jueves 07 de julio de 2022

Las elecciones francesas, un revés tanto para Macron como para Europa

Júpiter ya no está en el ascendente. Las elecciones francesas han dejado un Parlamento sin mayorías, lo que le ha quitado la suya al presidente Emmanuel Macron, junto con su autoridad y su credibilidad como baluarte centrista contra la extrema derecha y la extrema izquierda. Las frágiles coaliciones en el corazón de la segunda economía de la eurozona dificultarán la gobernabilidad y las reformas.

20-06-2022 15:48

Júpiter ya no está en el ascendente. Las elecciones francesas han dejado un Parlamento sin mayorías, lo que le ha quitado la suya al presidente Emmanuel Macron, junto con su autoridad y su credibilidad como baluarte centrista contra la extrema derecha y la extrema izquierda. Las frágiles coaliciones en el corazón de la segunda economía de la eurozona dificultarán la gobernabilidad y las reformas.

Y para una Unión Europea que busca reforzar la defensa, cortar los lazos energéticos con Rusia y buscar una integración más estrecha, el riesgo ahora es que Francia se vuelque en sí mismo y que tenga pocos deseos de realizar grandes cambios.

El porcentaje de votos peor de lo esperado de la alianza centrista de Macron (44 escaños menos que la mayoría) refleja la creciente frustración con su estilo de Gobierno y con la salud de la economía. Desde que venció a su némesis de extrema derecha, Marine Le Pen, en las elecciones presidenciales de abril, Macron ha mantenido la cabeza bajo el parapeto, improvisando un Gobierno tecnocrático que ahora está devastado.

En el contexto de una economía en contracción y una inflación récord del 5%, las políticas de pararrayos de Macron (como aumentar la edad de jubilación a 65 años) impulsaron el voto en su contra. La alianza NUPES de Jean-Luc Mélenchon, de extrema izquierda, junto con otros partidos de izquierda, tocó la fibra sensible al pedir controles de precios y la jubilación a los 60 años. Y el partido de Le Pen logró obtener el mejor resultado de su historia, con un aumento de más de diez veces en el número de escaños.

La visita de Macron a Kiev junto con el italiano Mario Draghi y el alemán Olaf Scholz ayudó poco a cambiar su posición. La votación parecía más una manifestación de la clase media oprimida de la economía, como la describe el presidente de Publicis, Maurice Levy: un tercio no vota, otro tercio vota por Mélenchon para protestar y otro tercio más obrero vota por Le Pen porque se siente dejado de lado.

Al mismo tiempo, la falta de un único ganador refleja la desordenada realidad de la política posterior a la invasión a Ucrania y al covid-19. Durante la pandemia, el Estado francés elevó su deuda al 113% del producto interno bruto, y su déficit presupuestario al 7%. Puede que la rectitud fiscal no esté de moda, pero el llamado de Mélenchon a un gasto adicional anual de 250.000 millones de euros tampoco infundió confianza generalizada.

En teoría, este tipo de estancamiento ofrece oportunidades. Sin ningún otro grupo capaz de tomar el control, el camino está abierto para que Macron llegue a un acuerdo con los republicanos de centroderecha o trabaje con otros partidos sobre una base caso a caso. Las violentas protestas durante el primer mandato de Macron mostraron los peligros de una oposición débil, y la historia muestra que los presidentes anteriores, tanto de derecha como de izquierda, han podido “cohabitar” con opositores políticos cuando se ven obligados por la aritmética parlamentaria.

Pero en realidad, existe una alta probabilidad de que las uniones de las alianzas y coaliciones se estiren hasta el punto de ruptura. Hay tantos partidos como personalidades, el panorama económico es sombrío y el terreno del centrismo francés es cada vez más estrecho. Christopher Dembik, de Saxo Bank, teme que esto llegue a parecerse más a la política volátil de Italia que a la construcción de consenso de Alemania. La primera prueba de esto serán las medidas planificadas para impulsar el poder adquisitivo que se darán a conocer el próximo mes.

Hablando de Italia y Alemania, Macron tendrá que hacer más actividades de participación en Europa para lograr sus objetivos si se encuentra incapacitado en casa. La política interior y exterior son campos de batalla diferentes, pero la influencia y el liderazgo en Bruselas se superponen con la credibilidad económica y la capacidad de aprobar leyes.

Entonces, si bien es un alivio para Macron que Clément Beaune, su aliado desde hace mucho tiempo y ministro de la UE, haya logrado ganar un escaño en el Parlamento, todo parece estar muy lejos del pico de los poderes de París durante el covid-19, cuando convenció a Berlín de dejar atrás tabúes de larga data respecto de una mayor integración.

La presión sobre los responsables políticos no es solo un problema de Francia, por supuesto: el español Pedro Sánchez ha recibido un duro golpe en las elecciones andaluzas, mientras que el Reino Unido se enfrenta a su mayor huelga ferroviaria en décadas.

Sin embargo, mientras que la prueba del temple de Macron alguna vez fue si Francia podía reformarse, ahora será si Francia puede gobernarse a sí misma. Sale Júpiter; entra Marte.

En esta Nota