lunes 30 de enero de 2023
CIENCIA El fantasma de la crotoxina

"En unos años, esto va a ser casi tan importante como fue la creación del bypass"

Lo afirmó Gustavo Moviglia, del instituto Regina Mater que realiza polémicos tratamientos con células madre. Está convencido de que su proyecto hará historia.

21-12-2006 18:53
“Nos va muy bien”, dice Gustavo Moviglia no bien empieza la entrevista con PERFIL, en referencia al crecimiento de Regina Mater, su polémico instituto especializado en tratamientos inmunológicos que, desde 2002, además trabaja con células madre. Se lo ve relajado, seguro y con la tranquilidad de quien tiene todo bajo control.

No es para menos, dice que desde que comenzó con la clínica, ya trató a unos 400 pacientes, de los cuales entre 35 y 40 recibieron implantes de células madre. De éstos, entre un 25% y un 50% son extranjeros que llegan simplemente porque en pocos lugares del mundo se ofrecen terapias similares.

Molesto con el Gobierno por no encontrar un buen interlocutor a la hora de pedir respaldo para su clínica, Moviglia está convencido de que su proyecto hará historia.

—¿Cómo puede ser que ustedes logren tratamientos que no se pueden realizar en ninguna otra parte del planeta y nadie se entere?
—Nosotros somos pioneros, y eso es parte del trabajo y del esfuerzo de mucho tiempo. Nadie había inventado el bypass hasta que se le ocurrió a René Favaloro. En los próximos 30 años esto va a tener muchísimo peso en la medicina, y es casi tan importante como ese descubrimiento.

¿Exito? Regina Mater cuenta con un laboratorio que requirió inversiones por más de US$ 2.000.000, que se obtuvo con donaciones y trabajando “a pulmón”, dijo Moviglia. Posee tal complejidad, que en él pueden crear desde neuronas hasta células hepáticas.

“Gracias a eso, logramos superar la expectativa de vida de pacientes con un tumor de 6 meses a 3 años y medio, en los mejores casos”, aseguró y agregó que de los 13 pacientes que atendió con esclerosis lateral amiotrófica, cinco están estables y la enfermedad no avanzó.

—¿Por qué cree que el tratamiento con células madre fracasó en Fontanarrosa?
—(Risas cómplices) Lo único que puedo decir es que nosotros no lo atendimos...

En esta Nota