martes 04 de agosto de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / opinion
viernes 10 julio, 2020

Monarquías

Parejas. Fernández y Larreta, y los “dueños” de sus espacios. Foto: Pablo Temes

La reaparición de Macri en un reportaje que le realizó Álvaro Vargas Llosa consolida la tendencia del corrimiento a la derecha del PRO, un regreso a las fuentes de cuando comenzó  con Ricardo López Murphy, siguiendo el teorema de Baglini sobre la actitud más realista que tienen los políticos cuando se acercan a tener que gobernar y más extrema cuando se alejan de poder ser gobierno. El PRO de Macri y Patricia Bullrich, si fuera por ellos solos, se encaminaría a un clásico partido de derecha que representa a un 10% del electorado, como el de Álvaro Alsogaray en los 80, el de Domingo Cavallo en los 90 y el del mencionado López Murphy a comienzo del siglo.

Alberto Fernández y Rodríguez Larreta ocupan igual posición en su constelación partidaria 

Cambiemos fue una evolución del PRO que se iba corriendo hacia el centro a medida que sus posibilidades de ganar una elección nacional aumentaban con su alianza con Elisa Carrió y el partido radical. Al revés, y en ese intercambio de subjetividades, el partido radical se iba corriendo a la derecha en su alianza con Macri llegando hoy a que el pensamiento del presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, esté más cerca del de Patricia Bullrich y este Macri que del de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

En el reportaje, Macri comenzó diciendo que durante la pandemia emerge un “populismo soft que si no se lo toma seriamente,  puede devenir en una dictadura como Venezuela”. Para agregar: “Acá lamentablemente hemos visto un gobierno que ha intentado en la pandemia avanzar sobre las libertades, sobre la libertad de expresión, el funcionamiento de la Justicia, la independencia de los poderes, la propiedad privada, pero lo que ha generado es una reacción monolítica, activa, fuerte, de la sociedad que se ha movilizado para expresarse en contra de esos abusos o avances, y lo mismo por suerte por parte de la oposición, que se ha manifestado más unida: aquello que fundamos con la doctora Carrió y Sanz está más unido que nunca”.

Pero hay otro PRO que no solo no interrumpió su evolución hacia el centro de los primeros años del gobierno de Cambiemos –2016 y 2017–, sino que la continuó y es el que tiene como representante a Horacio Rodríguez Larreta, “mi amigo”, como lo calificó en su discurso del 9 de Julio Alberto Fernández, generando todo tipo de suspicacias.

Hace ya varias semanas la revista Noticias hizo una tapa con una de las dos imágenes que acompañan esta columna, uniendo sentimentalmente al Presidente y al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a quien para remarcar su alianza en el mismo discurso del 9 de Julio Alberto Fernández llamó “gobernador”.

Es que a ambos los une el mismo problema: dos líderes monárquicos que se asumen como primus inter pares, como “dueños” del espacio político que lideran y menos como integrantes de un partido donde los liderazgos deben ser siempre circunstanciales y renovables. Mauricio Macri y Cristina Kirchner coinciden en esa actitud monárquica dentro de las coaliciones de gobierno y oposición, y representan la otra imagen que ilustra esta columna, donde aparecen en otra relación sentimental porque, al mismo tiempo de ser polos opuestos ideológicos, comparten ser esos polos y centros gravitacionales sobre los que giran los demás componentes de cada una de las coaliciones.

¿Podrá Horacio Rodríguez Larreta deshacerse de Macri sin romper Juntos por el Cambio? ¿Podrá Alberto Fernández ir reduciendo el peso específico de Cristina Kirchner y, progresivamente, ir pasándola a un papel menos activo?

Tanto comparten un mismo problema Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta que hasta el consultor estrella del macrismo, Jaime Duran Barba, sostuvo que no sería descabellado imaginar una alianza electoral entre ellos dos formando una gran coalición de centro, aunque, precavido, aclaró que no cree que eso vaya a suceder.

Pero como los faros no son el puerto del barco, sino una referencia para el rumbo de su navegación, desandar el estilo monárquico de la conducción política, que tiene una larga historia en Argentina muy anterior a Macri y Cristina, sería el primer paso para reducir la profundidad de la grieta, permitiendo que oficialismo y oposición mantengan sus identidades pero compartan ciertas políticas comunes cuya falta es una de las principales causas de nuestra decadencia.

Mauricio Macri y Cristina Kirchner también ocupan el mismo lugar en su constelación partidaria

Tanto Rodríguez Larreta como Alberto Fernández en privado se refieren con el mismo término a sus partidarios extremos, ambos los llaman “mis locos”. Los  “locos” de Larreta son los que golpean el vehículo de C5N  y agreden a sus ocupantes durante la manifestación contra el Gobierno en el Obelisco el 9 de julio. Los “locos” de Alberto Fernández son los que proponen que los ATP con los que el Estado subsidia hasta dos salarios mínimos por empleado sean convertidos en acciones de las empresas estatizando así a todas en un solo acto.

Pero se transmite la sensación de que Horacio Rodríguez Larreta precisa hacer menos concesiones a “sus locos” que Alberto Fernández, quien recurrentemente escribe tuits controversiales sobre periodistas que no coinciden con el equilibrio que transmite luego con los periodistas en privado. Probablemente sea un síntoma de la menor fortaleza de Macri sobre Rodríguez Larreta que la de Cristina Kirchner sobre Alberto Fernández.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5077

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.