martes 29 de noviembre de 2022
BLOOMBERG Internacional

México elige a Alicia Bárcena como candidata para liderar el BID

Con la nominación, el país de América del Norte buscaría conseguir uno de los puestos más codiciados en las finanzas de América Latina.

29-09-2022 12:39

México propondrá a Alicia Bárcena para dirigir el Banco Interamericano de Desarrollo, siendo el primer Gobierno que anuncia públicamente su intención de participar en las elecciones para elegir un nuevo líder, luego de que el principal banco regional destituyera a su presidente.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunció este jueves la nominación de Bárcena, exsecretaria de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas, durante su rueda de prensa diaria. En junio, Bárcena había sido nombrada embajadora de México en Chile.

Una hondureña reemplaza a Claver-Carone en el BID y otras tres mujeres suenan como sucesoras

Bárcena es “una mujer excepcional, muy preparada, con muy buenas relaciones con todos los Gobiernos”, dijo AMLO, como se le conoce al presidente. “Es una propuestapor si se requiere una persona recta, profesional, conciliadora”.

Con la nominación, México busca conseguir uno de los puestos más codiciados en las finanzas de América Latina. El BID, como se conoce al banco con sede en Washington, prestó el año pasado US$23.500 millones, centrándose en impulsar las economías de la región y ofrecer líneas de crédito más asequibles para proyectos que van desde infraestructura hasta vacunas contra el covid-19.

Destituyeron al presidente del BID por su presunta relación íntima con una funcionaria

Mauricio Claver-Carone, quien dirigió el banco desde 2020, fue despedido esta semana después de que una investigación sobre una supuesta relación romántica con una empleada descubriera que probablemente violó las reglas de ética de la institución. Reina Irene Mejía Chacón es la jefa interina del banco hasta que se elija un nuevo presidente, y los Gobiernos tienen 45 días para nominar candidatos.

La elección del entonces presidente Donald Trump de Claver-Carone, un asesor de la Casa Blanca, para dirigir el banco de desarrollo abrió una brecha entre EE.UU. y la región. Se trató del primer ciudadano estadounidense que dirigió una institución presidida tradicionalmente por un latinoamericano desde su creación en 1959.