Parcialmente nublado
Temperatura:
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 26 de junio de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / CRISIS EN VENEZUELA
miércoles 1 mayo, 2019

Operación Libertad | Extraña tregua en Caracas tras un segundo día de choques violentos

Un día después de que un intento de desencadenar un levantamiento militar fracasara, la oposición volvió al juego el miércoles con otro esfuerzo desesperado para reunir a los residentes y derrocar a Nicolás Maduro.

Galería de imágenes

Andrew Rosati y Patricia Laya


Fotogalería
Venezuela's Guaido Claims Military Support to Take Power Foto: Bloomberg

Un día después de que un intento de desencadenar un levantamiento militar fracasara, la oposición venezolana volvió al juego el miércoles con otro esfuerzo desesperado para reunir a los residentes y derrocar al presidente Nicolás Maduro. El socialista, asediado pero no doblegado, prometió un castigo para quienes planearon lo que llamó un intento de golpe de estado.

Las violentas protestas de este miércoles en Caracas dejaron unos 27 heridos, de los cuales 13 sufrieron lesiones por perdigones, uno resultó herido por arma de fuego y siete presentaron traumatismos, indicó el alcalde del municipio capitalino de Chacao, Gustavo Duque. El grupo de derechos humanos venezolano Provea reportó el martes que un hombre de 24 años murió durante una protesta en la ciudad de La Victoria.

Pero no hubo arrestos de enemigos prominentes: Juan Guaidó y otros que denunciaron a Maduro y su gobierno fueron libres de reagruparse. El país se instaló nuevamente en su extraño status quo, con las fuerzas armadas leales a Maduro, quien ganó una reelección amañada el año pasado, y el gobierno de Trump junto a Guaidó, el legislador reconocido por más de 50 países como líder legítimo de Venezuela.

En un país con cientos de presos políticos, la libertad de Guaidó podría parecer sorprendente. Para Maduro, acorralado por las sanciones de EE.UU. y despreciado por muchos en el país agobiado por la crisis, tiene sentido darle a Guaidó espacio para maniobrar. Cuanto más tiempo Guaidó y sus aliados se esfuercen y no logren convertir la frustración en una rebelión en toda regla, mayores serán las posibilidades del régimen de permanecer en el poder. La apuesta es que la relevancia de la maltratada oposición se vaya desvaneciendo.

Balas, sangre y fuego: 40 fotos impactantes de un día de furia en Venezuela

"Creo que Maduro entiende que, estratégicamente, le conviene que Guaidó siga por su cuenta y sea desmontado por miembros de su propia coalición de oposición", asegura Geoff Ramsey, analista de Washington Office on Latin America, una organización de derechos humanos.

Algunos de los que participaron en las manifestaciones del miércoles –que una vez más no lograron vencer a los militares y atrajeron a muchas menos personas de las que la oposición esperaba– tenían otras teorías. "Maduro sabe que si le hace algo a Guaidó, EE.UU. hará algo peor", dijo Ida Romero mientras golpeaba una cacerola en protesta. Vixa Ramírez, contadora, estuvo de acuerdo: "tienen miedo de agarrarlo", dijo.

En Washington, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, dijo que estaba "muy confiado" en que Maduro no permanecería en el poder mucho más tiempo. El presidente Donald Trump ha apostado fuertemente por Guaidó, y el martes los funcionarios estadounidenses intentaron socavar a Maduro, incluso mientras el levantamiento militar de Guaidó fracasaba. El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo en una entrevista en CNN que el presidente venezolano se había estado preparando para huir hasta que sus aliados en el gobierno ruso lo persuadieron para que se quedara. La portavoz de la cancillería rusa María Zakharova dijo el miércoles que la afirmación de Pompeo no era cierta.

La confusión fue un preludio a las marchas que ya estaban programadas para el miércoles, y Maduro llamó a sus propios fieles a asistir. Atacó a EE.UU. en Twitter, elogiando a los venezolanos que celebraban el Día de Mayo "con una gran reunión que dirá NO al golpe y la interferencia de los yanquis" y denunciando "el imperio y sus lacayos". Guaidó había pedido a sus partidarios que se manifestaran en 14 puntos diferentes de Caracas. Pero la multitud palideció en comparación con los mega mítines a principios de este año. Cientos de guardias nacionales bloquearon carreteras y arterias principales.

La crisis de Venezuela desata una moderna "guerra fría" entre Rusia y EE.UU.

En el barrio de clase trabajadora de El Paraíso, las fuerzas de seguridad lanzaron descargas de gases lacrimógenos contra unos 150 manifestantes. Se dispersaron detrás de los árboles y tosieron por las nubes de gas quemado, pero regresaron cuando los soldados se fueron, golpeando ollas y sartenes y soplando silbatos. Las fuerzas de seguridad del gobierno fueron más agresivas que el día anterior.

Las multitudes fueron más grandes en el rico lado este de Caracas, el tradicional escenario de los disturbios antigubernamentales. Miles tomaron muchas de las mismas calles donde los manifestantes y los soldados se enfrentaron horas antes. Pequeños grupos de manifestantes enmascarados volvieron a dirigirse a la carretera principal de la ciudad para arrojar piedras a La Carlota, lugar de algunas de las escaramuzas más feroces del martes.

Guaidó se dirigió a varios cientos de simpatizantes fuera de un centro comercial en la sección de El Marqués. Dijo que las acciones más importantes de la oposición aún estaban por llegar y llamó a los trabajadores públicos a la huelga el jueves. “El régimen cree que hemos alcanzado nuestra presión máxima. Están equivocados”, dijo Guaidó. "Todos los días a partir de ahora, tendremos protestas hasta que alcancemos la libertad".

Estados Unidos: Maduro negoció "secretamente" su salida con Guaidó

Durante años, resistir a Maduro fue un gran riesgo. De hecho, una de las razones por las que Guaidó se convirtió en el jefe de la Asamblea Nacional dominada por la oposición en enero fue porque muchos otros políticos habían sido exiliados o arrestados. Su mentor y consejero principal en la campaña contra Maduro de este año, Leopoldo López, fue condenado a casi 14 años en una prisión militar después de haber encabezado importantes disturbios callejeros en 2014. Después de que fue trasladado a arresto domiciliario en 2017, la policía de inteligencia lo patrullaba regularmente.

Lo que Guaidó llamó la "fase final" del esfuerzo para poner fin al gobierno de Maduro comenzó el martes por la mañana, cuando el legislador apareció en una carretera cerca de la base aérea militar de La Carlota en Caracas y declaró que la era de Maduro había terminado. Estaba flanqueado por una docena de soldados enmascarados que habían roto filas con el régimen y por políticos de la oposición.

Si bien muchos políticos han criticado a Maduro en los mítines, se consideró un paso descarado que respaldaran abiertamente la insurrección. El septuagenario Henry Ramos Allup, expresidente de la Asamblea Nacional, se ahogó con gases lacrimógenos cuando las fuerzas leales a Maduro dispersaron a la multitud. En un mitin a favor de Maduro, Oscar Flores, trabajador público, dijo que entendía por qué el gobierno no se había molestado en arrestar a Guaidó: es porque es un perdedor.

"El golpe de estado fue un fracaso", dijo Flores. “La oposición llama a la gente a las calles porque quieren problemas. Nosotros queremos paz".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4672

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard