viernes 07 de mayo de 2021
BLOOMBERG Crisis política
18-08-2020 20:34

Golpe de estado en Malí: soldados arrestaron al presidente en medio de protestas

Ibrahim Boubacar Keita fue detenido por los militares después de un motín que siguió a semanas de protestas contra su gobierno.

Katarina Hoije y Baudelaire Mieu
18-08-2020 20:34

Los soldados de Malí impulsaron un golpe de Estado al detener al presidente Ibrahim Boubacar Keita después de un motín que siguió a semanas de protestas contra su Gobierno, lo que marca una nueva crisis política en un país sacudido por años de violencia islamista- militante.

Keita, de 75 años, fue trasladado a un cuartel militar en las afueras de la capital, Bamako, dijeron personas familiarizadas con el asunto que declinaron ser identificadas porque no están autorizadas a hablar públicamente sobre el tema. El primer ministro, Boubou Cisse, también fue arrestado, dijo una de las personas.

Las tensiones han aumentado en la nación de África Occidental desde que decenas de miles de personas comenzaron a reunirse hace semanas para exigir que Keita, conocido como IBK, renunciara. Si bien las protestas comenzaron debido al descontento con su negativa a aumentar los salarios de maestros y médicos, luego se ampliaron para incluir críticas por presunta corrupción y nepotismo dentro de la administración.

Presidente de Mali: "La seguridad mundial está en riesgo por esta guerra"

Los esfuerzos de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental para mediar entre el Gobierno y los manifestantes habían fracasado hasta ahora. Las manifestaciones de la oposición han sido dirigidas por Mahmoud Dicko, un predicador conservador formado en Arabia Saudita que ha criticado abiertamente al Gobierno durante varios años.

Vacío de poder

El presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, pidió la liberación inmediata de Keita y otros miembros del Gobierno que han sido arrestados. Ecowas, Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales deberían unir esfuerzos para “oponerse al uso de la fuerza para resolver la crisis política en Malí”, dijo en Twitter.

El Consejo de Seguridad de la ONU celebrará una reunión a puerta cerrada sobre la crisis el miércoles, informó al-Jazeera.

La situación en Malí recuerda la destitución en 2012 del predecesor de Keita, Amadou Toumani Toure, por parte de soldados de menor rango enojados por la falta de recursos necesarios para luchar contra los rebeldes tuareg en el norte. El subsiguiente vacío de poder fue explotado por grupos islamistas vinculados a Al Qaeda, que tomaron el control del norte. Una intervención militar francesa hizo retroceder a los insurgentes, pero algunos grupos regresaron más tarde y se expandieron para llevar a cabo ataques contra civiles y cerca de 15 mil efectivos de mantenimiento de la paz de la ONU en el país.

Guerra en Mali, ¿el "Afganistán" de François Hollande?

El aparente motín fue “probablemente impulsado por una serie de factores estrechamente relacionados con el deterioro de la situación militar en el centro y el norte de Mali, en lugar de la crisis política en curso”, escribió Alexandre Raymakers, analista sénior de África en Verisk Maplecroft, en una nota de investigación.

“Combinado con los problemas recurrentes relacionados con el pago, el liderazgo ineficaz y las malas condiciones de trabajo en general, la tolerancia de las bases hacia IBK siempre fue limitada”, dijo antes del arresto de Keita.

La incapacidad del Gobierno para sofocar las insurgencias islamistas, que se han cobrado miles de vidas, alimentó muchas de las protestas contra Keita. El líder asumió el cargo en una ola de optimismo después de las elecciones de 2013, pero los críticos dicen que no ha cumplido ninguna de sus promesas de campaña después de su reelección de 2018.

EuDr