sábado 06 de junio de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Pandemia de coronavirus
miércoles 1 abril, 2020

Hasta el delivery de comida sufrió el impacto del coronavirus en China

Los diversos niveles de confinamiento y cuarentena en China no han demostrado ser una oportunidad de oro para la mayor compañía de entrega de alimentos y reservas, una advertencia para los proveedores de servicios a pedido en otros lugares, mientras gran parte del mundo se queda en casa para evitar el coronavirus.

Tim Culpan

La ciudad china de Wuhan, donde nació el nuevo coronavirus, paralizada. Foto: AFP
miércoles 1 abril, 2020

Los diversos niveles de confinamiento y cuarentena en China no han demostrado ser una oportunidad de oro para la mayor compañía de entrega de alimentos y reservas, una advertencia para los proveedores de servicios a pedido en otros lugares, mientras gran parte del mundo se queda en casa para evitar el coronavirus. Meituan Dianping dice que registrará una pérdida para el primer trimestre que termina el martes tras una caída en los ingresos. El negocio de la compañía con sede en Pekín consiste en tres divisiones principales: entrega de alimentos, reservas en restaurantes y viajes, y otros servicios como transporte de pasajeros, alquiler de bicicletas y comestibles.

Las reservas, que representan alrededor del 23% de los ingresos, fueron las más afectadas. Esto era predecible. Los consumidores no están dispuestos a sentarse en un restaurante o pasar una noche en un hotel en medio de un brote de enfermedad mortal, y las restricciones generalizadas de desplazamiento implicaron que trasladarse por China no era una opción. En cuanto a la comida, el resultado fue una verdadera sorpresa. Hace dos meses, en medio del receso del Año Nuevo Lunar, teoricé que este tipo de entregas, que representan un 56% de los ingresos de Meituan, podrían recuperarse rápidamente ya que los clientes optaban por quedarse en casa en vez de comer fuera. Estaba equivocado.

Miles de distribuidores en la plataforma de Meituan se vieron obligados a cerrar voluntariamente o por mandato y, por lo tanto, no pudieron entregar alimentos. Los que permanecieron abiertos a menudo se encontraron con temores y complicaciones por parte de los usuarios.

Muchos clientes tenían preocupaciones no solo sobre la seguridad de las comidas provenientes de restaurantes, sino también respecto a los conductores que las entregaron. Quienes aún estaban dispuestos a hacer pedidos en línea se enfrentaron a varios desafíos a medida que los gobiernos locales, los vecindarios y los edificios ejercían controles estrictos sobre quién podía entrar y salir. No hubo impedimentos en el suministro para los conductores; Meituan observó una gran capacidad disponible.

Hace tres semanas, Alibaba Group Holding Ltd. dijo que sus propios servicios de transportes y entrega de alimentos, Cainiao y ele.me, habían vuelto a contar con personal completo. Pero el negocio de la comida seguía cayendo porque muchos restaurantes permanecían cerrados.

Un aspecto positivo ha sido la entrega de comestibles. Los dos servicios de Meituan, el autocontrolado y el mercado, han experimentado un sólido crecimiento durante la crisis, una tendencia que hace eco de lo que Alibaba experimentó con su servicio Freshippo. En muchas ciudades, los consumidores no pueden o prefieren no salir a comprar. Aparentemente tienen menos miedo a los alimentos que traen a su puerta que a las comidas recién preparadas.

A pesar de que China vuelve a un cierto nivel de normalidad, la entrega de alimentos podría tener dificultades durante unos meses más. La mayoría de las empresas mantienen grados de aislamiento, mediante trabajos desde casa o turnos rotativos. Llevar almuerzos a lugares de trabajo es comúnmente una parte importante del escenario de consumo.

A medida que los inversionistas comienzan a considerar las perspectivas de Delivery Hero SE, Just Eat Takeaway y GrubHub Inc., harían bien en ver cómo les ha ido a sus pares de China durante la batalla contra el coronavirus. En conjunto, estas empresas obtienen la mayor parte de sus ingresos de los mercados occidentales que ahora imponen bloqueos para combatir la pandemia. Están implementando entregas sin contacto y sin efectivo para que los clientes se sientan seguros.

Esto podría ser insuficiente. Si bien es cierto que la gente aún debe comer, la experiencia de China muestra que esto no implica que los consumidores necesariamente ordenen la entrega de alimentos o que los restaurantes puedan suministrarlos.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5018

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.