viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
miércoles 25 marzo, 2020

Consideran esencial industria alimentaria, trabadores se oponen

Los gobiernos federales han eximido rápidamente a los fabricantes y distribuidores de alimentos de las cuarentenas; después de todo, las personas tienen que comer. Ahora, algunas autoridades locales y sindicatos se están resistiendo a la medida.

Tatiana Freitas y Lydia Mulvany

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
miércoles 25 marzo, 2020

Los gobiernos federales han eximido rápidamente a los fabricantes y distribuidores de alimentos de las cuarentenas; después de todo, las personas tienen que comer. Ahora, algunas autoridades locales y sindicatos se están resistiendo a la medida.

Alcaldes en Sudamérica han detenido ciertos aspectos de la producción agrícola. Algunos sindicatos han amenazado con hacer huelga debido a las preocupaciones por su seguridad. Y algunos trabajadores avícolas en Estados Unidos dejaron sus trabajos.

Estos grupos de resistencia a lo largo de la cadena de suministro ponen de manifiesto las acciones de equilibro necesarias para contener el coronavirus y proteger a los trabajadores que se consideran esenciales para la entrega de bienes y servicios. Es un problema especialmente grave dado que el transporte, la mano de obra y otros problemas logísticos ya han dificultado que los alimentos lleguen a donde deben estar durante la pandemia.

En Brasil, un sindicato casi logró cerrar dos plantas avícolas de JBS SA al convencer a un juez de que los riesgos para la salud eran demasiado grandes. En EE.UU., el gigante avícola Perdue Farms está tratando de apaciguar a los trabajadores después de que dos docenas de empleados en una planta de 600 personas en Kathleen, Georgia, realizaran una huelga. El lunes se anunció el primer caso de un empleado de una planta de procesamiento de carne que dio positivo por coronavirus en EE.UU., en una planta de Sanderson Farms Inc.

"Estos valientes trabajadores abandonaron sus puestos de trabajo para protegerse a sí mismos, a su comunidad y al público", dijo Debbie Berkowitz, directora del programa de salud y seguridad de los trabajadores del Proyecto de Ley Nacional de Empleo, quien agregó que los trabajadores de plantas de procesamiento de carne deberían recibir aumentos por los riesgos que corren.

A toda máquina

Si bien ninguno de los incidentes en las plantas de carne hasta ahora han causado interrupciones operativas, hay preocupación de que puedan ocurrir más incidentes que causen problemas en la cadena de suministro, en un momento en que los consumidores están comprando víveres de forma compulsiva para aprovisionar sus hogares para el aislamiento social.

La industria porcina de EE.UU. ha solicitado más visas para trabajadores extranjeros, y se especula que las plantas han estado operando a toda máquina no solo para satisfacer una demanda minorista de alimentos sin precedentes, sino también para lograr la mayor producción posible antes de que las interrupciones relacionadas con el virus desaceleren el ritmo.

Y no es solo la carne. Algunos alcaldes en áreas agrícolas clave de Brasil están deteniendo el transporte como una forma de contener el virus. El alcalde de Canarana, en el estado de Mato Grosso, detuvo el transporte con camiones a los puertos de granos, mientras que el alcalde de Rondonópolis ordenó a las plantas que dejaran de operar. Los talleres de reparación también enfrentan restricciones.

En Argentina, la semana pasada, un alcalde local bloqueó el paso de camiones de una sección clave en el núcleo de comercialización de granos del río Paraná. Los sindicatos de ambos países sudamericanos también buscan garantías para que las industrias y los trabajadores exentos del aislamiento social estén a salvo.

Si bien un decreto presidencial colombiano establece que las personas involucradas en las cadenas de suministro agrícolas tienen libertad de desplazamiento, algunos alcaldes están contraviniendo dicho decreto, dijo Manuel Rueda, gerente general de Integra Trading SAS.

Sin embargo, los sistemas alimentarios internacionales dependen de la mano de obra a nivel local.

"Estamos pidiendo a los estados y al gobierno federal que intervengan en las decisiones de los alcaldes", dijo Edeon Vaz Ferreira, jefe del área de logística del grupo agrícola Aprosoja, en Mato Grosso. "Estas medidas aún no han traído problemas reales, pero estamos actuando de antemano".


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.