sábado 28 de enero de 2023
CóRDOBA 29 AÑOS A CARGO DEL JUZGADO

Fin de ciclo: el juez Ricardo Bustos Fierro se retira y Sergio Pinto subrogará la vacante

Tiene mandato hasta el 23 de enero próximo. La Cámara de Apelaciones de Córdoba debatió la designación del reemplazante provisorio y aunque las posiciones no son unánimes, la mayoría se inclinó por el actual titular del juzgado de Bell Ville. Tras la designación, la Cámara Nacional Electoral deberá imponerle la competencia específica en la materia.

18-12-2022 00:40

Si bien no es habitual para el común de los ciudadanos, ni siquiera para quienes transitan los tribunales federales, ver caminar los pasillos al juez federal Ricardo Bustos Fierro, será difícil pensar su ausencia a partir del vencimiento de la prórroga de mandato que aprobó en 2017 el Senado nacional.

En la práctica, dejará de ejercer la magistratura el 31 de diciembre. En enero entrará en turno el juez de feria y a partir del 23 de enero pasará al estado jubilatorio. Se cerrará un ciclo de casi tres décadas en el que dejó su controvertida impronta.

El miércoles pasado la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba debatió la designación de un subrogante. Hasta ese momento, el nombre que circulaba con más fuerza para cubrir la vacante en forma provisoria era el de Alejandro Sánchez Freytes. Pero no será él, finalmente, quien quede a cargo del juzgado con mayor cantidad de competencias.

El miércoles último se votó y la mayoría se inclinó por un ‘tapado’: el juez federal de Bell Ville, Sergio Pinto.

La discusión en el órgano que tiene el poder de superintendencia para los tribunales de primera instancia de Córdoba y La Rioja fue muy intensa, según pudo conocer PERFIL CÓRDOBA.

Las posiciones quedaron enfrentadas: Abel Sánchez Torres y Graciela Montesi por un lado y Eduardo Ávalos, Liliana Navarro e Ignacio Vélez Funes, por el otro. Este último participó vía Zoom porque se encuentra con licencia médica, pero la interrumpió por un día para asistir al acuerdo de la Cámara.

Días pasados, había llegado una nota de la Cámara Nacional Electoral que se anticipaba a la situación. En la misiva, remitió las pautas para designar al juez subrogante en esa materia. El 2023 será un año atravesado por el proceso electoral presidencial.

La discusión del miércoles fue ardua. Montesi y Sánchez Torres se opusieron inicialmente a que se designara un subrogante porque la vacante aún no se produjo. Los otros tres camaristas consideraron que se podía producir el nombramiento habiendo certezas del retiro definitivo de BustosFierro, cuyo mandato vencerá en la segunda quincena de enero, máxime aún con la nota enviada por la Cámara Electoral.

Al abocarse a definir el criterio de la selección, un sector propuso un sorteo entre los jueces de primera instancia Alejandro Sánchez Freytes (JF2) y Miguel Hugo Vaca Narvaja (JF3) aunque este último fue apartado de la mayoría de las causas de lesa humanidad, por lo que su nombre prácticamente quedaba afuera. Y ahí surgió la posibilidad de un magistrado del interior, más concretamente saltó el nombre de Sergio Pinto. Entre los aspectos que se analizaron estuvo la diferencia en el caudal de expedientes pendientes de cada uno: 130.000, aproximadamente, tiene en su juzgado Sánchez Freytes y 33.000 Pinto.

Según pudo saber este medio, se realizó la votación y el juez de Bell Ville obtuvo los avales de Navarro, Ávalos y Vélez Funes. Con tres, se constituyó la mayoría para posibilitar la designación. Una vez que se protocolice el acuerdo, será comunicado a la Cámara Nacional Electoral que resolverá si le impone también la competencia en la materia específica.

En enero, en la fecha de designación, es probable que el camarista que cubra la feria tome juramento al juez subrogante designado.

Turnos. Los camaristas también analizaron quiénes quedarán de turno durante el mes de enero. La primera quincena estará compartida entre Abel Sánchez Torres e Ignacio Vélez Funes. Desde el 16 en adelante estará Eduardo Ávalos. Será el juez que concrete, posiblemente, el juramento de Pinto.

Ricardo Bustos Fierro
RICARDO BUSTOS FIERRO

BUSTOS FIERRO, EL JUEZ QUE SUPO MOVERSE AL CALOR DEL PODER Y FUE SIMBOLO DE UNA EPOCA

En un informe publicado por PERFIL CÓRDOBA en marzo de este año sobre la trayectoria de Ricardo Bustos Fierro, el juez más poderoso de la jurisdicción, una fuente consultada dijo: “No es un hombre de ideas liberales: él es neoliberal”. Si se repasan las causas que firmó y tuvieron trascendencia nacional, la definición encuentra su mejor respaldo.

A Bustos Fierro le interesaban especialmente los expedientes con controversias económicas. Ahí se movía como pez en el agua. Y allí dejó expresada su impronta ideológica y pragmática.

A continuación, un breve repaso de sus fallos más polémicos.

Ciadea. En una voluminosa maniobra de contrabando de autos, sobreseyó al entonces presidente de la firma, Manuel Antelo. Hubo idas y vueltas con la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba que revocó su decisión y ordenó el procesamiento por contrabando y evasión impositiva. Años más tarde, salvó al mismo empresario de ir a prisión.

Rebalanceo telefónico. En febrero de 1997, a pesar de dos fallos en la ciudad de Buenos Aires que suspendieron el llamado ‘rebalanceo telefónico’, Bustos Fierro declaró constitucional la potestad de las operadoras para aplicar aumentos tarifarios.

