sábado 24 de septiembre de 2022
BLOOMBERG ELECCIONES EN BRASIL

Bolsonaro no logra achicar la distancia obtenida en las últimas encuestas

El Presidente brasileño invirtió mucho dinero en la economía para mejorar sus posibilidades de reelección. Hasta ahora, no dio resultado.

17-08-2022 16:08

El presidente Jair Bolsonaro invirtió mucho dinero en la economía brasileña para mejorar sus posibilidades de reelección, sin embargo, hasta ahora, no dio resultado. Las encuestas de opinión publicadas esta semana muestran al mandatario detrás de su rival, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, por más de 10 puntos porcentuales a pesar de la aprobación de un paquete de ayuda valorado en unos 41.300 millones de reales (US$8.000 millones).

El miércoles, una encuesta publicada por Quaest determinó que Lula obtendría el 45% de los votos en la primera vuelta, mientras que Bolsonaro se llevaría el 33%. Ambas cifras subieron levemente dentro del margen de error en comparación con la encuesta anterior de hace dos semanas.

No Gain | Bolsonaro's $8-billion-aid package has yet to boost his standing

Tal brecha está hundiendo las esperanzas de un repunte de último minuto. El presidente derechista confía en medidas que incluyen recortes de impuestos a la gasolina y mayores subsidios en efectivo para los pobres para aumentar su popularidad, pero ha sido criticado por generar gastos que son lo suficientemente grandes como para arrastrar toda la economía a largo plazo.

El tamaño del paquete es “completamente sin precedentes en términos de lo que hemos visto en elecciones pasadas”, dijo Tomas Traumann, consultor político y columnista.

Desde que el Tribunal Supremo de Brasil anuló las condenas por corrupción contra Lula el año pasado y le permitió postularse para un tercer mandato, el líder izquierdista de 76 años ha sido el gran favorito.

La inflación sobre los dos dígitos está exprimiendo el poder adquisitivo de los brasileños y resta credibilidad a la afirmación de Bolsonaro de que es el más adecuado para dirigir la economía más grande de Latinoamérica.

Gota de agua en el océano

En las últimas semanas, Bolsonaro, de 67 años, combinó la acción ejecutiva con el apoyo de aliados en el Congreso para aliviar el dolor en los bolsillos de los brasileños comunes. En sus esfuerzos por controlar el creciente costo de la vida, se ha centrado especialmente en el precio del combustible.

Aun así, las últimas encuestas, las primeras medidas nacionales de la posición del presidente desde que la ayuda comenzó a fluir la semana pasada, sugieren que la ventaja de Lula no se está reduciendo a medida que se acerca la primera ronda de votación del 2 de octubre. El lunes, las encuestas difundidas por Ipec y FSB le otorgaban una ventaja de 12 y 11 puntos porcentuales, respectivamente.

Parte del problema es que la elección se considera en gran medida como una carrera de dos presidentes, y muchos brasileños ya se han decidido por su candidato. En ese contexto, los esfuerzos recientes de Bolsonaro carecen de importancia, según Felipe Nunes, director de Quaest.

“Solo los votantes del presidente dicen que creen que está tomando medidas para ayudar a la gente”, escribió Nunes en Twitter. Los demás dicen que Bolsonaro “simplemente está buscando soluciones que ayuden a su reelección”.

Incluso sectores que tradicionalmente han apoyado al presidente muestran escepticismo después de meses de fuertes presiones inflacionarias.

Por ejemplo, los camioneros ahora reciben 1.000 reales al mes en subsidios para ayudar a compensar los costos del diésel. Pero Marlon Maues, jefe de la Confederación Nacional de Transportistas Autónomos, un grupo de la industria que representa los intereses de unos 850.000 conductores, describió la ayuda como una “gota de agua en el océano”, una cantidad que solo cubriría llenar un cuarto de tanque en una plataforma

Sin duda, las campañas presidenciales oficiales recién comenzaron el martes. Las medidas económicas parecen estar teniendo un efecto a medida que los precios del combustible caen y la inflación comienza a enfriarse, lo que debería ayudar a la campaña de Bolsonaro. “Espero que la carrera se haga más estrecha”, dijo Traumann. “Pero hay una sensación de que la suerte ya está echada”.