24th de February de 2021
BLOOMBERG
01-12-2020 15:38

Prepárese ahora para una economía sobrecargada en 2021

La Reserva Federal está comenzando a darse cuenta de cuán beneficioso será este caudal de dinero para la economía en el futuro.

Timothy A. Duy
01-12-2020 15:38

El mercado bursátil de Estados Unidos tuvo uno de sus mejores meses en noviembre, luego de que el índice S&P 500 subiera casi 11%. Muchos se han vuelto a preguntar si las acciones se desconectaron de la realidad, considerando el nuevo resurgimiento de la pandemia de covid-19. El potencial de una economía explosiva en 2021 se pierde en el debate dada la magnitud del exceso de ahorros que las personas han acumulado, una suma que probablemente totalizará alrededor de US$1,4 billones. Incluso la Reserva Federal está comenzando a darse cuenta de cuán beneficioso será este caudal de dinero para la economía en el futuro. En la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de noviembre, las autoridades de la Fed ya dejaron de dar por sentado que se avecina otra ronda de estímulo fiscal. La falta de dicho apoyo fue compensada en su proyección de ahorros por parte de los hogares.

mercados

De las minutas de la reunión:

Si bien se esperaba que esta falta de apoyo fiscal adicional causara importantes dificultades para una serie de hogares, las autoridades ahora consideraron que el respaldo de ahorros acumulados por otros hogares sería suficiente para permitir que el consumo total se mantenga en gran medida hasta el final del año.

Me he centrado en el exceso de ahorro durante algún tiempo ya, pero mi predicción de que reemplazaría el estímulo fiscal como la principal medida de apoyo de la economía era errónea. Los ahorros no respaldaron la economía después del primer abismo fiscal en julio pasado; los sueldos y salarios fueron el respaldo.

Perdida en la preocupación por la disminución del apoyo fiscal se ha visto la recuperación en forma de V de los sueldos y salarios, que se están acercando a sus niveles previos a la pandemia e incluso con cifras positivas en la comparación interanual.

La noción de que la disminución del apoyo fiscal colapsaría el gasto de los hogares se basaba en el supuesto de que no había empleos disponibles para compensar los ingresos perdidos por la disminución del apoyo federal. Eso era incorrecto, y probablemente seguirá siéndolo tomando en cuenta todo. Los subestimados datos de las Ofertas de Trabajo y Rotación Laboral indican que las vacantes de empleos, si bien están por debajo de su punto máximo, no se vieron impactadas por una disminución como ocurrió en la última recesión, y ahora se mantienen en los niveles de 2017.

El aumento de sueldos y salarios significa que los hogares pueden absorber el gasto sin tocar los ahorros acumulados. Por supuesto, esto no se aplica a todos los hogares, pero las historias individuales no son la macroeconomía. En conjunto, las tasas de ahorro se han mantenido persistentemente altas incluso después de que la economía superara el primer abismo fiscal a fines de julio. Aunque la tasa de ahorro, de 13,6% en octubre, es inferior al máximo de 33,7% de abril, sigue siendo mucho más alta que los niveles previos a la recesión y el promedio de 7,5% alcanzado en 2019.

Las vacunas contra el covid-19 están a punto de ser autorizadas y es probable que la economía se recupere rápidamente sin la necesidad de que los hogares deban recurrir a los ahorros acumulados. (La estimación promedio de los economistas encuestados por Bloomberg es que la economía se expandirá 3,8% en 2021 después de contraerse 3,6% este año). El sector que más está restringiendo la economía es el de servicios, ya que el gasto en bienes se encuentra por encima de la tendencia previa a la pandemia. Una vacuna permitirá que el sector de servicios se conecte con bastante rapidez y cierre la brecha de producción, o la distancia entre donde se encuentra la economía y donde estaría si no hubiera habido una pandemia. Estimaciones aproximadas de la brecha de producción indican que la economía debería estar produciendo un 5% más de bienes y servicios de los que realmente se produjeron en el tercer trimestre.

Aquí es donde debemos comenzar a pensar en la posibilidad de que los hogares recurran a sus ahorros acumulados, lo que llevaría a una tasa de ahorro inferior a cero después de que la economía se haya normalizado en gran medida. Sobre la base de la misma metodología que utilicé en agosto, estimo que los hogares han acumulado un exceso de ahorros de US$1,4 billones, lo que equivale a aproximadamente 6,6% del producto interno bruto. Esto representa los remanentes de los US$2,2 billones de la Ley CARES aprobada por el Congreso en marzo. Las características distintivas de ese programa incluían pagos de US$1.200 para adultos que ganan hasta US$75.000 y de US$500 para sus hijos, así como US$600 adicionales en beneficios de desempleo semanales. Además, los hogares ahorran simplemente porque su capacidad de consumo de servicios es limitada.

Los encargados de política monetaria y los participantes del mercado aún no han apreciado plenamente la magnitud de los ahorros acumulados porque las cifras son tan grandes y están tan fuera del contexto histórico que son difíciles de comprender. Además, parece haber una falsa impresión de que los ahorros ya se están reduciendo. Eso simplemente no está sucediendo a nivel agregado.

Lo que se debe saber es que estos ahorros acumulados representan una gran cantidad de estímulo que es mayor que la actual brecha de producción y podría dar lugar a una economía que ya está a punto de normalizarse. Espero que los hogares comiencen a gastar sus ahorros acumulados el próximo año a medida que la confianza se recupere y muy probablemente después de que la economía ya esté en camino a la recuperación total. No se necesita mucha imaginación para ver cómo eso podría sobrecargar una economía ya en pleno auge a raíz de la vacuna.

En esta Nota