COLUMNISTAS
IMAGEN EN CAÍDA

Hay mucha plata

20230210_milei_asuncion_cuarterolo_g
Milei. Su imagen aun espositiva, pero no se sabe hasta cuándo. | Pablo Cuarterolo

"No hay plata”, vocea insistentemente el presidente Javier Gerardo, sin embargo, debiera vociferar “No hay plata para las familias”, las que requieren de ingresos fijos para subsistir.

A contrario sensu, “hay mucha plata” para, por caso, el pago de deuda. Concretamente en millones de pesos, 1,3 billones de pago de intereses y comisiones al 2 de febrero.

¿Notan amigos que el “préstamo impagable” que mediante un pacto delictivo el FMI concedió a Macri no era para que el ingeniero gane las elecciones? (si ganaba, mejor).

Después del pago total de la deuda con el FMI que realizó Néstor Kirchner en el año 2005, la intención desde siempre fue reinstalarse como “gendarme” del modelo socioeconómico y más hoy, en medio de un contexto internacional incierto y en fuerte disputa por la hegemonía.

Siempre sostuvimos que “las palabras son los hechos que producen”.

Vimos ya con el “Messi de las finanzas” al timón de un barco que (¡ay!) volvió a “navegar solo”

La pregunta que surge es: ¿Lograron reinstalar al FMI como el gran “driver” (si mirás hacia el siglo XXII) o “gendarme” (si te quedaste en el 45) de la economía nacional o no?

Vimos en el inicio el ejecutado al 2 de febrero y ya con el “Messi de las finanzas” al timón de un barco que (¡ay!), volvió a “navegar solo”.

Paralelamente al brutal pago de compromisos de deuda delictiva, se informó que el Gobierno ya reconoció que llevó la pobreza al 50% de la población tras su primera devaluación del 118% de diciembre.

Es muy lógico y la cuenta va para más, probablemente orillemos el 55% en el mes de junio del año 2024, para tener una referencia, serán los mismos valores de pobreza encontrados por Néstor Kirchner al inicio de su gestión en mayo del año 2001, tras la famosa “crisis del año 2001”.

Veamos un indicador representativo para obtener una pista de cómo viene en ascenso el tema pobreza.

El nivel de los salarios brutos formales (privados y públicos) al 18 de enero de 2024, según informa (por ahora) el Ministerio de Economía.

Informan oficialmente que el salario formal promedio (privado y público) ascendió bruto a $ 448.786 y neto con descuentos de ley a $ 359.036.

Sabemos que la canasta básica total (CBT) aumentó en diciembre un 27%, completó un 2023 con una suba de 225,1% y así una familia de dos adultos y dos niños necesitó un ingreso mensual de $ 495.798 netos para no caer bajo la línea de pobreza y habrá otra suba notable, cerca del 20% piso en enero.

En el mes de enero la (CBT) alcanzará de piso los $ 505.713, con lo cual el salario formal promedio en enero, cubriría el 71% de la Canasta de Pobreza. Una debacle.

Y este panorama desolador empeora si consideremos que en estos cálculos los gastos de vivienda están sub representados. Por ejemplo, un alquiler promedio para un hogar tipo hoy alcanza un piso de $ 450.00 mensuales para cualquier modalidad de vivienda, cuarto, departamento o casa y no está contemplado en el valor de la CBT.

Volviendo a los datos oficiales publicados, el promedio del salario formal público y privado de mediados de enero de 2024, cubre apenas el 72% del valor de la canasta de pobreza para un Hogar tipo 2 de diciembre de 2023, que se muestra abajo, sin considerar alquiler y en enero bajará al 71% (!).

Ni hablar de jubilaciones, pensiones, cuentapropistas y salarios informales. Solo un ejemplo, para mostrar el desastre que llega.

¿Hacia dónde va el mamífero omnívoro?

Se estima que en el mes de marzo la jubilación mínima aumentará entre 32% y 35% según estimaciones privadas.

En caso de que se respetaran esos porcentajes de aumentos de Anses para jubilados, estos pasarían a cobrar desde los $ 105.713 de mínima que tienen hoy a $ 142.712 o $ 139.541, dependiendo del porcentaje elegido.

Sin considerar los bonos estrechos y discrecionales que dará el Gobierno, ambos cálculos muestran una jubilación mínima por debajo del valor de la canasta de sobrevida para un hogar tipo del mes de diciembre. Insólito.

Lo dicho en PERFIL ya demasiadas veces: una catástrofe social se avecina.

Respecto a la imagen de Javier Milei, aún se mantiene positiva 55% pero, obviamente, la violencia del ajuste pasó la motosierra sobre el pico de imagen inicial, que lleva a los presidentes recién asumidos a casi 80 puntos de imagen. Eso no sucedió. Respecto a la gestión específicamente el ajuste de ingresos salariales y previsionales ya es vivido con niveles de rechazo cercanos al 60%. Lo que queda es a medida que transcurra la gestión, la imagen presidencial se alinee con la imagen de gestión hasta que la imagen negativa domine la figura presidencial.

En fin, sucederá lo obvio, la incógnita es cuánto demorará la caída (de imagen), estimados lectores de PERFIL.  

*Director de Consultora Equis.