sábado 21 de mayo de 2022
COLUMNISTAS definiciones
15-04-2022 23:55

Solaperos, tituleros

15-04-2022 23:55

Semanas atrás publiqué en este espacio una columna titulada “Dejarse las canas”. Recibí comentarios de varias lectoras y casi ningún lector, lo que puso en evidencia que el tema es de particular interés para mujeres. Ese interés particular no fue lo único que se hizo visible porque, como ocurre con mucho del material en el que trabajo, hubo personas que no pasaron del título y completaron con imaginación lo que podría decir el texto. 

En su famoso abecedario, difundido a pedido de él luego de su muerte en 1996, Gilles Deleuze habla sobre la necesidad del filósofo de inventar nuevas palabras o resignificar con algunas modificaciones las ya existentes, a fin de dar soporte a las nuevas ideas que su propio filosofar trae al mundo. Para los periodistas, la filosofía es a veces un reverso perfecto de nuestra actividad porque, aunque recurramos eventualmente a neologismos, nos limitamos a dar cuenta de lo que ya ocurrió. Podemos informarlo o analizarlo llegando a hacer algún aporte novedoso, pero la construcción de sistemas de pensamiento no es parte de nuestro día a día. Quizás ese sea uno de los factores por los que tantos creen que leyendo un título alcanza para saber lo demás.  

Hace años, un amigo se refirió a quienes fingen haber leído libros a partir de su resumen como “solaperos”, palabra que yo no recordaba haber escuchado y que adopté sin vacilar dada la frecuencia de casos de este tipo. Ahora, creería que “tituleros” es la mejor manera de definir a quienes, con imaginación frondosa y más necesidad de opinar que de leer, pueden construir algo que no existe a partir de una frase inicial, como si a partir de la mirada de una persona se pudiera saber cómo son sus pies, sus manos, en fin, todo su cuerpo y, acaso, su alma. Quizás, a futuro, los textos se tornen prescindibles y los que amamos escribir debamos conformarnos con la elaboración de frases impactantes seguidas de una página en blanco.