Parcialmente nublado
Temperatura:
19º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 17 de noviembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Opinión
lunes 5 noviembre, 2018

Descender a la caverna

Hoy asistimos a tiempos políticos confusos. Un Gobierno que se jacta de liderar procesos intangibles y una oposición que destella en personalismos,

por Gretel Ledo

El presidente Mauricio Macri encabezó esta mañana una nueva reunión del Gabinete nacional en la Casa Rosada. Foto: Presidencia

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia”

(Mateo 23:27)

 

Escribas y fariseos representaban la verdad absoluta e incuestionable. Casta selecta que recitaba la palabra de Dios con un mensaje de exhortación y, al mismo tiempo, el estadio de inaccesibilidad en tanto modelo social a imitar se erigía en muralla impenetrable. Jesús los comparó con sepulcros blanqueados. Impolutos por dentro, masacrados por fuera. La apariencia produce estadios de confusión. A ojos vista de los hombres la imagen externa es la pulcritud, la eficiencia, el progreso; pero al indagar en su esencia, cae por su propio peso la carencia de contenido, la no sustentabilidad en el tiempo.

Hoy asistimos a tiempos políticos confusos. Melodías signadas por la discordia. Un Gobierno que se jacta por comunicar control de situaciones desbordadas, de liderar procesos intangibles, de tomar medidas y deshacerlas apenas nacen.

Una oposición que destella en personalismos. Un pasado kirchnerista atrincherado, en silencio como a la espera de un acomodamiento de piezas que aún no llega.

Una sociedad exasperada a flor de piel. Intolerante bajo el hastío mayúsculo por la impericia dirigencial.

Un presente que resiste una lectura de coherencia y un futuro que apenas se asoma vestido de incertidumbres, desperdiciado con fecha antedatada.

Danza de las apariencias. Partituras irreproducibles. Sentados frente a una pared, encadenados en una cueva donde las sombras se proyectan reflejadas componiendo una realidad vedada, parcial de nuestro entorno. La alegoría de la caverna en la República de Platón publicado en el año 380 a.C., nos permite analizar el proceso de liberación de las ataduras de percepción que genera el encierro.

 El verdadero gobernante es quien desciende a la caverna para contar con una visión más clara de las necesidades de la sociedad en su conjunto. En la caverna, las realidades son múltiples, las demandas también. La percepción de la realidad, diametralmente diferente a la que existe fuera de la caverna, constituye un desafío magnánimo aunque no inasible para el político de turno. Sombras reflejadas. Ruidos exteriores. Lectura de una vida en clave condicionada.

El filósofo-gobernante se mueve en el mundo de las ideas. La sociedad civil en el mundo sensible rehén de verdades parciales vistas desde la lupa del encierro.

¿Puede el gobernante tomar decisiones sin bajar a la caverna? ¿Entiende de manera acabada el mundo de percepciones sociales?

La gran impotencia del político de hoy es la verdad. A la “señora verdad” la hipocresía la ningunea. Se la atiende y no se la entiende. No se la comparte, no se le ofrece la atención que necesita. O bien, se la deja de lado haciendo caso omiso. Allí, el político pasa a ser un psicópata en sus principios, en sus creencias; un autista hacia el mundo que lo rodea. No lo puede escuchar. En el peor de los casos, a la “señora verdad” se la enfrenta erigiéndose en enemigo del pueblo.

El vocablo hipocresía proviene del griego y significa engaño, fraude, mentira. Se fingen cualidades contrarias a las que verdaderamente se tienen.

El resultado: un Gobierno viviendo una realidad paralela que no desciende a la caverna, una oposición que se expresa a través de la divisoria de apetencias personalistas y una sociedad que vive en islotes incomunicados. Aún no se percató que habita un mismo suelo, una misma Nación.

En la caverna se habla con el idioma de la Torre de Babel. El Gobierno debe empezar, al menos por sentarse a la mesa con todos los comensales para intentar decodificar un lenguaje marginal que clama por ser resignificado.

 

Analista Política. Magister en Relaciones Internacionales Europa – América Latina (Università di Bologna). Abogada, Politóloga y Socióloga (UBA).

Twitter: @GretelLedo | @influenciarORG

 

 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4451

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard