BLOOMBERG
Tensión política

"A Milei aún le quedan vidas": el libertario enfrenta una cuenta regresiva

La caída de la Ley Ómnibus complica los planes del presidente libertario aunque analistas financieros creen que todavía tiene resto para implementar su programa económico.

Argentina's President Javier Milei Visits Holocaust Remembrance Center
Javier Milei, presidente de la Argentina. | Kobi Wolf/Bloomberg

Inversores y economistas ven que al presidente Javier Milei aún le quedan “vidas” o grados de libertad, a pesar del fuerte revés que esta semana abortó sus reformas en el Congreso. Pero empiezan a percibir el inicio de una “cuenta regresiva” para su plan económico.

A Milei aún le quedan vidas”, dice Fernando Losada, director general de Oppenheimer. “El problema está en que un ajuste fiscal sin reforma estructural significa una caída de salarios reales sin crecimiento y eso va limando su popularidad”, dice.

Ajuste fiscal: de cuánto fue la reducción del gasto social en diciembre

El descontento social por el impacto de la inflación podría alcanzar en estos meses su punto más alto. Los argentinos ya enfrentan una inflación acumulada de casi el 50% en los primeros dos meses de mandato de Milei, en un contexto en el que los salarios aún no se mueven demasiado. El tiempo para los medidas impopulares podría agotarse.

Los marginados de Milei

Los marginados del equipo económico inicial de Javier Milei, como los economistas Emilio Ocampo y Carlos Rodríguez, empiezan a observar desde el ostracismo que se materializan muchas de sus premoniciones. La principal de ellas: el Gobierno no está logrando avanzar, como presumían, sobre las reformas estructurales, porque no ha acumulado aún capital político mediante algún resultado contundente sobre la inflación.

El plan que había diseñado Emilio Ocampo apuntaba precisamente a esto: ajustar precios relativos, liberar el cepo cambiario y dolarizar, con el objetivo de derrumbar la inflación. Según razonaba, un proceso de este tipo permitiría al Gobierno ganar credibilidad para avanzar sobre las reformas estructurales. Algo similar sucedió en el inicio del Gobierno del expresidente Carlos Menem, luego de lanzar el Plan de Convertibilidad.

Javier Milei

El plan no funciona

Milei, en cambio, optó por el “plan B”: desplazar a Ocampo y delegar su programa económico en el actual ministro Luis Caputo. Su apuesta fue aprovechar al máximo el capital político que da inicialmente el triunfo en las elecciones presidenciales. Y con esto solo lanzó su paquete de reformas en el Congreso. Ahora, el rechazo inesperado abre la incógnita de si, efectivamente, el plan sucumbirá en el intento.

Se fundió la ley ómnibus y Milei le echó nafta a la guerra con los gobernadores con la quita de subsidios al transporte

Para algunos analistas, lanzar un referéndum como respuesta —algo que propuso el propio Milei— no parecería ser la mejor idea para una dinámica como la actual. ¿Qué tan holgado podría ser el visto bueno de la sociedad después de meses de caída en los ingresos reales?

“El revés legislativo no es positivo y presionará los activos y las referencias del peso argentino”, dijo el economista Alejandro Cuadrado, de BBVA, por mensaje de texto. “El entorno inversor parecía muy constructivo, pero  los bonos en los 30 centavos de dólar necesitaban de mayor materialización de las reformas”, dijo.

Lo que viene es peor

Argentina se embarca en un período aún más complicado: tanto en lo político, por las negociaciones parlamentarias, como en lo económico, por la agudización de la recesión, la mayor inflación y la espera de los flujos de dólares hasta el segundo trimestre.

Economistas ya anticipan que la desinflación de las últimas semanas de enero, reflejada en los indicadores de alta frecuencia, podría interrumpirse en febrero y marzo. Los llamados “efectos de segunda ronda” de la devaluación se harán sentir con los reacomodamientos de salarios, tarifas y precios estacionales de educación e indumentaria, dijo Adrián Yarde Buller, economista jefe de Facimex en Buenos Aires.

 

LM/ Gi