BLOOMBERG
Estados Unidos

Qué tan peligroso es el humo que cubre a Nueva York

Especialistas advierten que las gruesas capas de humo que descendieron sobre la ciudad como resultado de los incendios forestales canadienses producen un impacto dañino sobre la salud.

Humo en Nueva York 20230609
Una bruma naranja cubrió la ciudad de Nueva York | Youtube (Captura de pantalla)

A medida que las gruesas capas de humo de cientos de incendios forestales canadienses descendieron sobre una gran franja de Estados Unidos esta semana, se instó a millones de personas a permanecer en el interior, usar filtros HEPA y únicamente salir portando una protección facial de alta calidad. El humo de los incendios forestales, un peligro estacional en algunas partes de EE.UU., se había convertido prácticamente de la noche a la mañana en un problema para todos.

“Es un riesgo para nuestra salud”, dice Christine Wiedinmyer, directora asociada de ciencia del Instituto Cooperativo para la Investigación en Ciencias Ambientales de la Universidad de Colorado Boulder. “Es todo, desde impacto en el sistema respiratorio, como el asma, hasta en el cardiovascular. Ha habido evidencia de que los recién nacidos de mujeres que están expuestas al humo de los incendios forestales durante el embarazo tienen al nacer estadísticamente más bajos”.

En muchas ciudades de América del Norte, cierto nivel de contaminación del aire es rutinario, ya sea por combustibles fósiles, emisiones de vehículos, gas natural utilizado para calefacción o humos de la producción química. Pero el humo de los incendios forestales es particularmente malo para los humanos, y eso tiene que ver tanto con el tamaño de las partículas involucradas como con la composición de estas.

El humo está compuesto por "partículas muy pequeñas"

“El humo de los incendios forestales, especialmente aquel que ha viajado mucho, está compuesto de partículas muy pequeñas”, dice Luke Montrose, profesor asistente y toxicólogo ambiental en el estado de Colorado. “Eso es lo que le da la capacidad de ser transitorio”.

Debido a que las partículas en el humo de los incendios forestales son diminutas, mucho, mucho más pequeñas que el grano de arena más pequeño, tienen pocos problemas para atravesar las barreras que nuestro cuerpo ha establecido para evitar la entrada de contaminantes. Las partículas de humo pueden atravesar los vellos de la nariz y las membranas mucosas que recubren el tracto respiratorio superior.

Las partículas más pequeñas, conocidas como PM2.5, pueden incluso atravesar la membrana mucosa y llegar al tracto respiratorio inferior. El trabajo de esa vía aérea es “transferir oxígeno a través de la barrera sanguínea del pulmón”, dijo Montrose, lo que hace que este tipo de contaminación sea particularmente devastador para las personas que ya tienen afecciones pulmonares subyacentes como asma o EPOC. Incluso las personas con pulmones sanos obtienen menos oxígeno de manera efectiva, y esos impactos no siempre están indicados por un síntoma manifiesto como la tos.

“Las personas que tal vez no son sensibles suelen tener otros síntomas como letargo”, dijo Montrose. “Es posible que simplemente se sientan mal, atontados o sin energía. Y eso se puede atribuir a la falta de oxígeno que llega al cuerpo”.

Este déficit de oxígeno también es la razón por la que se desaconseja hacer ejercicio a las personas que se enfrentan a una mala calidad del aire, especialmente al aire libre. Más actividad significa una respiración más pesada y rápida, lo que trae más partículas al cuerpo y las empuja más profundamente hacia los pulmones, lo que irónicamente inhibe la capacidad del cuerpo para absorber oxígeno cuando más lo necesita. Los impactos también pueden ser duraderos. Un estudio de 2020 analizó una comunidad en Montana que estuvo expuesta al humo de incendios forestales durante más de un mes; un año después, los residentes todavía sufrían de disminución de la función pulmonar.

Compuestos "potencialmente tóxicos" del humo resultante de incendios forestales

El humo de los incendios forestales también contiene miles de compuestos, algunos de ellos potencialmente tóxicos, como compuestos orgánicos volátiles, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno. Un estudio de 2022 publicado en la revista The Lancet Planetary Health que analizó los efectos del humo de los incendios forestales en los canadienses descubrió que las personas que vivían a unas 30 millas de un incendio forestal tenían un riesgo 4,9% mayor de padecer cáncer de pulmón y un riesgo 10% mayor de cáncer cerebral, que las poblaciones no expuestas.

Los peligros del humo de los incendios forestales tampoco se disipan a medida que este viaja: el humo liberado a la atmósfera se vuelve “envejecido” y más tóxico con el tiempo. Un estudio de 2020 encontró que las muestras de humo tomadas más de cinco horas después de su liberación de un incendio eran dos veces más tóxicas que cuando se liberaron por primera vez; después de envejecer más en un laboratorio, eran cuatro veces más tóxicos.

El humo que viajó “tuvo tiempo de interactuar con los químicos en el aire, tuvo tiempo de interactuar con el sol”, dice Montrose. 

Los incendios de esta semana son solo el comienzo de lo que podría ser un verano lleno de humo en Norteamérica, y una especie de nueva normalidad gracias al cambio climático. “La situación empeora progresivamente, en términos de la gravedad de los incendios, la duración de la temporada de incendios y la cantidad de humo que se ha emitido en el aire”, dice Wiedinmyer de la Universidad de Colorado Boulder. “Pero hay formas de protegerse. Quédese adentro, encienda su aire acondicionado cuando haya humo, use una máscara afuera [y] evite hacer ejercicio para no inhalar estas partículas a largo plazo”.

CA / ED