viernes 10 de julio de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Pandemia de coronavirus
miércoles 27 mayo, 2020

En la carrera por la vacuna contra Covid-19, habrá varios ganadores

Son más de 70 las vacunas que están en desarrollo. Algunas trabajan con el virus desactivado y otras, más experimentales, emplean una parte de su código genético. El éxito de la experimentación múltiple.

Faye Flam

El marketing de las vacunas contra la enfermedad Covid-19 Foto: cedoc
miércoles 27 mayo, 2020

La forma en que termina la crisis de la COVID-19 es con vacunas, no con una vacuna. Más de un caballo puede ganar esta carrera. Algunos de nosotros podríamos terminar recibiendo una vacuna más tradicional, que utiliza partes de un virus desactivado para estimular la inmunidad. Otros podrían recibir vacunas basadas en tecnologías emergentes que utilizan versiones sintéticas del código genético del virus.

Uno de esos candidatos novedosos, basado en ARN y fabricado por Moderna, mostró resultados prometedores en los primeros ensayos en humanos, aunque los críticos advirtieron que la evidencia es preliminar. Mientras tanto, un prototipo diferente basado en ADN fue noticia por un experimento que mostró que funcionaba en monos.

Al final, algunas vacunas podrían ser extremadamente efectivas pero más difíciles de escalar; otras lo contrario. Incluso una vacuna menos efectiva podría funcionar lo suficientemente bien como para proporcionar inmunidad de rebaño en una población más amplia. Otras vacunas podrían ser más apropiadas para los trabajadores de la salud, que tienen que arriesgarse a la exposición en el trabajo y necesitan protección lo antes posible.

Los científicos han creado más de 70 vacunas candidatas hasta ahora. “Si terminamos con dos, tres o cuatro vacunas, eso es bueno, ya que tenemos siete mil millones de personas”, dice el investigador de vacunas de Harvard Dan Barouch, quien dirigió el desarrollo de una de las vacunas presentadas en las noticias recientes. Su grupo comenzó a trabajar en una vacuna en enero, después de que el virus comenzó a propagarse en China.

Hay buenas razones para que él y otros científicos sean optimistas. “Para la COVID-19, está claro que la mayoría de los humanos que se contagian se recuperan... eso por sí solo muestra que el sistema inmunológico humano puede eliminar el virus”, dice. Eso lo convierte en un objetivo mucho más fácil que el VIH, al que considera un virus sin precedentes en la historia de la vacunación por su capacidad para evadir el sistema inmunológico. Y el virus SARS-Cov2 no tiene la rápida tasa de mutación que hace que los virus de la gripe sean un objetivo móvil.

Art Krieg, médico y fundador de Checkmate Pharmaceuticals, dice que está muy optimista en que si el sistema inmunológico humano puede combatir con éxito el virus, también lo hará una o más de las muchas vacunas experimentales.

Todas las vacunas tienen que proporcionar una señal de peligro para “preparar” al sistema inmunológico para que actúe contra un invasor. En 1995, Krieg informó sobre el descubrimiento de una de estas señales de peligro, llamada ADN CpG, que se ha utilizado en varias vacunas, incluida una para la hepatitis B, y se encuentra en algunos de los candidatos experimentales contra el virus que causa la COVID-19.

Luego, la vacuna tiene que imitar al invasor para que el sistema inmunológico cree anticuerpos específicos que se dirijan al enemigo deseado. Los diseñadores de vacunas que utilizan material genético (ADN o ARN) tienen que estimular el sistema inmunológico lo suficiente como para generar esos anticuerpos, pero no tanto como para que el sistema inmunitario destruya la vacuna antes de que pueda completar su misión.

La que generó más titulares recientemente (y el drama de la bolsa) fue una vacuna producida por la compañía Moderna, con sede en Massachusetts, que se basa en material genético sintético idéntico a partes del código que lleva el coronavirus. El material genético es el ARN, el primo monocatenario del ADN. (Otras vacunas de ARN están siendo estudiadas por BionTech, Translate Bio y Curevac). El ARN engaña a las células humanas para que produzcan proteínas idénticas a las proteínas “espiga” que el virus usa para penetrar en las células humanas. Y eso, a su vez, estimula el sistema inmune para producir anticuerpos que estarán listos para bloquear esa proteína si el coronavirus real invade.

La emoción por la vacuna de Moderna se debió a la publicación de datos de un ensayo que involucró a 45 voluntarios, aunque la compañía solo describió los resultados de ocho de ellos. De los ocho, todos produjeron anticuerpos con la propiedad “neutralizante” necesaria para atacar el virus en el futuro. ¿Qué pasó con las otras 37 personas? Dado que esta vacuna requiere dos dosis, probablemente aún no tenían esos datos, dice Krieg.

Un concepto similar está detrás de las vacunas de ADN. La desarrollada por Barouch de Harvard fue noticia por un experimento exitoso en monos. Otras vacunas de ADN ya están en pruebas iniciales en humanos, incluidos los candidatos desarrollados por la Universidad de Oxford, Johnson & Johnson y la compañía china CanSino Biologics.

Estas vacunas de ADN utilizan cadenas de código sintéticas para producir la proteína espiga transportada por el virus. En algunas de éstas, el ADN sintético se inyecta solo, mientras que en otras, ingresa a las células humanas dentro de un virus del resfriado desactivado (llamado adenovirus). Las células humanas transcriben el ADN en ARN y luego en la proteína espiga de señuelo utilizada para crear inmunidad de forma real. Mientras que el prototipo desarrollado por el grupo de Barouch en Harvard requiere la administración de dos inyecciones, la vacuna de ADN de Oxford y varias otras que usan virus del resfriado confieren inmunidad con solo una dosis, señala Krieg.

El ADN y el ARN no son nuestras únicas opciones. Otro concepto de vacuna, fabricado por Dynavax, utiliza la misma proteína espiga y estimula el sistema inmunológico mediante una señal de peligro de ADN sintético, el ADN CpG. Estas vacunas basadas en proteínas tendrían que producirse a granel en tanques de fermentación, algo que la industria de la biotecnología está en condiciones de hacer, según Krieg.

Krieg explica que todas las vacunas nuevas funcionan a través de los mismos principios científicos bien establecidos y es muy probable que sean seguras. Aun así, dice, es bien sabido que las vacunas no funcionan tan bien en los ancianos y las personas inmunodeprimidas. Las vacunas imperfectas aún podrían erradicar el virus a través de la inmunidad colectiva, pero solo si la mayor parte de la población se vacuna. Una vez que se superen los obstáculos técnicos, habrá obstáculos sociales (ya hay movimientos entre los antivacunas para no hacerlo), pero no es demasiado pronto para planear cómo superarlos.

Barouch dice que la naturaleza ordinariamente competitiva de la ciencia ha cambiado, ya que todos entienden cuánto está en juego en términos de vidas y daños económicos. En retrospectiva, se podrían criticar los enfoques que no funcionaron, pero en este momento, necesitamos todas las ideas que podamos obtener.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5052

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.