viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Pandemia de coronavirus
miércoles 1 abril, 2020

EE.UU: las pruebas rápidas ayudan en la lucha contra el coronavirus

El gigante de dispositivos médicos Abbott Laboratories comenzará esta semana una nueva prueba de COVID-19 rápida y portátil.

Max Nisen

Tests. El viernes llegaron 31 mil reactivos y se espera llegar a cien mil en las próximas dos semanas. Foto: telam
miércoles 1 abril, 2020

Los estadounidenses preocupados por su situación respecto al coronavirus y su capacidad para hacerse la prueba recibieron excelentes noticias durante el fin de semana. El sábado, el gigante de dispositivos médicos Abbott Laboratories dijo que recibió la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para lanzar una nueva prueba de COVID-19 rápida y portátil que comenzará esta semana.

La prueba de Abbott puede detectar el virus en tan solo cinco minutos y se ejecuta en una máquina de 6,6 libras que ya está instalada en los consultorios médicos de todo el país para detectar la faringitis estreptocócica y la gripe. Esto contribuirá en gran medida a solucionar un problema clave, la falta de herramientas de diagnóstico adecuadas y a disposición, que permitió que la enfermedad se extendiera ampliamente y rápidamente en Estados Unidos, lo que a su vez ayudó a convencer al presidente Donald Trump de extender las pautas federales de distanciamiento social hasta el 30 de abril, por lo menos. Las pruebas actuales tardan horas en realizarse y se distribuyen de manera desigual, lo que agrava el problema, mientras algunos laboratorios están tan ocupados que las personas se quedan sin resultados durante días o semanas.

Las pruebas más rápidas y ampliamente difundidas deberían ayudar a EE.UU. a rastrear mejor el virus y disminuir la propagación. La rapidez y portabilidad de la plataforma implica que las pruebas pueden llevarse a cabo en una variedad más amplia de espacios, lo que mantendrá a las personas más seguras. Y aunque lo peor de la crisis está por venir y EE.UU. necesita frenar las infecciones antes de pensar en reabrir la economía, a medida que bajan las tasas de infección, las pruebas rápidas y portátiles también pueden acelerar la recuperación.

El excomisionado de la FDA, Scott Gottlieb, publicó una excelente hoja de ruta el fin de semana sobre cómo EE.UU. puede volver a la normalidad con cautela. Divide la respuesta en cuatro categorías: desaceleración de la propagación, reapertura estado por estado, revocación del distanciamiento físico y restablecimiento de los preparativos contra el virus. La prueba de Abbott no logrará que EE.UU. supere ningún objetivo por sí sola. Pero el diagnóstico rápido y otros similares pueden desempeñar un papel excepcional en cada etapa.

Con más de 860 muertes en 24 horas, EE.UU. espera semanas aún "más difíciles"

Las prioridades para frenar la propagación apuntan a evitar una nueva transmisión a través del distanciamiento social y evitar que el sistema de salud se sature. Esto es difícil cuando las personas hacen fila fuera de hospitales repletos esperando para realizarse la prueba. Cuando la prueba de Abbott ya esté en funcionamiento, los gobiernos deberían trabajar enérgicamente para llevar a las personas con síntomas leves o sospecha de exposición hacia clínicas, consultorios médicos más pequeños, centros de atención de urgencia o incluso farmacias donde la prueba debería ser accesible. Estas medidas crearían distancia, reducirían las cargas sobre el personal de los hospitales, darían tranquilidad a las personas y la información médica y conductual necesaria en minutos, al tiempo que proporcionarían a los gobiernos datos muy necesarios.

La reapertura cautelosa de la economía en los estados que están registrando casos en declive requerirá una vigilancia sustancialmente mejorada para prevenir una segunda ola de infecciones. Las pruebas rápidas y ampliamente difundidas serán esenciales. Junto con las pruebas de anticuerpos para establecer la inmunidad adquirida y aumentar la higiene pública, los estados y los empleadores pueden trabajar con una amplia red de proveedores adecuados para que las personas sean examinadas antes de volver a trabajar sin ponerlas en riesgo. Las pruebas rápidas también ayudarán a los gobiernos a pasar de la mitigación amplia al rastreo y aislamiento de contactos específicos. Las personas de alto riesgo probablemente permanecerán aisladas, y las estrategias de baja densidad seguirán siendo la norma, pero partes de la población podrían comenzar a vivir una vida relativamente normal. La reapertura será crucial para la economía y realizarla de manera responsable ayudará a desviar recursos a áreas que aún están en el punto álgido de un brote.

Todas las medidas de salud pública están destinadas a ganar tiempo para desarrollar una verdadera capacidad de vigilancia nacional y tratamientos efectivos. Los diagnósticos rápidos serán la columna vertebral de los esfuerzos de rastreo y pueden identificar candidatos para una intervención temprana. La implementación óptima de estas nuevas pruebas será difícil, debido a la naturaleza fragmentada de la respuesta de EE.UU. hasta ahora. Pero si EE.UU. acepta el desafío, obtendrá un alivio inmediato y un camino más rápido que refugiarse en casa.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.