domingo 05 de febrero de 2023
BLOOMBERG Mercados

S&P recorta la perspectiva de deuda de Perú por el riesgo político

S&P Global Ratings recortó la perspectiva crediticia de Perú desde estable a negativa debido a que un período tumultuoso para el Gobierno y los cambios en el liderazgo resaltan el riesgo de un estancamiento político.

13-12-2022 11:00

S&P Global Ratings recortó la perspectiva crediticia de Perú desde estable a negativa debido a que un período tumultuoso para el Gobierno y los cambios en el liderazgo resaltan el riesgo de un estancamiento político.

La medida indica una probabilidad entre tres de que el asesor crediticio rebaje la calificación de Perú, según su trayectoria política y los riesgos para la política económica y el crecimiento, escribieron el lunes en un comunicado los analistas de S&P Constanza Pérez Aquino, Joydeep Mukherji y Sebastian Briozzo. S&P reafirmó la calificación de Perú en BBB, dos escalones por encima del grado especulativo, en línea con Panamá y Uruguay.

El golpe por golpe de la democracia peruana

“Podríamos bajar las calificaciones un escalón si un estancamiento político prolongado o más acontecimientos adversos reducen la previsibilidad de la formulación de políticas o empeoran la estabilidad institucional, lo que es un mal augurio para los resultados de la política económica”, escribieron. “Desde nuestro punto de vista, el estancamiento político prolongado entre los poderes ejecutivo y legislativo de Perú ha limitado la capacidad del Gobierno para implementar políticas económicas de manera oportuna”.

Más riesgo

La perspectiva negativa marca un claro aumento en el riesgo para los tenedores de bonos de Perú, que se han acostumbrado a pasar por alto el caos político debido a la solidez fiscal de la nación. La deuda en dólares terminó la semana pasada con un alza, pese a que Dina Boluarte prestó juramento como el sexto presidente del país en cuatro años después del juicio político de Pedro Castillo.

Arrecian las protestas en el Perú

S&P advirtió que, independientemente del nuevo liderazgo, la fricción entre las instituciones gubernamentales continúa amenazando el crecimiento y los fundamentos de Perú.

Fitch Ratings dijo previamente el lunes que la agitación política aumenta los riesgos económicos y fiscales, y reafirmó su calificación BBB y su perspectiva negativa. Moody’s Investors Service califica a la nación como Baa1, tres niveles por encima del grado especulativo con una perspectiva estable.

lr