sábado 22 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
lunes 23 diciembre, 2019

Nuevo Motorola "Volver al futuro" necesita más futuro

Parece que Motorola inventó una versión 2019 del condensador de flujo, el dispositivo ficticio de "Volver al futuro" que hacía posible los viajes en el tiempo. Ahora, la división telefónica de Lenovo Group Ltd. tiene que superar el mismo tipo de dificultades que enfrenta el científico del DeLorean de la clásica película.

Tim Culpan

Price Bending Foto:
lunes 23 diciembre, 2019

Parece que Motorola inventó una versión 2019 del condensador de flujo, el dispositivo ficticio de "Volver al futuro" que hacía posible los viajes en el tiempo. Ahora, la división telefónica de Lenovo Group Ltd. tiene que superar el mismo tipo de dificultades que enfrenta el científico del DeLorean de la clásica película.

En lugar de correr para alcanzar un rayo, Motorola se apresura en fabricar suficientes teléfonos Razr de diseño retro para cubrir la demanda.

Motorola reveló la versión actualizada del teléfono clásico de 2005 en noviembre, que reemplaza el teclado con una pantalla táctil plegable y ejecuta el sistema operativo Android. Su pantalla flexible lucha contra el Galaxy Fold de Samsung Electronics Co. —que se enfrentó a sus propios problemas cuando se descubrió que una versión anterior se despegaba— y el Mate X de Huawei Technologies Co.

"Motorola decidió ajustar la fecha de preventa y lanzamiento del Razr para satisfacer mejor la demanda de los consumidores", dijo Lenovo, que compró la marca de teléfonos de la compañía de productos electrónicos estadounidense en 2014. "Estamos trabajando para determinar la cantidad y el cronograma adecuados para asegurar que más consumidores accedan al Razr en el lanzamiento".

Las preventas originalmente iban a comenzar en diciembre para el envío de enero. Tal cronograma habría dificultado captar la demanda de Navidad, pero un retraso adicional implica que la compañía se perderá por completo. No se anunció una nueva fecha.

Es difícil cuantificar qué tan sólida es realmente la demanda. Con un precio de US$1.500, el teléfono es un 36% más caro que el iPhone 11 Pro Max de alta gama de Apple Inc. (US$1.099), pero es considerablemente más barato que las ofertas plegables de Samsung y Huawei.

Sin embargo, más allá del precio, hay algo atractivo en el diseño de Motorola que no existe en las versiones rivales. Su plegado, que se remonta a la era dorada de los teléfonos de bolsillo con una duración de batería de tres días, parece repercutir más en los consumidores que las alternativas que se pliegan en el borde largo del dispositivo.

Vale la pena considerar las luchas de Samsung. A pesar de ser el desarrollador de pantallas para teléfonos inteligentes más grande y avanzado del mundo, Samsung desarrolló una pantalla que no pudo superar los desafíos técnicos de combinar la capacidad de plegado con la durabilidad. El gigante surcoreano canceló un cronograma de lanzamiento anterior después de que se descubriera que los modelos de demostración se despegaban y se agrietaban en la capa protectora en la pantalla.

La vanguardia tecnológica comúnmente no cumple con las fechas previstas. Es relativamente fácil crear un dispositivo que pase los estándares de control de calidad en una prueba de fábrica. Sin embargo, la transición de la escala experimental a la escala industrial es lo que separa a los realizadores de los que solo hablan. Muchas startups tecnológicas han fallado porque su gran idea no se pudo fabricar a granel o a tiempo.

La propia Apple enfrentó problemas similares con su iPhone X hace dos años. Un nuevo sensor 3D, utilizado para el reconocimiento facial, iba a ser la característica clave de la edición del décimo aniversario. Pero los componentes principales demostraron ser difíciles de fabricar, lo que obligó a retrasar y complicar el suministro en los primeros meses de disponibilidad.

Sin embargo, ese no fue el primer drama que Apple enfrentó con las nuevas tecnologías. Su decisión de usar una nueva aleación de aluminio más ligera para su iPhone 5 en 2012 implicó que la capa externa se rayara más fácilmente, lo que obligó a un control de calidad más estricto en Foxconn Technology Group, el fabricante del teléfono. Esto terminó causando malestar en las fábricas de Foxconn en China.

Tener una demanda que exceda la oferta parece un buen problema, con la excepción que esto implique pérdida de ingresos y limite la capacidad de cubrir el costo de desarrollo. Un mayor riesgo es que los consumidores ansiosos por comprar un teléfono nuevo se impacienten y decidan comprar en otro lugar. En el mundo de los dispositivos Android, el ritmo de la competencia significa que hay algo mejor a la vuelta de la esquina.

Entonces, si bien Lenovo podría disfrutar la fama de su altamente valorado diseño nostálgico, es mejor que se mueva como un rayo antes de que aparezca algo más nuevo y más brillante.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4913

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.