lunes 20 de septiembre de 2021
COLUMNISTAS UN TIEMPO NUEVO
21-02-2021 04:18
21-02-2021 04:18

La política y el clikismo

Vivimos un periodo de experimentación constante y no hay manuales que digan de dónde y hacia dónde vamos. El cambio que vivimos no supone la transición desde un punto A hasta un punto B, sino el tránsito de un entorno estable a uno inestable: el cambio se dirige desde un punto A hacia el caos.

21-02-2021 04:18

Malcolm Gladwell crítica el poder de la Red para influir en la política. En su ensayo “Pequeño Cambio: por qué no es posible tuitear la revolución”, contrapone la importancia del activismo político con lo que llama “clickeo”. El primero cambia al mundo en una dirección estratégica y el otro solo produce ruido efímero que no va a ningún lado.

Gladwell relata el surgimiento de uno de los movimientos emblemáticos de la lucha por los derechos civiles. En febrero de 1960, cuatro universitarios se sentaron en el restaurante de Woolworth’s en Greensboro, Carolina del Norte. Eran estudiantes de primer año en North Carolina A. & T., una universidad negra que se encontraba a una milla de distancia. Uno de ellos, Ezell Blair, dijo a la camarera “me gustaría una taza de café, por favor”. Ella respondió “aquí no servimos a negros”.

Los cuatro protestaron sentados, permaneciendo hasta el cierre del local. Volvieron al día siguiente con compañeros de la residencia universitaria, después con vecinos del barrio. La multitud creció protestando por la discriminación racial.

A fines del mes, hubo sentadas en todo el sur, hasta el oeste de Texas. Participaron unos setenta mil estudiantes, que se radicalizaron cuando cientos fueron arrestados. Se desató uno de los eventos más significativos en la lucha por los derechos civiles que envolvió al Sur durante toda una década.

Gladwell señala que, cuando sucedió, no existían correo electrónico, mensajes de texto, Facebook o Twitter, pero sí personas con convicciones de fondo. Ahora se nos dice que con las redes la relación entre la organización política y las personas se invirtió, la gente común colabora, coordina y expresa sus preocupaciones sin que nadie le organice. Años después de la movilización de Greensboro, parece que olvidamos qué es el activismo.

 

Los vínculos que crean las plataformas son débiles y aparece y desaparecen con facilidad

 

El sociólogo de Stanford Doug McAdam estudió las actitudes de los militantes y descubrió que la mayoría estaba más motivada por las relaciones personales que habían desarrollado en actividades universitarias, que por el fervor ideológico. Era más importante el grado de relación personal del participante con otra persona, que disquisiciones acerca del movimiento por los derechos civiles. El activismo político, concluyó McAdam, es un fenómeno basado en “vínculos personales fuertes”. Cuantos más amigos críticos con el régimen tenía una persona era más probable que se una a la protesta.

Contra las redes. No pasa lo mismo con el activismo asociado con las redes sociales. Las plataformas generan vínculos débiles que aparecen y desaparecen con facilidad. Twitter es una forma de seguir o ser seguido por personas que nunca se conocen. Facebook nos mantiene al día con muchos otros con los que de otra manera sería imposible contactar.

Por eso es que se puede tener mil “amigos” en la Red, cosa imposible en la vida real.

El error de quienes hacen política en la Red es creer que un amigo de Facebook es igual a un amigo real y que inscribirse en un grupo de contactos de la internet es lo mismo que pertenecer a un grupo político. Las redes sociales sirven para aumentar al número de participantes al precio de disminuir la intensidad y el nivel de motivación.

Hay otra diferencia entre el activismo tradicional y la ciber militancia: las redes debilitan o disuelven la jerarquía.

Los movimientos políticos que perduran tienen una organización vertical, mientras las plataformas son lo opuesto en estructura y carácter. A diferencia de las organizaciones políticas que tienen reglas y rituales, la participación en las redes no está dirigida por alguien que centraliza los comandos.

Las decisiones se toman de manera imprevisible porque los lazos que unen a las personas son anárquicos.

Las redes no tienen un impacto serio en la política si la gente que las usa no se interesa por un cambio sistémico y solo quiere asustar, reírse o causar sensación. En ese caso no necesita pensar estratégicamente.

A favor de las redes. Los argumentos de Gladwell enfrentan a las ideas de Clay Shirky, profesor de la Universidad de Nueva York, autor de la biblia del movimiento de las redes sociales Here Comes Everybody.

El Poder de Organizar Sin organizaciones, que habla de “la facilidad y la velocidad con la que un grupo puede movilizarse por una causa que considera correcta” en la era de Internet.

Existe en los lazos débiles una fuerza que no todos entienden. Son los conocidos, los amigos virtuales, que desestima Gladwell, no los amigos reales, nuestra mayor fuente de nuevas ideas e información. La Internet nos permite explotar el poder de esas conexiones distantes con eficacia. Ha potenciado la innovación, la colaboración interdisciplinaria, la vinculación entre compradores y vendedores, las nuevas formas de la política. Consigue que mucha gente apoye una causa siempre que no se le pida demasiado.

Vivimos un periodo de experimentación constante y no hay manuales que digan de dónde y hacia dónde vamos. El cambio que vivimos no supone la transición desde un punto A hasta un punto B, sino el tránsito de un entorno estable a uno inestable, el cambio se dirige desde un punto A hacia el caos. Las empresas y las organizaciones políticas tienen que integrar a la estrategia a largo plazo una constante experimentación sin normas rígidas. En 1996 no funcionaban las redes sociales, actualmente no podemos vivir sin ellas. Todos deben entender lo que se puede hacer con las nuevas herramientas, pero sobre todo saber que nos relacionamos con seres humanos que cambian todo el tiempo de manera radical.

Experimentar. Incorporar la experimentación al desarrollo de la estrategia, no significa que se hagan las cosas al azar sino que, además de pensar, se necesita probar, experimentar y verificar las hipótesis de manera permanente. La antigua sociedad funcionaba de manera más previsible. Había grupos de lectores que admiraban a Gabriela Mistral, se organizaban en instituciones de personas con los mismos gustos orientados por una jerarquía.

En una página de Amazon no existe una tecla que nos conecte con un grupo en el que algunos nos digan qué leer. Nos relaciona con sitios en los que colaboran usuarios que nos comunican su experiencia. Sabemos qué otros libros adquirieron quienes compraron el texto que adquirimos y exploramos una red infinita de experiencias de otras personas.

Hay un cambio en “la naturaleza del liderazgo”. Históricamente, el líder era el responsable de la organización, porque para conseguir sus objetivos era necesaria una estructura de gestión y dirección.

Hoy existen redes que permiten coordinar grupos de personas sin una estructura.

La tesis de Shirky reniega de la idea de que existe una teleología en la historia porque, aparentemente, la sociedad va hacia un caos creciente, en el que las diversidades se incrementan al mismo tiempo que se consolida una sociedad global.

Hasta el siglo pasado muchos creyeron que la política cobraba sentido por los enfrentamientos y luchas como aquellas de las que habla Gladwell. Los líderes se movían motivados por metas de largo plazo, a veces pretendidamente “universales”.

Cuando se produjo la revolución soviética, sus líderes creyeron que en pocos años llegarían a Marte para acabar con el capitalismo extraterrestre y también que la revolución se impondría en toda la tierra para convertirla en “patria de la humanidad”.  

El enorme desarrollo de las ciencias en estas últimas décadas y la irrupción de alternativas políticas y religiosas más allá de Occidente, hicieron que se relativice la idea de que Kim Il Yung era un líder inmortal de la humanidad. La revolución que avanzaba de manera incontenible hasta la caída de la Unión Soviética se esfumó.

La de que la historia iba en una dirección trascendente fue reemplazada por La aventura a la vuelta de la esquina de Pascal Bruckner y Alain Finkielkraut.

Transformaciones. Los tiempos históricos se aceleraron. Lo que antes perdía vigencia en décadas, ahora se transforma en pocos años. La polémica acerca de las economías centralmente planificadas y la libre empresa que duró tantos años, perdió sentido de pronto cuando todos los países del mundo, con excepción de Corea del Norte y Cuba, se desarrollaron imponiendo economías de mercado.

El pobrismo y el retorno a la sociedad agraria de Pol Pot que destruyó Camboya no son interesantes para quienes nos emocionamos mirando, en vivo y en directo, la llegado del robot Perseverance a Marte. Como dice Shirky necesitamos estar abiertos al cambio constante de la realidad y de las hipótesis que sirven para analizarla.

En las últimas elecciones ecuatorianas la mayoría de los analistas creyeron que el eje estaría en un enfrentamiento entre los partidarios de Rafael Correa con sus opositores, como ocurrió en la primera vuelta de 2017, cuando el 83,75% de los ecuatorianos decidió su voto por ese tema. Anticipamos en esta columna que dos candidatos nuevos, Yaku Perez y Xavier Hervas habían crecido por fuera de esa temática y podían incluso pasar a la segunda vuelta.

La mitad del país que no tomó partido en la antigua discusión decidirá quién es el nuevo presidente. Se mueve por nuevas pulsiones. Pérez y Hervas eran casi desconocidos a nivel nacional hace poco, pero tienen un futuro importante, si mantienen su novedad y no retroceden a discursos arcaicos.

El resultado de la segunda vuelta ha quedado totalmente abierto, dependerá de cómo Andrés Arauz y Guillermo Lasso puedan atraer a electores que tienen una visión del mundo novedosa.

Existe un movimiento para descalificar a Arauz argumentando que recibió ayuda económica de la guerrilla colombiana.

Más allá de cualquier otra consideración, el tema es obsoleto. Quienes quieren asustar a los electores con el fantasma de la guerrilla no toman en cuenta que acabó la Guerra Fría. Esas son cosas que quitan el sueño a quienes aún no llegan al siglo XXI.

*Profesor de la GWU. Miembro del Club Político Argentino.

En esta Nota