que llegaría para el próximo fin de semana.

Esta demora, sostienen en la Rosada y también en el Ministerio de Salud, tiene varias explicaciones. “En el mundo faltan las vacunas, y nosotros no somos la excepción”, argumenta un funcionario de la cartera que conduce Ginés González García. Igualmente, el Fondo de Inversión Directa de Rusia le comunicó en los últimos días al gobierno argentino que las 5 millones de dosis comprometidas para enero “ya estaban disponibles”.

Priorización para definición por etapas.

Aun si las casi vacunas compradas a Moscú para enero y febrero (otras 14,7 millones de dosis) estuvieran ya disponibles, hay algunos “cuellos de botella” que llevan a las autoridades nacionales a ser más cautas. Uno es la producción: los próximos dos embarques de vacunas llegarán desde Rusia, pero a partir de febrero deberían hacerlo desde las plantas de la India y Corea del Sur que están fabricando la Sputnik. “Los rusos también tienen presiones internas para que su propia vacuna no se exporte, y además no se trata de interlocutores fáciles, ellos tienen sus propias formas y tiempo”, grafica un funcionario con despacho en Balcarce 50.

También la logística suma nuevos contratiempos. Por ejemplo, la tripulación de Aerolíneas que este martes aterrizará en el aeropuerto Sheremétievo se enterará allí de qué cantidad de dosis podrá cargar. Si DHL y Hellman, las empresas que embalan y distribuyen, las cargan en Thermobox (como llegaron los dos primeros embarques anteriores), podrán transportarse cerca de 600 mil dosis. En containers refrigerados, podrían caber más de un millón de dosis en cada vuelo. Pero estos containers son prioridad de los países centrales.

A partir de ahora, cada gobierno federal definirá qué grupo debe tener prioridad

Plan de vacunación. Más allá de los contratos, la producción y distribución, Argentina se enfrenta a otro enorme desafío. El marketinero denominado “mayor plan de vacunación de la historia” deberá demostrar su eficacia cuando las vacunas empiecen a llegar en cantidad en el corto plazo. Si para vacunar a 300 mil médicos y enfermos con una sola dosis llevó casi treinta días, la cuenta matemática daría para varios meses para inmunizar al 85% de la población.

Sin embargo, el plan de vacunación que coordina el Ministerio de Salud nacional con todas las jurisdicciones incluye hospitales, vacunatorios, escuelas y la asistencia de personal adicional (desde Nación se suman más de 10 mil voluntarios a través del Programa Activar), así como del Ejército y de las fuerzas de seguridad. El cálculo que hacen es el siguiente: si en épocas normales el país vacuna a unas 3 millones de personas por mes, con todos los recursos volcados para la pandemia esa cifra llevaría el número a más de 4 millones. Un millón de argentinos por semana.

Equipos y puntos de vacunación identificados en los planes operativos.

Para abonar este objetivo, por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires prevén inocular a 126 mil personas por día, según anticipó el ministro de Salud, Daniel Gollán, el primer argentino mayor de 60 años en recibir la vacuna rusa esta semana. “Nuestra expectativa es esa, los equipos están preparados. Tomarán el tiempo necesario para la aplicación, para el registro, para el período de recuperación inmediata. Tenemos 126 mil personas diarias que potencialmente se pueden vacunar en el sistema”.

Etapas. Según el plan de vacunación, al que accedió PERFIL, las 51 millones de dosis comprometidas por los diversos contratos (20 millones de la Sputnik V, 9 millones del fondo Covax y 22 millones de Astra Zeneca) serán aplicadas según varias etapas. La primera, que ya está en marcha, contempla al personal de salud. La que se iniciará a partir de la semana próxima incluye a los mayores de 70 años. Le siguen adultos entre 60 y 69 años, Fuerzas Armadas y de Seguridad, grupos de riesgo comprometidos entre los 18 y 59 años, personal docente y no docente, y otras poblaciones definidas por cada jurisdicción.

 

Quiénes son los próximos en vacunarse: el Gobierno analiza los rubros de alimentación y transporte

Será cada provincia la que defina finalmente si algún grupo debe ser protegido por encima de otro, como los docentes. Por caso, la administración de Axel Kicillof anticipó que esta semana se pondrá en marcha la vacunación a los mayores de 60 años, grupos de riesgo y docentes y auxiliares. Un guiño a los gremios que mantienen una fuerte disputa con el gobierno porteño por la vuelta a clases. En la provincia se habilitó una web para inscribirse: ya superó el millón de bonaerenses que expresaron su voluntad.

Fernández. Fue el primer líder de la región en recibir la vacuna.
Alberto Fernández fue el primer líder de la región en recibir la vacuna. (Foto: Presidencia)

Desde la administración porteña, por su lado, por ahora prefieren la cautela y no subirse al triunfalismo que exhiben desde Nación. Esperan que finalmente lleguen las dosis anunciadas para atender a los adultos que están en geriátricos y a los mayores de 70 años. Por ahora, no hay preinscripción, aunque aclaran que ya tienen todo listo en hospitales y postas que se agregarán en clubes, edificios gubernamentales y centros culturales. n