sábado 25 de septiembre de 2021
AGRO Desarrollo local
25-08-2021 12:26
25-08-2021 12:26

Soja: un producto biológico argentino se usa en cultivos de 48 países

Rizobacter está presente en el 23% de las semillas a nivel mundial y amplía su portfolio de productos que contribuyen a la sustentabilidad de la producción de la oleaginosa.

25-08-2021 12:26

A nivel mundial, el 23% de la soja se trata con uno de los inoculantes que desarrolla Rizobacter. “Hemos logrado una sinergia de trabajo muy positiva con productores de 48 países. Esto nos permite responder a sus demandas y desarrollar tecnologías de inoculación que han resultado estratégicas para la definición de los rindes”, remarca Matías Gorski, Gerente Global de Biológicos de Rizobacter.

En Argentina, se estima que el 90% de la soja que se cultiva usa como fertilizante un inoculante biológico para el aporte de nitrógeno,  dato que prueba la alta adopción de una práctica que brinda ventajas en términos productivos, económicos y ambientales. 

Exportaciones de aceite y harina de soja podrían ser récord y generar US$ 20 mil millones.

Con el respaldo de su  producto insignia, la compañía ahora amplía su propuesta biológica para las semillas, atendiendo una necesidad productiva que se refleja en un  mercado global de productos biológicos, que crece a una tasa anual del 14%.

Rizoderma es el curasemilla biofungicida que la empresa desarrolló junto al INTA y que acompañará en esta campaña de soja a la línea de inoculantes. “Se trata de una propuesta para la pre siembra que crea las condiciones para el desarrollo de la soja en un entorno natural de nutrición y protección,  con el que se logran incrementar en forma sostenida los rindes y mejorar las condiciones productivas del suelo”, señala Gorski  a la hora de marcar beneficios de los packs biológicos.

Rendimientos con beneficios ambientales y económicos

La fertilización biológica es la gran aliada de un paradigma productivo que está llamado a sumar sustentabilidad en las prácticas. Estas biotecnologías activan en las plantas de soja un proceso natural que provee de forma efectiva el nitrógeno necesario para  formar la gran cantidad de proteínas que se fijan en el grano.

Semilla de soja tratada

La inoculación evita un alto costo económico para el productor y un impacto negativo para el ambiente en contraposición a los fertilizantes químicos nitrogenados, que demandan un consumo de combustibles fósiles, una alta emisión de dióxido de carbono a la atmósfera e incidencia en el equilibrio de los ecosistemas.

La aplicación del inoculante por hectárea, tiene un valor de US$ 4 mientras que la  urea, el fertilizante nitrogenado que se produce industrialmente, cuesta alrededor de US$ 150-200 por hectárea. “Esto demuestra un retorno de la inversión que supera el 50%, sumado a que es posible fortalecer la condición nutricional del cultivo con rindes mayores al 5 % en promedio”, destacó Fermín Mazzini, responsable de Inoculantes de Rizobacter en Argentina.

Tecnologías para una efectiva inoculación

Hay una clave para garantizar un buen nivel de fijación de nitrógeno y es la competitividad de las bacterias que se asocian a la raíz de la planta huésped. Es relevante tanto la selección de las bacterias adecuadas como la calidad que se sostiene en el proceso de elaboración de un inoculante.

Con más de 40 años en la creación de productos biológicos, Rizobacter ha alcanzado un nivel de complejidad de investigación que le permitió el desarrollo de biotecnologías que dan respuesta ante una diversidad de ambientes productivos. Con el desarrollo de la tecnología osmoprotectora, logró fortalecer  a las bacterias y promover  su más alto rendimiento metabólico y fisiológico.

La temperatura ambiental y del suelo, y la deficiencia hídrica también son condicionantes para la supervivencia y el buen desempeño de las bacterias. Para atender estas necesidades productivas, se desarrolló un inoculante resistente a sequías y a altas temperaturas, que garantizan la efectividad de los tratamientos de semillas en condiciones adversas, y una mejora en los rindes aún en zonas con limitantes.

Cultivo de soja

La tecnología de inoculación denominada bioinducción, se posiciona como la más innovadora de la compañía ya que es capaz de generar señales moleculares para activar procesos metabólicos en bacterias y plantas. Este comportamiento permite obtener una nodulación más temprana y eficiente, que maximiza la capacidad de fijar el nitrógeno y promueve la captación de nutrientes para un mayor crecimiento de las leguminosas.

La compatibilidad biológica, un valor agregado

La integración de los inoculantes con el biofungicida se presenta como una de los tratamientos más innovadores de esta campaña de soja, pero viene respaldada por más de siete años de trabajos a campo y por una múltiple red de ensayos, que prueban un desempeño igual y hasta superior que las duplas donde está presente un producto de formulación química.  La alta compatibilidad de las bacterias del inoculante con la cepa del hongo que integra la formulación del curasemilla, se muestra como un valor agregado para este tratamiento.

Bioceres Crop Solutions presenta un programa para dar trabajo a jóvenes profesionales.

Rizoderma es una curasemilla totalmente biológico, basado en el hongo Trichoderma harzianum que controla patógenos de semilla y hongos de suelo. Desde su lanzamiento, su formulación ha sido mejorada y probada en ensayos que demuestran que el agregado de esta biotecnología le aporta al cultivo un incremento de rinde superior al 3% y, en determinadas regiones, ese aumento supera los 800 kg de grano.

Una ventaja que presenta su formulación biológica, es que combina un triple modo de acción que inhibe la posibilidad de generar resistencias en los patógenos al bloquear naturalmente las posibilidades de reproducción y el desarrollo de las enfermedades más importantes que afectan al cultivo (Cercospora kikuchii,  Phomopsis, Fusarium spp.) 

Esta ventaja se vuelve estratégica para productores y asesores, ya que les permite llegar a la primera aplicación de fungicidas foliares con un nivel más bajo de enfermedades y, por ende, aumentar la eficiencia de la aplicación.

Rizobacter se posiciona entre las cinco compañías a nivel mundial que está desarrollando soluciones biológicas para el tratamiento de los cultivos de interés agronómico. “Ponemos en acción toda nuestra capacidad innovadora para ofrecerles a los productores tratamientos cada vez más sustentable. Las tecnologías que llegan hoy al campo tienen que ser capaces de responder a la expectativa de rinde y a su vez preservar la salud y el equilibrio del agroecosistema”, remarca Matías Gorski, Gerente Global de Biológicos de la compañía.

LM

En esta Nota