Neblina
Temperatura:
14º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 15 de septiembre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / Ni Una Menos
jueves 4 octubre, 2018

Una denuncia de violación grupal motiva la campaña 'MeToo' en Marruecos

Khadija Ouqrou dice que fue violada por una pandilla y abusada durante dos meses.

Souhail Karam

Marruecos, MeToo. Foto: Cedoc

Khadija Ouqrou estaba afuera de la casa de su tía en el centro de la ciudad marroquí de Ouled Ayad cuando un hombre la arrastró a punta de cuchillo. La adolescente dice que fue violada por una pandilla y abusada durante dos meses y luego abandonada en su casa después de que su padre prometiera no informar a la policía.

En una rara ruptura con las costumbres conservadoras que prevalecen en la mayoría de los países islámicos, donde las familias tienden a silenciar las violaciones para evitar el estigma, la joven de 17 años insistió en presentar cargos. Habló sobre su terrible experiencia ante las cámaras, lo que llevó al arresto de 12 hombres.

La decisión de Khadija de denunciar polarizó a la opinión pública, y desató un torrente de abusos de los marroquíes que la culparon por el ataque y catapultó el trato a las mujeres al primer lugar de la agenda política. También ha inspirado el propio movimiento #MeToo de Marruecos, impulsando a los activistas a oponerse a una cultura de silencio que normaliza la violencia contra las mujeres.

El hashtag "Masaktach", que significa "No voy a guardar silencio", fue tendencia en su primer día en Twitter y desde entonces los activistas han creado una cuenta para promover la causa.

“Las mujeres son el eslabón más débil en Marruecos, pero el caso de Khadija nos golpeó muy fuerte y profundamente. La forma en que fue maltratada, objetivada y despojada de su humanidad fue más allá de lo imaginable ", dijo Leila Slassi, abogada y una de las 10 mujeres detrás del movimiento. "Llevar los temas de violación, acoso sexual y todo tipo de violencia sufrida por las mujeres en nuestro país a las redes sociales abre el camino para un nuevo enfoque ascendente".

Un problema de mujeres

Siete años después de que la igualdad de género fuera consagrada en la constitución, las mujeres marroquíes tienen un problema.

La nación norteafricana a solo 14 kilómetros (9 millas) al otro lado del mar Mediterráneo desde España ocupa el lugar número 119 en el índice de desigualdad de género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 15 puntos menos desde los levantamientos de la Primavera Árabe de 2011. En la región, solo los países asolados por conflictos como Yemen, Siria o Irak ocupan lugares más bajos.

Esos números causan una lamentable lectura en Marruecos, que se enorgullece de ser una potencia progresiva y un refugio de estabilidad en una región volátil. El Rey Mohammed VI ha prometido durante años mejorar la vida de las mujeres y las autoridades han modificado la obsoleta legislación para ofrecer nuevas protecciones. En febrero entró en vigor una ley que tipifica como delito la violencia doméstica, el matrimonio forzado, la agresión y el acoso sexual. Tras debatirse durante años, la ley se aprobó después de una serie de ataques que tuvieron amplia cobertura. En un video que se viralizó en 2017, un grupo de adolescentes le arrancaron la ropa a una angustiada joven en un autobús en Casablanca.

Marruecos fue uno de los primeros países de la región en revocar en 2014 una ley que permitía a los violadores escapar del enjuiciamiento al casarse con sus víctimas. Ese cambio se produjo luego del suicidio en 2012 de Amina al-Filali, de 16 años, obligada a casarse con un hombre que, según dijo, la había abusado. El hombre dijo en ese momento que la relación había sido consensual. El 16 por ciento de los escaños en el parlamento están reservados para mujeres, que regularmente superan esa cuota. Se destacan en muchos aspectos de la vida, pero siguen teniendo poca representación en los altos niveles de gobierno, donde pocos políticos ven mucho que ganar al desafiar las arraigadas actitudes patriarcales, particularmente en las zonas rurales donde vive casi la mitad de la población y el analfabetismo es generalizado.

Nouzha Skalli, exministra de Solidaridad, Mujeres, Familia y Desarrollo Social, dijo que los derechos de las mujeres habían retrocedido desde los levantamientos de los partidos islamistas en 2011 con nociones más tradicionales de los roles de género y la castidad femenina.

Después de que el caso de Khadija se hizo público, los padres de algunos de los acusados comenzaron a de presionarla para retirar los cargos. Dijeron que Khadija tenía una reputación de bebedora y fumadora. Ella actuó voluntariamente, dijo, y sus hijos estaban pagando el precio.

Los informes policiales al los que tuvo acceso Bloomberg muestran al menos cinco sospechosos confesos de haber tenido relaciones sexuales con Khadija, quienes afirman que fue consensual, aunque se encuentra por debajo de la edad legal de consentimiento. Un sospechoso confesó haberla secuestrado. Para Khadija, los registros físicos de su humillación no se desvanecerán incluso cuando el dolor se vaya. Sus atacantes la drogaron, señala, e hicieron tatuajes en sus brazos, piernas y el cuello. "Mi vida ha perdido su valor", dijo al canal Chouftv en una entrevista en agosto. "Me abusaron mucho y no los perdonaré". "Ellos también tienen hermanas y no querrían que las maltrataran como a mí".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4753

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard