miércoles 07 de diciembre de 2022
COLUMNISTAS Fútbol y política

Larreta influye en los grandes con la mirada puesta en 2023

El alcalde porteño potencia su incidencia en River, donde presentó esta semana un plan de educación adaptado a deportistas de alto rendimiento. El Millonario tiene dos funcionarios del Gobierno de la Ciudad en su comisión directiva. En Racing, su cuñado Roby Martínez Álvarez consolida la relación que mantiene con el presidente Blanco. Y en San Lorenzo, promueve la candidatura de Constantino, secretario de Inclusión Social.

En público y en privado, de manera oficial y desde la informalidad, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, empezó a fortalecer su presencia en los principales clubes de Argentina, un espacio de poder siempre codiciado tanto para los halcones como para las palomas de la coalición Juntos por el Cambio. El alcalde de la Ciudad refuerza lo construido en años anteriores e intenta construir nuevos resortes con la mirada puesta en su posible candidatura a presidente en 2023.

Como parte de esa estrategia, el martes pasado protagonizó una foto que generó incomodidad en un sector del Gobierno nacional, al punto de que disparó llamadas y mensajes de WhatsApp para conocer los pormenores del encuentro. En el Salón de Usos Múltiples del estadio Monumental, el presidente de River, Jorge Pablo Brito, y Larreta presentaron RiverDar, un plan de estudios diseñado para alumnos y alumnas que se dediquen al deporte de alto rendimiento.

Con ese programa, elaborado en conjunto entre el Ministerio de Educación porteño y el club, el jefe de Gobierno apuntaló, al lado de la ministra Soledad Acuña, su discurso educativo: “Para nosotros la prioridad es la educación. Por eso, es importante asegurar que los chicos puedan terminar la escuela”, afirmó. Lo secundaban, además de Acuña, Felipe Miguel (jefe de Gabinete), Manuel Vidal (jefe de Gabinete del Ministerio de Educación), y Carlos Retegui (secretario de Deportes); y por parte del club los vicepresidentes Matías Patanian e Ignacio Villarroel, y el secretario general Stefano Di Carlo.

La foto en River con toda la gestión porteña y la dirigencia millonaria disparó llamadas y mensajes de WhatsApp para conocer los pormenores del encuentro

Mientras que en Boca la injerencia de Larreta es nula –“Boca es Macri”, le dice a PERFIL un opositor xeneize–, en River tiene dos referencias ineludibles: el titular de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), Andrés Ballota, que volvió a la tesorería del club tras cuatro años de intervalo; y Agustín Forchieri, prosecretario en la gestión de Brito y ex vicepresidente primero de la Legislatura porteña. 

Esa construcción más solapada, sin fotos que incomodan en oficinas de Gobierno, también se da en otros grandes como Racing y San Lorenzo. En La Academia, el club del que es hincha, al alcalde porteño lo une una muy buena relación con el presidente Víctor Blanco, a quien invitó a votar en las elecciones de 2017 en una carta enviada con la base de datos de la Ciudad: “Con Blanco compartimos la pasión por Racing, pero también la valoración por el trabajo en equipo. Sigamos apoyando para seguir construyendo un Racing cada día más grande”, escribió aquella vez. Blanco ganó e inmediatamente se sumó como responsable de Marketing y Comunicación del club Roby Martínez Álvarez, la pareja de Ximena Vallarino Alfaro Díaz Alberdi, hermana de Larreta por parte de la madre. En el casamiento de Roby y Ximena, Blanco y el alcalde porteño hasta cantaron juntos contra Independiente. El presidente de Racing es un equilibrista que administra tanto los intereses de Máximo Kirchner como del alcalde porteño.   

Larreta militó a Blanco y Blanco se lo retribuyó: llevó como responsable de Comunicación y Marketing al cuñado del alcalde porteño, Roby Martínez

En estos meses, Roby Martínez asomó en el primerísimo primer plano de la política nacional luego de que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner publicó un hilo de tuits con fotos de Liverpool, el equipo de fútbol en el que jugaban el presidente del Tribunal Oral Federal 2, Rodrigo Giménez Uriburu, y el fiscal Diego Luciani en la quinta Los Abrojos, del ex presidente Mauricio Macri. En ese mismo conjunto juega Roby, marcado con un círculo por CFK por su parentesco con el mandatario porteño. 

La ansiada vuelta a Boedo hizo que la relación entre el Gobierno de la Ciudad y la dirigencia de San Lorenzo tuviera, en la última década, un diálogo constante. Eso no imposibilitó, por ejemplo, que en 2019, el entonces presidente Matías Lammens se enfrentara a Larreta en las elecciones porteñas a jefe de Gobierno. 

Sin embargo, en San Lorenzo Larreta también tiene un alfil: se trata de Sergio “Chiche” Constantino, quien en los próximos días anunciará su candidatura a presidente del club por parte de un oficialismo reciclado, ya sin Marcelo Tinelli y con Lammens en retirada. Constantino es el secretario de Inclusión Social y Atención Inmediata de la gestión porteña: la persona que decide y ejecuta las políticas públicas orientadas a personas en situación de calle o que sufren algún tipo de vulnerabilidad socioeconómica.

En San Lorenzo Larreta también tiene su alfil: se trata de Sergio “Chiche” Constantino, quien en los próximos días anunciará su candidatura a presidente

Constantino asegura que Larreta ayudó y seguirá ayudando a que San Lorenzo cumpla el sueño de construir un nuevo estadio en Avenida La Plata. Es, acaso, una carta que intentará mostrar en una pelea electoral que todas las semanas genera nuevos candidaturas. Las elecciones en el Ciclón serán el 17 de diciembre. Emplazado en una zona central de la Ciudad, esos comicios serán observados con atención en varios despachos del Gobierno porteño.

En esta Nota