Re-reelección. En marzo de 1999, como juez electoral, habilitó al presidente Carlos Menem a participar de las internas del Partido Justicialista para procurar una segunda reelección, vedada por la nueva Constitución Nacional. El planteo, efectuado por Domingo Carbonetti y José Manuel de la Sota, le valió la venganza de Eduardo Duhalde. Le promovieron juicio político por mal desempeño y prevaricato. Fue suspendido preventivamente en el cargo y luego reincorporado a su función.

Corralito financiero
CORRALITO FINANCIERO. Bustos Fierro concedió 10 mil amparos a clientes de bancos.

Corralito financiero. Concedió 10.000 amparos de clientes de bancos. En marzo de 2004, la Cámara Federal de Córdoba elevó al Consejo de la Magistratura una investigación en su contra por caos administrativo, con sospechas de dádivas y fiestas que habrían solventado abogados de los ahorristas. Fue tal el escándalo que se llegó a mencionar una fiesta para el juzgado en el hotel Sheraton con sorteo de electrodomésticos. La fiscal (jubilada) Graciela López de Filoñuk le promovió acción penal y su par, Alejandro Sánchez Freytes, consideró que no había delito sino “desorden administrativo”.

Cablevisión. En diciembre de 2010 dictó una cautelar para suspender la aplicación de una resolución de la Secretaría de Comunicaciones de la Nación que dispuso la caducidad de la licencia de Fibertel para prestar servicios de Internet. Falló a favor de Cablevisión.

CBI Cordubensis. Fue la primera causa en el país donde hubo condenas por intermediación financiera no autorizada. El trámite comenzó en el juzgado de Bustos Fierro, en 2014, pero terminó apartado de la investigación que finalmente fu++e instruida por su par del Juzgado Federal 3, Miguel Hugo Vaca Narvaja.

Facturación apócrifa. Después de procesar a integrantes de una organización que emitía facturación apócrifa en el expediente Lafuente Sivilotti decretó la nulidad de todo lo actuado. En la causa había sido imputado el economista Nadin Argañaraz.

Negocio de la basura. Avanzó decididamente en causas contra dirigentes gremiales del Surrbac. No mostró la misma diligencia en relación a investigaciones a funcionarios municipales de Crese ni contra directivos de la privada Cotreco.

Tarifas del cable. Fue árbitro en una fuerte compulsa entre el Estado nacional y las empresas de telecomunicación en Argentina. El año pasado suspendió la aplicación del DNU 690/2020 que intentó regular el servicio y las tarifas. Inclinó la balanza en favor de las privadas.

Retenciones agropecuarias. A comienzos de este año dio trámite a una acción de amparo de agrupaciones ruralistas para pedir que el Estado deje de cobrar el impuesto a las exportaciones agropecuarias. Cabe acotar que una acción similar fue rechazada por el juez Sergio Pinto, quien asumiría en breve como subrogante en el juzgado que deja Bustos Fierro.

Sergio Pinto
SERGIO PINTO

SERGIO PINTO, EXPONENTE DE LA NUEVA GENERACIÓN, DESIGNADO POR CONCURSO

Sergio Pinto nació en Córdoba hace 52 años, vivió durante su adolescencia en Villa María donde actualmente reside su madre. Su padre fue docente y director de la escuela de Pozo del Molle, tiene dos hermanos, dos hijas y está en pareja. Ningún integrante de su familia se dedicó a la abogacía.

Estudió la carrera en la Facultad de Derecho de la UNC, de donde egresó en 1994. Antes, en 1990, había ingresado a los tribunales federales de Córdoba, con el cargo de auxiliar administrativo. Hizo toda la carrera judicial trabajando en la Cámara Federal de Apelaciones. En 2008 fue designado secretario, rol que ocupó hasta septiembre de 2016, cuando fue designado juez federal de Bell Ville.

Es docente universitario, adscripto a la Cátedra de Derechos Reales en la Facultad de Derecho de la UNC y tiene una dilatada trayectoria gremial en la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional. Actualmente, es vocal de la entidad por la Lista Bordó y fue uno de los primeros hombres en incorporarse a la comisión de Género.

En 2019 fue designado representante del Poder Judicial y el Consejo de la Magistratura ante el Eurojust para trabajar sobre un programa de crimen transnacional organizado.

Actualmente, Pinto es el juez a cargo del sumario administrativo que la Cámara dispuso iniciar al secretario penal del JF1, Facundo Troncoso. El fiscal federal Enrique Senestrari, y su abogado, Claudio Orosz, denunciaron a Troncoso por presuntos mensajes amenazantes y el uso de información judicial para intimidarlos. El proceso está en la etapa preliminar y en breve saldría el informe con las conclusiones y un dictamen habilitando el sumario propiamente dicho o descartando el procedimiento.

Se espera, tal como hizo cuando llegó al juzgado de Bell Ville, que Pinto realice un relevamiento de todo el trabajo pendiente que deja Bustos Fierro y de los recursos humanos del juzgado. El JF1 tiene, además de las competencias que posee el resto, la secretaría de Derechos Humanos, donde siguen tramitándose las causas de lesa humanidad.

Y es posible, además, que divida la semana con presencia alternada entre Córdoba y Bell Ville para atender ambos juzgados. La realización de audiencias virtuales y la firma electrónica han agilizado los procesos y se han convertido en una herramienta imprescindible, más aún en este tipo de situaciones.

 

En esta Nota