6th de March de 2021
COLUMNISTAS Compromisos por la Educacion Argentina
28-09-2019 01:02

Inversión, inclusión, equidad y calidad

Luisa Brumana
28-09-2019 01:02

Casi la mitad de las niñas, los niños y adolescentes del país son pobres, y la posibilidad de ejercer sus derechos depende del lugar donde nacen y de las características socioeconómicas y laborales del hogar donde crecen. Argentina ha avanzado en las tasas de escolarización en los últimos treinta  años. Sin embargo, muchos niños, niñas y adolescentes se encuentran hoy en situación de vulnerabilidad y pobreza. Sabemos que ser pobre puede significar no asistir a la escuela, hacerlo a edad tardía, no terminarla o no acceder a una escuela que pueda asegurarles el acceso a los conocimientos básicos para su vida presente y futura. Esta es la deuda que tenemos con ellos.

En el marco del 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, que se celebrará en todo el mundo el 20 de noviembre de este año, y de las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre, nos unimos con Jorge Fontevecchia, fundador de la Editorial Perfil, y Alberto Barbieri, rector de la UBA, para redactar un documento  con la premisa de situar a la educación como motor para el desarrollo y el crecimiento: Compromisos por la Educación Argentina.

En Argentina, y aún más en el contexto actual, es necesario avanzar en la generación de consensos sobre una estrategia de corto y mediano plazo en educación, que a su vez contribuya al desarrollo del país. En esos consensos abogamos para que niñas, niños, y adolescentes sean escuchados, reconocidos, respetados e invitados a participar activamente para que todo su potencial se desarrolle y asegure su futuro.

Destaco tres puntos del documento que, según Unicef, enfatizan los desafíos más urgentes que enfrenta hoy la educación básica en Argentina y en los cuales buscamos un compromiso inequívoco de los candidatos presidenciales. Primero, invertir en educación primaria, secundaria y superior en el Presupuesto nacional y los presupuestos provinciales, asegurar la continuidad de las políticas tendientes al cumplimiento de los objetivos establecidos en las normativas vigentes y establecer metas concretas a 2030, que sirvan para medir los avances. Segundo, asegurar una educación básica, obligatoria, inclusiva y de calidad, a la cual todos acedan y de la cual egresen con las herramientas necesarias para desarrollar su proyecto de vida en este siglo XXI. Y tercero, generar políticas educativas de equidad que miren intencionalmente cómo garantizar la igualdad de acceso a oportunidades a niñas, niños y adolescentes que hoy se están quedando atrás, por razones ligadas a donde viven, su origen social, su género o sus necesidades especiales.

El documento considera clave promover una educación superior de calidad que mejore las condiciones de los y las docentes e investigadores, y amplíe las capacidades en ciencia y técnica. Esta agenda también resulta decisiva para fortalecer la educación básica. Se requieren más y mejores condiciones laborales y de formación para que todos los y las docentes puedan desarrollar nuevas habilidades para llevar al aula, prácticas de enseñanza que promuevan aprendizajes significativos y bienestar en las escuelas en el siglo XXI. Asimismo, propiciar más y mejores formas de fortalecer el vínculo entre la escuela, el mundo académico, el circuito productivo y el mercado de trabajo, procurando más becas, pasantías y convenios entre distintos actores de la sociedad asegurando calidad.

Asegurar el desarrollo de todas las niñas, niños y adolescentes del país es el principal objetivo de Unicef. Avanzar en la generación e implementación de políticas públicas que promuevan una educación de calidad, respetar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, es la única forma para concretarlo.

*Representante de Unicef Argentina.

En esta Nota