27th de February de 2021
BLOOMBERG
05-05-2020 13:41

Trump culpa a China y Pekín ataca a su principal diplomático

Medios estatales chinos desataron un torrente de críticas contra el secretario de Estado, Michael Pompeo —tildándolo de “malvado” y mentiroso. Pekín buscaba rechazar las acusaciones de Estados Unidos sobre el virus sin provocar una confrontación con el presidente Donald Trump.

Bloomberg News
05-05-2020 13:41

Medios estatales chinos desataron un torrente de críticas contra el secretario de Estado, Michael Pompeo —tildándolo de “malvado” y mentiroso. Pekín buscaba rechazar las acusaciones de Estados Unidos sobre el virus sin provocar una confrontación con el presidente Donald Trump.

Medios estatales publicaron una serie de comentarios que atacaban a Pompeo después de que dijera que había “una enorme cantidad de evidencia” que indicaba que el brote de coronavirus había surgido de un laboratorio de virología de alta seguridad en la ciudad china de Wuhan. La agencia oficial de noticias Xinhua dijo que el principal diplomático de EE.UU. estaba diciendo “tonterías”, mientras que un presentador de noticias de la Televisión Central de China leyó un comentario acusándolo de “escupir veneno”.

“El secretario de Estado de EE.UU., Pompeo, siguió con sus propias mentiras en una entrevista el 3 de mayo con los medios”, dijo el presentador de noticias Li Zimeng.

Si bien la cobertura incluyó algunas de las críticas más agresivas de China hacia un funcionario de la administración Trump desde el apogeo de la guerra comercial el año pasado, los medios estatales evitaron ataques directos contra Trump. La misma estrategia permitió al presidente chino, Xi Jinping, satisfacer la indignación nacionalista a lo largo de la guerra comercial, sin que el presidente de EE.UU. contraatacara.

Funcionarios chinos, por su parte, han enfocado su respuesta en sus mayores críticos dentro de la administración Trump, incluidos Pompeo y el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro. Los críticos de China han mostrado su disposición, como por ejemplo el asesor adjunto de Seguridad Nacional, Matt Pottinger, quien pronunció un discurso en mandarín el lunes en el que aplaudía a los doctores chinos que fueron reprendidos por emitir advertencias tempranas sobre el virus.

Esta situación se está volviendo más difícil a medida que el presidente de EE.UU. busca culpar personalmente a China por la pandemia que azota a EE.UU. y socava sus perspectivas de asegurar la reelección en noviembre. En días recientes, Trump ha acusado a Pekín de gestionar mal deliberadamente un brote que ha cobrado la vida de miles de ciudadanos chinos para perjudicarlo políticamente y prometió un informe “concluyente” sobre los orígenes del virus.

‘Como un incendio’

“Mi opinión es que cometieron un error. Intentaron taparlo. Intentaron apagarlo, como un incendio”, dijo Trump a Fox News el domingo.

Aunque el Instituto de Virología de Wuhan estaba estudiando coronavirus transmitidos por murciélagos como el que causa COVID-19 en el momento del primer brote conocido cerca de allí, hasta el momento no ha habido evidencia que muestre que poseía la cepa previamente desconocida. Yuan Zhiming, director del Laboratorio Nacional de Bioseguridad de Wuhan de alta seguridad, dijo el mes pasado que “no hay forma de que el virus se haya originado en nuestro instituto”.

Lo más cercano que China ha llegado a criticar a Trump directamente en los últimos días fue con una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores el jueves que atacaba a “ciertos políticos estadounidenses”. Dichos funcionarios “han intentado trasladar su propia responsabilidad por el mal manejo de la epidemia a otros”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, a periodistas.

Las tensiones solo aumentarán a medida que los nuevos brotes de coronavirus alteran la vida en todo EE.UU. y los republicanos buscan desviar la culpa en un año electoral difícil. La crisis ha socavado las posibilidades de que el acuerdo comercial de “fase uno” alcanzado por ambas partes en enero pueda ayudar a construir una tregua más amplia entre las dos economías más grandes del mundo.

China ocasionalmente ha provocado a Trump sin criticarlo directamente, como cuando un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores hizo circular acusaciones sin fundamento el mes pasado de que atletas del Ejército de EE UU. habían introducido el virus en Wuhan. Trump comenzó a referirse al patógeno como el “virus chino”, un término que se ha abstenido de usar en las últimas semanas.