jueves 24 de junio de 2021
CóRDOBA UNA REGIÓN DEGRADADA AMBIENTALMENTE
08-05-2021 19:16

La autovía ruta 38 tiene una alternativa

08-05-2021 19:16

Una audiencia ambiental digital se está realizando desde hace un mes en Córdoba, en la que se discute la licencia ambiental y el estudio de impacto (Eisa) de una nueva ruta 38 que atraviese todo Punilla, de sur a norte, con 20 puentes para traspasar ocho cuencas hídricas del lugar, con 30% de su recorrido sobre bosques de zona roja, que obligará a desplazar a más de 40 familias y destruirá áreas de alto valor arqueológico y paleontológico.

Obra constituyente del proyecto de Corredor Bioceánico Porto Alegre – Coquimbo, una autopista de camiones de gran porte para acercar nuestros commodities a mercados de Oriente, acortando miles de kilómetros de travesía marítima.

Corredor que ingresa a la provincia desde Santa Fe, por ruta 19, llega a la Circunvalación de tres carriles, continua por la autopista a Carlos Paz, la variante Costa Azul, cruza el puente sobre el lago San Roque, atraviesa Punilla con dirección a Cruz del Eje y de allí a La Rioja y Chile.

La nueva traza de la ruta 38 figura como Proyecto MCC06: “ByPass al norte de las sierras de Córdoba” en el IIRSA.

El problema de la obra es que va a dañar profundamente una región muy degradada ambientalmente y cuyo principal indicador es el estado de descomposición del agua del lago San Roque. La falta de cloacas, el desmonte y el calentamiento global, constituyen los factores causales de la eutrofización del lago, esto significa multiplicación de cianobacterias principalmente microcistina y anabaena que eliminan toxinas muy peligrosas para la salud humana.

En marzo de 2018 el Ersep informó anabaena en el agua de barrios de la ciudad de Córdoba. En febrero de este año se cortó varios días el agua corriente de la mitad de la ciudad por exceso de cianobacterias. Y en marzo de este año el Instituto Nacional del Agua recomendó que las personas no entren en contacto con el lago por las floraciones de cianobacterias y en su monitoreo comprueba que las cianobacterias proliferan desde la desembocadura del río Cosquín, demostrando lo degradada que ya se encuentra su cuenca; cuenca que sufrirá un duro golpe si avanza este megaproyecto.

Como si esto fuera poco, el Eisa no prevé el daño en las cuencas hídricas que atraviesa, algo que reclama el Informe del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal del Conicet-UNC en el punto 8 de su documento de rechazo al proyecto. Esta obra de “venas abiertas” terminará de colapsar la cuenca del río Suquía e imposibilitará recuperar el agua de un tercio de los cordobeses.

Pero hay alternativas que el gobierno debe considerar. Pueden diagramar un recorrido desde la Circunvalación cordobesa, por ruta 9 Norte y ruta 60 hasta Deán Funes y de allí a Cruz del Eje por ruta provincial 16, que era la ciudad que debía alcanzar el “by pass” de la ruta 38; sería menos costoso y no destruiría aún más la fuente de nuestra agua.

El proyecto original tiene 144 kilómetros y un costo de casi 400 millones de dólares por Punilla. La alternativa por el norte provincial es de 188 kilómetros por el llano, mucho menos costos y con solo 44 kilómetros de mayor extensión no destruiría aún más la fuente de nuestra agua.

En esta Nota