sábado 14 de diciembre de 2019 | Suscribite
CIENCIA / basura en las playas
domingo 3 febrero, 2019

La contaminación amenaza a la fauna marina y Ambiente lanza una red nacional de rescate

Cada vez aparecen en las costas más animales afectados por desechos plásticos. Buscan estandarizar protocolos de atención y mejorar la gestión de residuos para mitigar daños.

por Cecilia Farré

Vulnerables. Los lobos marinos, las tortugas, los delfines franciscanos y las aves son las especies más amenazadas. Ya se han registrado residuos plásticos en peces, moluscos y crustáceos. Queda probar si pueden pasar a través de la cadena alimentaria. Foto: fundación mundo marino
domingo 3 febrero, 2019

En los últimos años el cuadro se repite en las costas argentinas: tortugas, petreles, albatros, pingüinos y gaviotas con restos de plásticos en su tracto digestivo; lobos marinos lastimados con “collares” o sunchos de plástico que no se pueden quitar; peces que crecen deformados con arandelas de las tapas de gaseosas y delfines que se mueren al quedar atrapados en “redes fantasmas” abandonadas. Es por eso que la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable lanzará en mayo la primera Red de Rescate de Fauna Marina.

“El objetivo es nuclear a las provincias costeras y a las organizaciones que se dedican a conservar la fauna marina y homogeneizar los protocolos de rescate cuando aparecen los animales”, le adelantó a PERFIL Jorgelina Oddi, de la Dirección Nacional de Gestión del Agua de la secretaría que dirige Sergio Bergman.

La idea, agregó, es “actuar sea cual fuere la situación en que se encuentre el animal, y si está muerto hacerle la necropsia para saber la causa y registrar todos los datos como para tener una línea de base sobre la situación”. Además, Ambiente junto con la Fundación Mundo Marino realizará un trabajo de revisión y recopilación de las investigaciones científicas del país sobre fauna marina y plásticos para contar con un diagnóstico integrado.

Problema. Durante 2018 la Fundación asistió a 363 animales hallados en la costa bonaerense, de los cuales 330 tenían una afección provocada por el ser humano, ya sea por desnutrición a causa de la sobrepesca o de actividades que afectan la diversidad y distribución de especies; el enmalle en redes de pesca activas o abandonadas o por los residuos plásticos.

“Es tanta la cantidad de basura que llega al mar por los vientos, los ríos y desde los barcos que afecta a los animales de distinta forma. El ícono mundial son las tortugas marinas que evidencian la alteración que produce la basura en la fauna con la ingesta de plástico cuando lo confunden con medusas”, advirtió Sergio Rodríguez Heredia, jefe del Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino. El biólogo señaló que el 97% de estos reptiles que llegan al centro tiene plástico en su organismo, lo que “muchas veces le ocasiona la muerte por taponamiento de la vía digestiva y alteraciones fisiológicas”.

Para 2025, por cada tres toneladas de peces en el mar habrá una de plástico

Desde la Dirección Nacional de Gestión del Agua, Débora Winter explicó que el plástico que ingieren las tortugas las lleva a la desnutrición y que además les genera un efecto de chaleco salvavidas que “les impide sumergirse para buscar alimento y eso puede derivar en la muerte o que sea fácil de capturar”. Winter señaló que la tortuga marina y el delfín franciscano son las especies más vulnerables, aunque también las aves están afectadas. Si bien aún faltan investigaciones nacionales, a nivel mundial “ya se han registrado residuos plásticos en peces, moluscos, crustáceos y se están haciendo estudios sobre cómo pueden llegar a pasar a través de la cadena alimentaria”, agregó.

El enmallamiento es otro problema que tiene la fauna marina por los desechos, en este caso de la actividad pesquera, cuando los animales pasan y se quedan enganchados. “A partir de 1985 empezamos a detectar lobos marinos que podían tener en su cuerpo hasta cinco precintos de plástico llamados sunchos que se utilizan para prensar cajas de carnadas o de pescados congelados”, recordó Juan Lorenzani, presidente de la Fundación Fauna Argentina. En Mar del Plata, donde hay una colonia de alrededor de 600 ejemplares, la organización libera entre 30 y 40 lobos por año de estos anillos que laceran su piel. “Durante una estiva muchos de estos sunchos caen al agua cerrados en forma circular, el animal pasa nadando y se los inserta de manera incidental”, ejemplificó Lorenzani.

Según el Censo de Basura Costera 2018 que realizó Fundación Vida Silvestre Argentina junto con organizaciones costeras en 16 localidades, el 80% de los residuos en las playas bonaerenses son plásticos. “Por lo general lo que encontramos es mucha basura urbana que no lleva el visitante a la playa, aunque eso también suma, sino que viene por el viento o de los pluviales”, aclaró Verónica García, coordinadora del Proyecto de Basura Marina de esa Fundación. En las ciudades mucha de la basura que está en la calle pasa a los pluviales y de ahí a ríos y mares. “En Mar del Plata estuvimos trabajando con otras organizaciones como Remadores-Playas Limpias y Surfrider y concejales para llevar un proyecto de ordenanza para evitar que los plásticos lleguen al mar a través de la retención de sólidos vía ríos o pluviales”, informó García.

El argentino promedio consume entre 42 y 45 kilos de plástico por año y la mitad son de un solo uso.

Además, Ambiente presentará en julio lineamientos nacionales para trabajar con el problema de la basura marina y los residuos plásticos. “El tema aborda todo el ciclo de vida del plástico, desde su producción sustentable, consumo responsable, la gestión de los residuos y cómo mitigamos los daños que puedan ocasionar”, detalló Agustín Harte, asesor técnico de la Dirección de Sustancias y Productos Químicos.

Según datos de la industria, el argentino promedio consume entre 42 y 45 kilos de plástico por año y la mitad son de un solo uso. “Las empresas del reciclado hoy trabajan al 50% de su capacidad porque no tienen plástico. Es un negocio sustentable, por lo que hay que trabajar más en la disposición y separación de los residuos”, concluyó Harte.

Ciudades sustentables

Según la Unidad de Ciudades Sustentables de la Secretaría de Gobierno de Ambiente, más del 50% de los municipios del país disponen los residuos en basurales a cielo abierto. Como la gestión de los residuos sólidos urbanos es competencia de los municipios, la Nación cuenta desde 2016 con el Programa Ciudades Sustentables que brinda asistencia técnica y formas de acceder al financiamiento para hacer frente a esta tarea.

Más allá del ciclo de vida y los plásticos que llegan al agua y sus efectos, “lo que hacemos es tratar de internalizar el sistema de gestión integral de los residuos, apuntamos a todas las etapas, desde la generación hasta la disposición final, que es la gran deficiencia por la cantidad de basurales a cielo abierto”, advirtió Ana Corbi, asesora en la Unidad de Ciudades Sustentables.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4843

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.