sábado 25 de junio de 2022
ACTUALIDAD Caso McCann

El sospechoso del caso Madeleine McCann podría ser el asesino de una adolescente en Bélgica

Carola Titze tenía 16 años cuando su cuerpo de fue hallado mutilado en un bosque en 1996. Su femicida jamás fue identificado.

12-06-2020 13:33

El delincuente sexual alemán Christian Brueckner, principal sospechoso del asesinato de Madeleine McCann, podría ser el responsable de otro caso que no fue resuelto. Los fiscales de la ciudad de Brujas (Bélgica) investigan si Christian está vinculado con la muerte de Carola Titze, una adolescente alemana que fue asesinada en 1996 durante sus vacaciones en el complejo de De Haan, en Bélgica.

Según informó el sitio belga de noticias VRT, unos días antes de su muerte, Titze se hizo amiga de un alemán en una discoteca. El 5 de julio de ese año, la menor salió a caminar por la playa y jamás volvió. Una semana después, su cuerpo de fue hallado mutilado en un bosque de la zona. La investigación se centró en el hombre que había conocido y hasta se difundió un identikit, pero el sospechoso nunca apareció.

La investigación se cerró en el 2016, pero ahora los detectives belgas esperan que haya un nuevo avance tras el reciente progreso del caso de Madeleine McCann. El alcalde de De Haan, Wilfried Vandaele, en una declaración ante los medios señaló que "por supuesto, nosotros también queremos que el responsable del asesinato de Carola sea encontrado por fin". "Esperemos que la investigación alemana pueda proporcionar mayor claridad", expresó.

Caso Madeleine: ¿Qué tan firme es la nueva pista alemana?

Brueckner es investigado por la fiscalía alemana de Braunschweig, ya que tiempo atrás le habría dicho a un conocido su fantasía de secuestrar y abusar de un niño pequeño. De acuerdo con documentos de la investigación a los que tuvo acceso el semanario alemán Der Spiegel, el sospechoso le envió un mensaje en septiembre de 2013 a un conocido por un servicio de mensajería de chat en el que escribió que sentía el deseo de "cazar algo pequeño y utilizarlo durante días". A la respuesta de su interlocutor de que esto sería peligroso, el ahora detenido contestó: "Bah, si luego se eliminan las pruebas".

El mencionado medio reveló también que el acusado es investigado también por otro posible secuestro, el una nena alemana llamada Inga, de 5 años, que desapareció en el estado federado de Sajonia- Anhalt (al este del país) en la primavera de 2015 durante una excursión con su familia. Brueckner se encontraba por esas fechas en un terreno a 90 kilómetros de distancia del lugar en que fue vista por última vez. El sitio fue registrado un año después por la policía, que encontró un USB que contenía pornografía infantil, pero ningún rastro del paradero de la menor.

El hombre posee un amplio historial delictivo, con unos 17 casos de agresiones, abusos, robos y asuntos relacionados con drogas. Su primer juicio por delito sexual fue en 1994, cuando fue condenado en Baviera por abusar de un niño. El jueves 4 de junio la Fiscalía de Braunschweig confirmó que ahora la principal hipótesis es que Madeleine murió a manos de Brueckner. Su presencia en el lugar de los hechos quedó confirmada por una llamada realizada por el presunto culpable, que fue registrada por una antena de telefonía móvil.