domingo 02 de octubre de 2022
CóRDOBA ATENTADO CONTRA CFK

El empresariado local pide unidad, pero descree que surja más diálogo

Sin fisuras, el arco privado de Córdoba repudió el ataque contra la vicepresidenta. Y reclamó a la dirigencia política para que ponga un freno en la falta de diálogo. Con todo, hubo fuertes críticas a la decisión de decretar un feriado y hay voces que descreen que a partir de este episodio surjan puentes de diálogo y de nuevos acuerdos entre los referentes del oficialismo y la oposición.

04-09-2022 00:56

A las pocas horas de conocerse el ataque e intento de homicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, buena parte del empresariado de Córdoba salió a repudiar el hecho, exigir el accionar de la Justicia para un rápido esclarecimiento, al tiempo que elevaron pedidos para que la dirigencia política se embarque en un nuevo escenario de mayor diálogo, respeto institucional y consensos básicos para proteger la democracia y asegurar la paz social.

Ese abroquelamiento fue uniforme a la hora de rechazar el hecho y reclamar porque se conozcan y determinen causas y responsables, ante uno de los acontecimientos más graves de la historia política reciente de nuestro país. 

Tras esas declaraciones surgieron los primeros cuestionamientos ante el oficialismo y el descreimiento de buena parte de los privados que reconocen que es improbable que se llegue a un escenario de mayor diálogo político y social. 

En Córdoba en particular, no cayó bien la definición de un feriado nacional para el día viernes, como propuso el presidente Alberto Fernández. En algunos sectores pareció cobrar tanta relevancia como el propio ataque contra la vicepresidenta. 

Industria. La Unión Industrial de Córdoba y la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba fueron de las primeras entidades privadas es salir a repudiar el hecho: “La industria cordobesa en su día llama a la reflexión para tender puentes de tolerancia y respeto, seguir adelante bregando con dignidad por el Trabajo, la Educación y el respeto a las instituciones”, apuntaron desde la UIC. 

En diálogo con PERFIL CÓRDOBA, Marcelo Uribarren, presidente de la entidad, planteó que lo primero que la noticia generó fue estupor y una fuerte preocupación porque demostró que los principales dirigentes no están cuidados como corresponde y que se trata de una realidad que no puede ocurrir.

“Vivimos una situación crítica desde el punto de vista institucional, que permite que los ánimos estén tan caldeados, aun sin saber que ha motivado a esta persona a hacer lo que hizo. Queremos elevar nuestra solidaridad con la vicepresidenta y comprendemos el momento que debe estar pasando”, dijo y amplió: “Hay que pedir que todos los actores sociales empiecen a participar de otra manera y con una visión un poco más en conjunto, más integrada. Aunque no tengan los mismos objetivos, que trabajen todos para respetar la paz social. Creemos que eso es fundamental, más en la situación que se encuentra la Argentina. Es un día de la Industria muy especial, no es un día feliz”.

—¿Esto que pasó es, en algún sentido, un síntoma del clima social en que vivimos?
—Sí, sí. Es un síntoma que muestra cómo está institucionalmente el país, toda esta congregación que se hace en frente de la casa de la vicepresidenta, justamente pone en tela de juicio el orden institucional que genera decisiones judiciales. Hay una mezcla compleja que lleva al malestar social y que hace que por uno o por otro lado de la grieta haya una beligerancia que es inusitada y que puede motivar este tipo de acciones, sin que esto que pasó sea una acción política, pero una persona puede perder su norte alentado por esta situación.

—¿Qué imagina hacia adelante?
—Primero hay que poner un poco de calma a la situación, cualquier cosa nos lleva al hartazgo o a situaciones extremas con respecto a opiniones. Es sensato, desde lo dirigencial, que haya voces que lleven tranquilidad. La situación económica no va a cambiar, la situación es compleja, pero eso no hay que llevarlo a una situación de beligerancia mayor, es clave reflexionar en este tema. 

