domingo 13 de junio de 2021
COLUMNISTAS Elecciones en CABA
21-05-2021 23:38

El dominio de la polarización

21-05-2021 23:38

La consultora Proyección ha dado a conocer su última encuesta de opinión en CABA, dónde contra todos los pronósticos medidos individualmente el candidato más votado es un opositor frontal como Leandro Santoro.

Se trata de un estudio de intención de voto realizado entre el 8 y el 12 de mayo del corriente año. Con 599 casos efectivos relevados y un margen de error de +/-4,1.

Varias conclusiones surgen de este interesante estudio de opinión, señalaremos algunas que nos parecen relevantes dado que algunas trascienden lo estrictamente distrital.

En principio, contra la opinión dominante en propios y extraños, la Ciudad de Buenos Aires no es un distrito “blindado” por el actual oficialismo distrital, donde no existen corrientes con volumen electoral muy críticas de la modalidad de gestión y liderazgo de Horacio Rodríguez Larreta.

Diputados aprobaron el proyecto de postergación de las PASO y Generales

Por el contrario, es muy notoria la fisura por donde se filtran opciones distritales opositoras a Juntos por el Cambio, a punto que individualmente el candidato más votado del distrito es un opositor.

Una segunda gran conclusión surge de la constatación del imparable predominio de la polarización que provoca como efecto notable que sea Patricia Bullrich, encarnación del discurso “duro” de Juntos por el Cambio, la candidata mejor posicionada en las filas oficialistas, muy por encima de otras opciones moderadas dentro de la misma fuerza, como por caso el ministro de salud Fernán Quirós.

En tercer lugar, la caída vertical de la popularidad de María Eugenia Vidal a punto que ya ni siquiera en CABA resulta la candidata mejor posicionada de la coalición Juntos por el Cambio.

Notable pérdida de consenso, producto sin duda del desgaste sostenido de la figura de la ex gobernadora, sus interminables raids mediáticos y en particular de la notable derrota que le propiciara Axel Kicillof en el distrito bonaerense que asumió proporciones para muchos inimaginables, alcanzando el 52,40 % de los votos frente a tan solo un 38,28 % de la candidata de Juntos por el Cambio.

Es muy difícil volver de una derrota de semejante extensión, Vidal padece tal designio y ese punto de no retorno se muestra claramente aún en CABA, donde el dispositivo mediático que sostiene impoluta la figura de la ex gobernadora María Eugenia aún se despliega con gran fuerza y sagrada furia.

Una cuarta dimensión de análisis resulta de observar la poca trayectoria electoral del espacio “libertario”, alternativa que ocupa muchas horas televisivas y de gran despliegue en diarios y portales de Internet, pretendiendo ser una novedad frente a la política tradicional a la que considera responsable de todos los males que sacuden a la sociedad argentina, sin distingos de ningún tipo. Para la visión libertaria todos son lo mismo.

Apenas un 3,8% de la intención de voto acompaña al economista Javier Milei, un emblemático representante de este espacio “antipolítico” y “anti estatal”, que se ofrece como gran novedad al electorado capaz de superar las opciones tradicionales prometiendo incluso donar su dieta para fines benéficos.

Nada de lo que suponen está pasando en materia de opinión pública y la polarización entre las dos grandes coaliciones domina el panorama electoral en CABA, como lo hace en el resto del país.

Por último, es notable la pérdida de volumen electoral de la izquierda tradicional que representada por Myriam Bregman no accede al 3% de la intención de voto.

La que fuera en su momento una gran candidata distrital como Bregman parece haber sido asfixiada en su despliegue individual por el “techo de cristal” que impone el espacio de izquierda habitual a punto que obturó toda posibilidad de despegue a una figura que, en principio, desbordaba las fronteras de su estrecho clivaje partidario.

En síntesis, dominio de la polarización electoral en CABA con fuerte crecimiento de los candidatos más nítidos, tanto opositores como oficialistas, encarnados en las figuras de Leandro Santoro y Patricia Bullrich, con un deterioro marcado de los candidatos moderados al interior de ambas coaliciones mayoritarias.

Fracaso de las alternativas “antipolítica” y de izquierda tradicional como clara muestra de que incluso en CABA, la disputa entre dos modelos de país antagónicos, encarnados en Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, domina las preferencias electorales acaparando casi el 90% de la intención de voto ciudadano.

Una notable dinámica electoral que anticipa el tono de confrontación “a todo o nada” que signará las elecciones de medio mandato en noviembre próximo.

Mal momento entonces para terceras opciones, aún aquellas que dispongan de gran impulso mediático para su despliegue buscando fisurar la fortaleza electoral de las coaliciones mayoritarias.

*Director de Consultora Equis.

Producción: Silvina Márquez.

También te puede interesar