CIENCIA
CRISIS CLIMÁTICA

La alteración de la Corriente del Golfo llevará al Hemisferio Norte a un catastrófico evento de congelamiento

Los científicos dicen que el derretimiento del hielo en el hemisferio norte está alterando la Corriente del Golfo, lo que podría conducir a Europa, América del Norte y Asia a una congelación profunda parecida a la sufrida durante la Edad de Hielo, hace unos 12.000 años.

era de hielo
Los científicos creen que el AMOC aporta suficiente calor al hemisferio norte como para que, sin él, gran parte del Hemisferio Norte podría congelarse.  | Imagen ilustrativa

Un grupo de científicos alertó que el derretimiento del hielo en el hemisferio norte está alterando la Corriente del Golfo, lo que podría conducir a Europa, América del Norte y Asia a un catastrófico evento de congelación en 2025.

En cuestión de años, el derretimiento de los glaciares podría cerrar la Corriente del Golfo, el sistema de corrientes que trae calor al hemisferio norte, dijeron investigadores de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos.

La Corriente del Golfo es parte de un sistema de corrientes mucho más amplio, oficialmente llamado Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico -o AMOC- cuya función es transportar agua caliente cerca de la superficie del océano hacia el norte, desde los trópicos hasta el hemisferio norte.

Las corrientes oceánicas desempeñan un papel vital en el clima actual de la Tierra porque redistribuyen el calor, el frío y las precipitaciones entre los trópicos y las partes más septentrionales de la región atlántica.

Cuando el agua cálida llega al Atlántico norte (alrededor de Europa, el Reino Unido y la costa este de Estados Unidos), libera calor y se congela.

El viagra podría reducir riesgos de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, de acuerdo a un estudio

A medida que se forma este hielo, la sal queda en el agua del océano y debido a la gran cantidad de sal en el agua, se vuelve más densa, se hunde y es transportada hacia el sur en las profundidades.

Finalmente, el agua regresa a la superficie y se calienta en un proceso llamado afloramiento, completando el ciclo, explica el estudio publicado en la revista Science Advances

Los científicos creen que el AMOC aporta suficiente calor al hemisferio norte como para que, sin él, gran parte de América del Norte, Europa y Asia podrían congelarse

Sin esta fuente de calor adicional, explicaron los investigadores, las temperaturas medias podrían bajar varios grados en América del Norte, partes de Asia y Europa, y la gente vería "consecuencias graves y en cascada en todo el mundo".

Se cree que el último cierre total de la AMOC se produjo al final de la última Edad de Hielo propiamente dicha, hace unos 12.000 años, cuando las temperaturas en Europa occidental se desplomaron hasta 10°C.

Los científicos advirtieron que un cierre abrupto de las corrientes del Océano Atlántico parece ahora más probable que nunca, ya que las simulaciones realizadas encuentran que se avecina un punto de inflexión "similar a un acantilado" en el futuro cercano

 

Los científicos esperan un evento de congelamiento del Hemisferio Norte: ¿cuándo podría ocurrir esto?

"Nos estamos acercando al colapso, pero no estamos seguros de cuánto más", afirmó el autor principal, René van Westen, climatólogo y oceanógrafo de la Universidad de Utrecht. "Nos dirigimos hacia un punto de inflexión", aseguró.

Según van Westen, cuándo puede ocurrir una catástrofe climática global de este tipo es "la pregunta del millón". "Desafortunadamente no podemos responder [a eso] en este momento", dijo el científico. "También depende del ritmo de cambio climático que estemos provocando como humanidad". 

La Tierra suportó 12 meses consecutivos de temperaturas 1,5°C más altas que las de la era preindustrial por primera vez desde que se tiene registro, según el más reciente informe del monitor climático de Europa, en lo que los científicos llamaron una "advertencia a la humanidad".

Según los últimos informes climáticos, las temperaturas de la superficie del mar también están batiendo récords, lo que podría acelerar el calentamiento de la Corriente del Golfo, anticiparon los investigadores. 

Los océanos cubren el 70 por ciento del planeta y mantienen la superficie de la Tierra habitable al absorber el 90 por ciento del exceso de calor producido por la contaminación de carbono procedente de la actividad humana desde los albores de la era industrial. 

Los océanos más calientes significan más humedad en la atmósfera, lo que lleva a un clima cada vez más errático, como vientos feroces y lluvias poderosas.

La Inteligencia Artificial debería "dormir" y "soñar" para evitar "olvidos catastróficos"

Los investigadores de la Universidad de Utrecht diseñaron una simulación por ordenador en la que pudieron medir un repentino debilitamiento de la circulación oceánica. La simulación introdujo agua dulce en el Océano Atlántico y, como resultado, la fuerza de la circulación disminuyó gradualmente hasta alcanzar un "punto de inflexión" crítico y colapsó. 

Según los resultados, el clima del hemisferio norte se enfriará aproximadamente 1°C por década, y algunas regiones incluso experimentarán un enfriamiento de más de 3°C por década, mucho más rápido que el calentamiento global actual de aproximadamente 0,2°C por década.  

Además de hundir a los países en una congelación profunda, esto extendería el hielo del Ártico más al sur, aumentaría aún más el calor en el hemisferio sur, cambiaría los patrones globales de lluvia y perturbaría la selva amazónica. 

"Hemos descubierto que una vez que se alcanza el punto de inflexión, la cinta transportadora se detiene al cabo de 100 años", afirman los autores. "El transporte de calor hacia el norte se reduce considerablemente, lo que provoca cambios climáticos abruptos". 

Lo único que no pudieron identificar es cuándo exactamente se alcanzará este punto de inflexión, aunque faltan al menos décadas, si no más. 

"La investigación demuestra de manera convincente que el AMOC se está acercando a un punto de inflexión basado en un indicador de alerta temprana robusto y de base física", afirmó Tim Lenton, presidente de cambio climático de la Universidad de Exeter, que no participó en el estudio. 

Una investigación de Cambridge descubrió que el ayuno intermitente podría prevenir el Alzheimer

"Lo que no puede decir (y no dice) es qué tan cerca está el punto de inflexión, porque demuestra que no hay datos suficientes para hacer una estimación estadísticamente confiable de ese punto". 

Los autores del estudio no saben exactamente cuándo ocurrirá el colapso, aunque un estudio anterior de científicos de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, y publicado en la revista Nature Communications explicó que podría ocurrir "en cualquier momento" a partir de 2025. 

Si la AMOC colapsara, el impacto sería devastador, decía ese estudio, publicado a mediados de 2023. Europa se vería sumergida en un profundo congelamiento, mientras que la mayor parte de África, el Caribe y países sudamericanos como Colombia, Perú y Bolivia experimentarían temperaturas vertiginosas.

"El cierre del AMOC puede tener consecuencias muy graves para el clima de la Tierra, al cambiar, por ejemplo, la forma en que se distribuyen globalmente el calor y las precipitaciones", afirmó el profesor Peter Ditlevsen, del Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague

"Si bien el enfriamiento de Europa puede parecer menos grave a medida que el planeta en su conjunto se calienta y las olas de calor se producen con mayor frecuencia, este cierre contribuirá a un mayor calentamiento de los trópicos, donde el aumento de las temperaturas ya dio lugar a condiciones de vida difíciles", anticipó.

 

El mundo se dirige al abismo: lleva 12 meses con un nivel de calentamiento superior a 1,5°C

Tormentas, sequías e incendios azotaron el planeta a medida que el cambio climático, intensificado por el fenómeno meteorológico natural de El Niño, avivó un calentamiento récord en 2023 , lo que lo convierte probablemente en el más caluroso en 100.000 años. 

Los extremos continuaron hasta 2024, informó el Servicio de Cambio Climático Copernicus (C3S), confirmando que entre febrero de 2023 y enero de 2024 se produjo un calentamiento de 1,52 grados Celsius por encima del punto de referencia del siglo XIX.

Se trata de un alarmante anticipo de los impactos futuros, incluso si el calentamiento global puede limitarse al umbral crucial de 1,5 °C establecido en el acuerdo climático de París, dijeron los científicos. También subraya la urgente necesidad de reducir las emisiones que calientan el planeta. 

En los últimos meses se ha visto una avalancha global de fenómenos extremos, incluida una sequía devastadora que azota la cuenca del Amazonas, temperaturas invernales sofocantes en partes del sur de Europa e incendios forestales mortales en Canadá y América del Sur.

"Es claramente una advertencia para la humanidad de que nos estamos moviendo más rápido de lo esperado hacia el límite acordado de 1,5 grados", dijo Johan Rockstrom, del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático. Agregó que las temperaturas probablemente retrocederán un poco después de que El Niño termine en los próximos meses, pero añadió: "estamos muy, muy cerca de una ruptura a más largo plazo".

Una investigación descubrió cinco casos de Alzheimer transmitidos entre personas mediante la hormona de crecimiento

El panel climático IPCC de la ONU ya había advertido que el mundo probablemente alcanzará los 1,5°C a principios de la década de 2030. 

Las emisiones que calientan el planeta, principalmente provenientes de la quema de combustibles fósiles, han aumentado en los últimos años, incluso cuando los científicos dicen que deben reducirse casi a la mitad en esta década.

"La única manera de detener el aumento de las temperaturas globales es reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero", afirmó Samantha Burgess, subdirectora del Servicio de Cambio Climático Copernicus

Los científicos han advertido cada vez más que los impactos se aceleran con cada fracción de grado de calentamiento.

Con poco menos de 1,2°C de calentamiento hasta ahora, el mundo actual ya contempló un crescendo de clima extremo destructivo. Las poblaciones más vulnerables ya son las más afectadas.  

Superar los 1,5°C podría indicar extinciones en la tierra y en los océanos, pérdidas de cosechas y el desencadenamiento de los llamados "puntos de inflexión" en el sistema climático, incluida la muerte de arrecifes de coral ricos en biodiversidad y el derretimiento irreversible de las capas de hielo polares que alimentan aumento del nivel del mar, dicen los expertos.

Tim Lenton, científico del sistema terrestre de la Universidad de Exeter, dijo que las temperaturas están aumentando más de lo que esperaría debido a que El Niño amplifica el calentamiento global subyacente.   

"Esto claramente está poniendo algunos elementos del sistema climático en mayor riesgo de derrumbarse; por ejemplo, vimos arder un área extraordinaria de los bosques boreales canadienses el año pasado, y vimos sequías que afligen incluso lo que normalmente es la parte más húmeda (norte) del el Amazonas", dijo.

Copernicus dijo que enero fue el octavo mes consecutivo con récords, con temperaturas 1,66°C más cálidas en general que el promedio de enero para el período de referencia 1850-1900. 

Si bien algunas partes del mundo experimentaron un enero inusualmente húmedo, zonas de América del Norte, el Cuerno de África y la Península Arábiga experimentaron condiciones más secas.