—¿Qué aporte puede hacer el sector privado?
—Nosotros estamos supeditados a aportar lo nuestro, trabajo, trabajo en conjunto, producto bruto, dar empleo de calidad y, desde ese punto de vista, nos parece que los actores políticos debieran apoyarse en esto para mejorar la situación económica que es fundamental para salir de esta situación.  

Comercio. En Córdoba, la Cámara de Comercio y la Federación de Comercios salieron a fijar posición tras conocerse el ataque contra la vicepresidenta. 

“Estamos convencidos de que ninguna forma de violencia puede conducirnos al logro del desarrollo y el bienestar que tanto anhelamos para nuestra sociedad argentina. Sin embargo, consideramos que la escuela y el trabajo son los espacios genuinos para la reflexión y el debate, ambos necesarios para consensuar las formas en las que lograremos una Argentina que dé cobijo y posibilidades para todos”, expresó Fedecom. 

José Viale, presidente de la Cámara de Comercio, remarcó que repudian todos los hechos de violencia, pero específicamente lo acontecido con la vicepresidenta porque expresa una actitud totalmente contraria al progreso de la paz y la concordia de la sociedad. “Llamamos a la cordura y les pedimos a los dirigentes, que aparentemente están como divorciados de la sociedad, que sean ellos los que pongan paños fríos en esta situación, en esta grieta que estamos atravesando”, dijo. 

En tanto, sobre la definición del feriado nacional apuntó: “No nos ha parecido oportuno el feriado, en general el comercio no acató. Pensamos que trabajando y generando fuentes de trabajo vamos a alejarnos de la pobreza y el desempleo. Creo que fue un hecho aislado más que una expresión de grupos de oposición o de oficialismo, me dio esa sensación. La dirigencia tiene que poner paños fríos, ahora hay que empezar a forjar la paz social”. 

—¿Piensa que eso puede pasar, a partir de este hecho?
—No sé. No tengo muchas esperanzas. 

Agro. La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias no demoró en manifestar su repudió al ataque contra la líder del Frente de Todos. En un comunicado firmado por la Federación Agraria Argentina (FAA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Sociedad Rural y Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), expresaron "su enfático repudio ante todo tipo de hechos de violencia que pretendan alterar la paz social y el normal funcionamiento en la vida de todos los argentinos, como el que sufrió la vicepresidenta de la Nación".

Las entidades instaron también a la Justicia para "que actúe con celeridad y de manera determinante para esclarecer los hechos ocurridos y llevar tranquilidad a todos los compatriotas".

Pablo Martínez, al frente de la Sociedad Rural de Jesús María, destacó: “Tiene que actuar la Justicia con celeridad. Lo que vemos mal es el feriado, no sabemos por qué se dictó. No se maneja todo en capital, tenemos un interior del país que sigue trabajando. Hay que dejar de ser unitarios y pensar en el federalismo. Se afecta mucho al interior productivo con estas cosas. Nadie desconoce lo que pasó y tiene que actuar la Justicia con todo el rigor de la ley, pero tenemos que seguir trabajando en el interior”.

Sobre el clima social actual, opinó: “Esto es un síntoma de la división y la crispación que nos lleva a tener este gobierno. Principalmente pasa por ahí, la gente está molesta porque no alcanza la plata, porque vamos a una inflación que va a llegar al 100%, porque la política en general no sufre ajustes, la política en general, no solo del oficialismo. La gente ya se cansó de la política. Los índices son cada vez peores, la política ha llevado a la crispación social que tenemos ahora”. 

—¿Imagina que es un punto bisagra para pensar el diálogo político de otra manera?
—Por parte del oficialismo no creo que cambie, van a buscar el mejor lado para seguir generando divisiones y echar culpas sin sentido. Y por el lado de la oposición esto se cambia con un acuerdo nacional de todas las líneas. La oposición tiene que trabajar principalmente por ahí y dejar de dividirse en minipartidos. Hay que llegar a un acuerdo para el año que viene y hacer una refundación. 


 

En esta Nota