domingo 12 de julio de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
lunes 18 mayo, 2020

¿Cómo volveremos a involucrarnos en la economía?: M. A. El-Erian

Hay mucho debate y desacuerdo sobre lo que les espera a las economías nacionales y globales a medida que país tras país se reabre tras los confinamientos impuestos por la salud. Con tantas incertidumbres, las conversaciones tranquilas sobre los posibles resultados tienden a ser secuestradas por narrativas preexistentes, sesgos personales y consideraciones políticas. Solo las experiencias reales bien documentadas o, antes de establecerse, los constructos analíticos sólidos reducirán la confusión

Mohamed El-Erian

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
lunes 18 mayo, 2020

Hay mucho debate y desacuerdo sobre lo que les espera a las economías nacionales y globales a medida que país tras país se reabre tras los confinamientos impuestos por la salud. Con tantas incertidumbres, las conversaciones tranquilas sobre los posibles resultados tienden a ser secuestradas por narrativas preexistentes, sesgos personales y consideraciones políticas. Solo las experiencias reales bien documentadas o, antes de establecerse, los constructos analíticos sólidos reducirán la confusión pública y las diferencias entre los expertos.En un amplia conversación en “The David Rubenstein Show” la semana pasada, Eric Schmidt, expresidente ejecutivo de Google, de Alphabet Inc., presentó dos conceptos simples pero extremadamente poderosos para pensar en la distribución de los resultados potenciales en lo que se está convirtiendo rápidamente en el paradigma dominante de “vivir con la covid-19”. Creo que se centran en superar las fallas de información y reducir la segmentación. Combinados con consideraciones económicas, arrojan luz sobre lo que nos espera a medida que los países y, dentro de Estados Unidos, los estados se reabran a diferentes velocidades y con diversas pautas.

Schmidt alienta el pensamiento en términos de señalización de información de salud como uno de los factores más importantes que influyen en las interacciones humanas en este momento. En un mundo perfecto, cada uno de nosotros podría señalar de manera creíble nuestro estado de infección: ya sea que tengamos el virus, no lo tengamos o tengamos anticuerpos fuertes. Si no podemos, la desconfianza y la falta de compromiso persistirán, amplificadas por la falta de procesos confiables de terceros para la verificación y la validación.

Schmidt ve que las poblaciones evolucionarán en tres grandes segmentos a corto plazo: personas que están dispuestas a relacionarse porque creen que no tienen el virus; aquellos que no lo tienen pero son reacios a relacionarse debido a la aversión al riesgo personal u otras consideraciones; y aquellos que no se relacionan y no deberían porque saben que tienen el virus o son altamente vulnerables debido a afecciones preexistentes y a la edad. Los gobiernos y las empresas, así como los empleadores y los proveedores, deberán adaptarse a estos grupos.

La vinculación de sus conceptos a un sistema que está fundamentalmente conectado para una intensa interacción y movilidad humana nos da una mayor claridad sobre la variedad de resultados para la salud pública y la macroeconomía, es decir, vidas y medios de vida. Estos serán respaldados por hogares y empresas que analicen un microconjunto de información y cálculos de riesgo, combinados con autoidentificación y señalización.

Las pruebas, el rastreo y las vacunas serán cruciales. Sin ellos, habría considerable desconfianza, alta aversión al riesgo y bajo compromiso. No existe una forma confiable de atraer a un número suficientemente grande de personas genuinamente saludables para volver a participar en la economía. La movilidad interna y externa seguirá siendo interrumpida. El repunte económico tan esperado sería débil e inherentemente vulnerable. Más de una L o una U/W que una V.

En un mundo de pruebas creíbles, seguimiento y respuestas de salud ágiles respaldadas por procesos de verificación y validación confiables, viviríamos mucho mejor con el virus y volveríamos más rápidamente a algún nivel de funcionamiento normal. Las economías se recuperarían, aunque no logren recuperarse total y rápidamente del gran golpe que han sufrido.

Una vacuna efectiva tomada por una gran mayoría de la población superaría decisivamente las fallas de información. La aversión al riesgo disminuiría. Los tres segmentos de población establecidos por Schmidt convergerían en dos, y los anteriormente reacios ahora confiarían en involucrarse. La mayor parte sería la participación saludable e inmune en la economía, con una pequeña proporción que consiste principalmente en aquellos sin vacunar y enfermos. La movilidad generalizada y la confianza se restablecerían de manera rápida y decisiva. Las economías, a nivel nacional, regional y mundial, volverían a un mejor nivel de normalidad. Es decir, la muy deseada V.

Por mucho que queramos, aún no estamos en el punto de una recuperación aguda y sostenible. La reapertura de las economías cae principalmente entre la primera y la segunda categoría, solo una recuperación silenciosa y una capacidad para mantener el impulso mientras se superan gradualmente las fallas de información y la segmentación excesiva. Los comportamientos sociales responsables y el proceso continuo de aprendizaje sobre la salud acelerarían la transición, aunque es poco probable que sea un proceso lineal. La movilidad se restaurará lentamente, pero permanecerá lejos de completa por un tiempo. Las empresas que vuelvan a abrir, como empleadores y proveedores, tendrán que adaptarse a diferentes segmentos de la población y tomar precauciones de salud para reducir las consecuencias de aquellos dispuestos a volver a participar de manera más completa, pero quizás prematuramente.

Esta economía tentativa se enfrentará al riesgo de confinamientos parciales debido a brotes de infección. Solo parte de los problemas mejorarán y no serán suficientes para aliviar de manera decisiva el considerable dolor, sufrimiento y desigualdad en nuestra sociedad. Se necesitarán más medidas de ayuda, y el énfasis de la política será reducir los desafíos a largo plazo para la prosperidad inclusiva.

Con una recopilación y un análisis de datos sólidos que respaldan la toma de decisiones y, asumiendo críticamente, comportamientos responsables de la población en general, podemos aprender a vivir mucho mejor con el virus. Esa será una base para el repunte más determinado que venga con la vacuna, aunque con un equilibrio diferente a más largo plazo para la productividad, la deuda y la globalización.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5054

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.