jueves 23 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD NASA
05-10-2020 17:06
05-10-2020 17:06

Ya había agujeros negros gigantes cuando la tierra era un bebé

Con las imágenes de un telescopio chileno, varios astrónomos italianos descubrieron seis galaxias atrapadas en un agujero negro del universo primitivo.

05-10-2020 17:06

Un equipo de astrofísicos conducido por el italiano Marco Mignoli descubrió que seis galaxias están atrapadas alrededor de un agujero negro. La foto tomada por el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO), en el desierto chileno de Atacama, nos muestra una telaraña de tiempos y espacios datados en una época en que el universo tenía “apenas” 900 millones de años y estaba aún muy cerca del Big Bang originario.

Se estima que la edad actual del universo es de 13.800 años. 


Es la primera vez que se detecta algo así, tan primitivo, y la comunidad científica se muestra muy entusiasmada porque este descubrimiento permite comprender mejor cómo se formaron los agujeros negros

"Esta investigación fue impulsada, principalmente, por el deseo de entender uno de los objetos astronómicos más desafiantes: los agujeros negros supermasivos en el universo primitivo. Son sistemas extremos y, hasta la fecha, no habíamos logrado una forma convincente de explicar su existencia”, afirmó Marco Mignoli, astrónomo del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF), en Bolonia (Italia) y autor principal de la nueva investigación publicada el 1 de octubre en Astronomy & Astrophysics Letters.

Hasta ahora, los astrónomos creyeron que los agujeros negros eran pequeños y se agrandaban con el tiempo. Sin embargo, haber hallado semejante agujero cuando el universo aún estaba en pañales muestra que evolucionaron mucho más rápidamente de lo que se creía. 


Dentro de nuestra Vía Láctea también existe un agujero negro supermasivo.


Las seis galaxias descubiertas en ese agujero negro se alimentan de grandes cantidades de gas. “Es un agujero negro de mil millones de masas solares”, detalla la publicación científica. “Todas dentro de una ‘tela de araña’ cósmica de gas que se extiende a más de 300 veces el tamaño de la Vía Láctea. Las galaxias permanecen y crecen donde los filamentos se cruzan, y las corrientes de gas, disponibles para alimentar tanto a las galaxias como al agujero negro supermasivo central, pueden fluir a lo largo de los filamentos”. explicó Mignoli, según convalida hoy la NASA.

“Nuestro trabajo ha colocado una pieza importante en el rompecabezas, en gran parte incompleto, de la formación y el rápido crecimiento de los agujeros negros supermasivos tras el Big Bang", afirmó a su turno el coautor del trabajo, Roberto Gilli, colega de Mignloi y también astrónomo del INAF de Bolonia.

¿Cómo apareció semejante cosa en el espacio? Se cree que, en el universo primitivo, hay grandes regiones de materia invisible que atraen enormes cantidades de gas. Siempre estuvieron, pero no las veíamos.

Pero quien mejor lo explica es Colin Norman, de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore (EE.UU.), también coautor del estudio: “Nuestro hallazgo apoya la idea de que los agujeros negros más distantes y masivos se forman y crecen dentro de enormes halos de materia oscura en estructuras a gran escala, y que la ausencia de detecciones anteriores probablemente se debió a limitaciones observacionales”. De hecho, comprobar el hallazgo demandó muchas horas de observación con las mejor ópticas que existen hoy.

“Acabamos de ver la punta del iceberg; y creemos que las pocas galaxias descubiertas hasta ahora alrededor de este agujero negro supermasivo son sólo las más brillantes”, destacó a su vez Barbara Balmaverde, la colega que participó del hallazgo desde su oficina en la Universidad de Turín.