Despejado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 17 de julio de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / disputa bonaerense
sábado 10 agosto, 2013

Massa en la mira

El otro ataque del que no se habló. Las PASO “tapan” la crítica situación de la energía.

Foto:

Si uno se encierra en las farsescas primarias de mañana, como la multitud que se engolosina morbosamente con el crimen de Angeles Rawson desde hace casi dos meses, no sólo pierde perspectiva de su situación. También ignora, como si estuviera drogado, las consecuencias dramáticas que deberá atravesar. O padecer. Especialmente,  en el  crítico rubro de la energía, cuya salvaje crisis exponencial ni siquiera podría encontrar salida con soluciones contrarias al mitológico relato oficial. No son palabras estimar que este cuadro fuera de control, ya sin dimensión, amenaza la estabilidad económica y la vida cotidiana de los ciudadanos para los próximos meses. Nada alcanza, ni un nuevo acuerdo tipo Chevron, por firmarse y anunciarse en un par de meses, con otra empresa de origen local que teme perder una licencia estatal. De ahí la feroz interna que se vive en la administración entre los improvisados responsables de esta década  –hoy hasta tiran por la ventana las mágicas e incumplidas promesas de Miguel Galuccio–, el desasosiego de Cristina de Kirchner y la desesperación ante la  incertidumbre futura. Aunque este drama de vivir importando energía sin poder pagarla se anestesia, momentáneamente, por  el calendario electoral que empieza mañana.

Con paradojas de todo tipo, según las encuestas. Por ejemplo, con un oficialismo que mejora performances en distritos clave (Capital, Santa Fe, Córdoba, Mendoza), pero  en los cuales habrá de perder. Mientras gana,  con esfuerzo, en lugares donde antes arrasaba (el noroeste del país). Ese parece el panorama luego de octubre. Deberá restar senadores (uno o dos) y, aunque  podrá presumir de contar con más diputados que antes (no menos de cinco), ese resultado no le agregará poder: por el contrario, la oposición puede armarle un bloque que habrá de impedir la continuidad del Congreso como escribanía pública, esa feliz definición de algún adversario. En suma, podrá decir la Casa Rosada que es la primera fuerza del país, con 30 o 35% de los votos, aunque esa cifra sea un derrumbe ante el 54% de hace dos años. Lo que implica, claro, el entierro probable de fantasías hegemónicas como  “Cristina eterna”.

Queda claro, al margen de episodios sintomáticos como el de Santa Cruz –perder allí y hasta salir tercero el oficialismo significaría como si Menem y Alfonsín en el gobierno hubiesen sido derrotados en La Rioja y Chascomús– , el saldo vital de la provincia de Buenos Aires, donde un hombre de la misma estirpe (Sergio Massa) le hizo explotar el barco a la doctora, y el viaje prometido a Europa no pase del puerto de Montevideo. Curioso: allí perdieron con 37 y 38% radicales y peronistas, hoy quizás se pueda triunfar con menos del 35%; ella o Massa, quien por haber picado en punta ahora se destiñó un tanto debido al exitismo obligado de los argentinos (y sin haber denunciado un atentado con dos tiros en su camioneta en los alrededores del restaurante La Calesita, lo que también explica la impropia repulsa contra el gobernador). Más curioso es que entre los dos principales rivales, incluyendo a Francisco de Narváez, el peronismo puede pasar 80% de los votos sin que nadie haya necesitado denunciar casos de corrupción en ninguno de los competidores (no se debe apartar del paquete a Daniel Scioli) que, se supone, es una de las principales inquietudes de los argentinos (y que, en la plaza porteña, le ha deparado a Elisa Carrió un incremental volumen político). Rarezas de esa agrupación dominante.

Un dato por consolidarse en octubre, de acuerdo con estos resultados, es el siguiente: se abre quizás la fuga de voluntades y dirigentes de un sector hacia otro. Resulta difícil consentir que el cristinismo será el encargado de renovar adhesiones.

Mientras, por prevención o naturaleza, la Justicia legítima se enorgullecerá de que Amado Boudou –como otros funcionarios famosos hace pocas horas– logre pequeñas victorias judiciales en sus causas (es posible que la Cámara desestime las denuncias de su ex esposa, por ejemplo). Podrá lamentar ese núcleo político, quizás, que Norberto Oyarbide, en edad de jubilarse, reflexione sobre su futuro a partir de que algún tipo de afección lo demacró y le hizo perder kilos impensadamente, al tiempo que él ha cambiado ciertos estilos (ya no usa moñito, no se lo ve en fiestas mediáticas y mudó esos trajes oscuros de atildado origen extranjero). O que el litigio con Clarín, una semana después de los comicios de octubre, tenga una resolución de la Corte Suprema que abrirá las puertas para nuevas y vociferantes denuncias. Este tema se complementa con las sonrientes entrevistas que David Martínez, un controvertido socio del grupo mediático en Cablevisión, ha mantenido con Carlos Zannini en los últimos 45 días: vino expresamente por unas horas de Londres o Nueva York, sus residencias, dos veces, para conversar con el funcionario. Sobre este caso, obvio, también planea la reglamentación pendiente que habilita vía la Comisión Nacional de Valores a que un socio minoritario reclame una intervención estatal sobre la empresa.

Detalles, en fin, sobre la vida cotidiana, al tiempo que Guillermo Moreno modificó en parte sus acusaciones sobre la suba del dólar blue: pasó del capítulo de bancos y casas de cambio a la suposición de que el mercado lo mueve un periodista casi desconocido de un medio económico. Típico de aquel que no asume su propio fracaso. O emprender la obligatoriedad de suscribir un bono patriótico a los bancos con dólares declarados a través de un instrumento creado para blanquear dólares negros. No parece el único disparate a la hora de capturar dólares faltantes para encubrir la crisis energética –habrá que insistir: sin dimensión, exponencial–, ya que el blanqueo no prospera (al menos para la keynesiana teoría de incentivar la construcción vía Cedin) por la reserva de los posibles beneficiarios y por la multitud de restricciones impuestas, ya que, entre otros, están presuntamente impedidos aquellos que hicieron la conscripción y los profesores universitarios que han servido en universidades públicas. Algo que parece absurdo, como el veto para familiares, como abuelos o padres, hijos o nietos de esos posibles voluntarios al blanqueo.

Aunque esa prohibición no rige para los hermanos o hermanas. Una falla sin duda en la legislación, un tropiezo de evidente mala praxis, casi como continuar la tarea del poderoso secretario de Comercio sobre las tarjetas de crédito en manos de una mujer que devino de ocupante de bancos en tiempos del duhaldismo (negociadora entonces en las revueltas con Aníbal Fernández) o la función de vigilar bancos y casas de cambio por el alza del dólar blue en la cabeza de un kinesiólogo. Son de imaginar los sabrosos diálogos que van de mercados internacionales, tapering, coberturas y otras yerbas financieras al alivio de dolores lumbares.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4693

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard