lunes 06 de febrero de 2023
COLUMNISTAS opinión

Rudy

10-12-2022 23:55

En el canónico ensayo La obra de arte en la era de la reproductibilidad técnica Walter Benjamin reflexiona sobre la historicidad de las percepciones, asociando los cambios tecnológicos a los cambios de percepción. Comparaba la figura del fotógrafo a la del cirujano que recorta y suelda. La naturaleza que le habla a la cámara no es la misma que le habla al ojo.

Escribe: “En la época de la reproducción técnica de la obra de arte lo que se atrofia es el aura de ésta. (...) Conforme a una formulación general: la técnica reproductiva desvincula lo reproducido del ámbito de la tradición.”

La continua interpenetración de técnica y arte hace que la mayor reproductividad técnica de una obra modifica la relación de la audiencia con la obra. Walter Benjamin escribía su célebre ensayo en 1936 impresionado por la emergencia de la fotografía y el cine como derivado de ella y el desplazamiento que esa nueva forma de captar imágenes afectaba a la pintura y otras manifestaciones.

Casi un siglo después es la fotografía profesional la que fue desplazada por la masificación, que primero produjo la no necesidad del costo de la película (el rollo) donde grabar la imagen con las cámaras digitales, lo que hizo que una de las diez mayores empresas del mundo en 1970: Kodak, pasase a valer noventa veces menos en no muchos años. Y después, directamente con la no necesidad de cámaras a partir de que los teléfonos (¿?) celulares tienen capacidad de tomar imágenes con calidad igual, y a veces, superior que muchas cámaras.

Esta introducción viene a contribuir y reducir más autorreferencialidad al texto de esta columna, conmovido por la muerte esta semana de un fotógrafo de Editorial Perfil que representa la era de oro del foto periodismo argentino: Rudy Hanak.

La naturaleza que le habla a la cámara no es la que le habla al ojo humano

El fotógrafo más reconocido de Editorial Perfil es José Luis Cabezas, emblema de la libertad de prensa tras su asesinato en los años 90, pero una generación anterior a la de Cabezas había abierto el camino del uso de la imagen como la herramienta comunicacional de más impacto. 

En Estados Unidos el fenómeno del impacto del foto periodismo había alcanzado su cénit décadas antes, pero en la Argentina la existencia de dictaduras prácticamente ininterrumpidas desde 1930 hasta 1983 hicieron que el foto periodismo como tantas otras manifestaciones, estuvieran más amordazadas.

La foto en la que un policía corre a un fotógrafo que huye con sus cámaras colgadas tiene a Rudy Hanak como protagonista y fue tomada por otro fotógrafo de Editorial Perfil, Mario Manusia, durante una manifestación en contra de la dictadura.

Rudy ingresó a Editorial Perfil prácticamente conmigo en su fundación el segundo lustro de los años 70. Fue mi compañero de exilio cuando la dictadura militar ordenó mi arresto, logré escapar y compartíamos en Nueva York la corresponsalía de Editorial Perfil: Rudy sacaba fotos, yo escribía. 

De las notas que hicimos juntos recuerdo especialmente la de la guerra en Nicaragua entre el Frente Sandinista de Liberación y los Contras cuando pasamos una semana compartiendo las trincheras en la selva con los sandinistas. La otra foto que ilustra esta nota es la que me sacó Rudy en 1983 en la plaza central de Managua, la capital de Nicaragua durante una manifestación del Frente Sandinista cuando habíamos vuelto de la frontera donde se libraba la guerra.

Al regresar a la Argentina la democracia e iniciados los juicios por la desaparición ilegal durante la dictadura, tuve que ir a visitar el lugar donde había estado detenido –tenía el sugerente nombre de El Olimpo– y fue Rudy Hanak el fotógrafo que me acompañó y registró con imágenes todo el recorrido. 

Podría seguir con anécdotas de tres décadas de aventuras periodísticas conjuntas, pero quisiera, rindiéndole homenaje a Rudy Hanak hacerlo a todos los fotógrafos que construyeron con sus contenidos la relación que Editorial Perfil pudo establecer con sus audiencias y llegar a ser ésta que es hoy. Cada tanto escucho en un set de televisión de Editorial Perfil a camarógrafos que fueron fotógrafos extrañar la fotografía como forma de expresión. Hay mensajes que la imagen detenida aún hoy puede transmitir mejor que la imagen en movimiento.

La fotografía en revistas a diferencia de los diarios (a excepción de PERFIL por provenir de esa cultura revistera) siempre tuvo un mayor protagonismo, en todos los géneros: las deportivas de El Gráfico, las de personajes en Caras, las de moda en decenas de publicaciones, y hasta en la revistas de actualidad donde se retrató la síntesis de la banalidad de los años 90 y el menemismo con una célebre foto de María Julia Alsogaray (la significante de las privatizaciones) posando como una diva para la tapa de la revista Noticias.

Muchas formas de expresión han surgido y han desaparecido, la tragedia griega nace y fenece con esa civilización, la pintura sobre tabla en la Edad Media es otro ejemplo. La reelaboración a partir de un fotografía de una imagen que antes era uso casi exclusivo de las tapas de la revista Noticias y el diario  Página/12 hoy encuentran su vehículo de mayor difusión en las memes de las redes sociales. Lo que perdura es la transformación y los cambios técnicos que recrean las formas expresivas porque todo arte o contenido tiene un componente físico además de creativo, al cambiar el soporte se crean nuevas formas de expresión de los autores y de percepción en los públicos.

Rudy Hanak fue un gran autor de su época y de una época de la comunicación. Vaya en este recuerdo a él un reconocimiento a todos los Rudys que hicieron grande el foto periodismo nacional.