miércoles 05 de octubre de 2022
CóRDOBA EL HUMOR AL PODER

Localizar la locura

11-09-2022 00:50

En el cierre de campaña en Marcos Juárez, el gobernador Juan Schiaretti calificó como “una locura” la idea de que si hoy su triunfa candidata, ese será el lanzamiento de su campaña presidencial. “Es como decir que si gana Verónica Crescente, yo voy a ser el director técnico de la selección nacional en Qatar”, explicó el mandatario cordobés, en una aclaración que provocó cierto escozor en ámbitos cercanos a Lionel Scaloni.

“No vaya a ser que el Gringo quiera aplicar el modelo cordobés al fútbol”, me consultó un vocero de la AFA, temeroso que esa avanzada termine con Dybala en lugar de Messi, Losada en reemplazo del “Dibu” Martínez y el “Sapito Coleoni” como DT de nuestro combinado.

Ese mismo jueves, cuando Schiaretti se esforzaba para acentuar todavía más su tonada para afirmar que los comicios marcosjuarenses sólo tienen una trascendencia local, también en esa ciudad del sur provincial se pronunciaba sobre el tema Horacio Rodríguez Larreta, quien como si enunciara una profecía de Nostradamus predijo que esta votación será importante “para cambiar la Argentina”.

Por lo bajo, militantes de la Juventud Optimista agregaron que una victoria de Juntos por el Cambio allí podría detener la inflación, impulsar la paz entre Rusia y Ucrania, suavizar el efecto invernadero, sofocar la invasión de carpinchos en el Nordelta y lograr que Justin Bieber finalmente actúe en el Estadio Único de La Plata.

Con tantos dirigentes nacionales que llegaron a Marcos Juárez para apoyar la candidatura de Sara Majorel, se agotaron las existencias de globos amarillos en los cotillones de la región y Spotify informó sobre un récord de reproducciones del tema “No me arrepiento de este amor” de Gilda.

Para contrarrestar esa avanzada que busca obtener un respaldo hacia la postulante nominada por Pedro Dellarossa, desde el Panal se desató en la región una avalancha de inauguraciones de obras que arrasó con el stock de cintas disponibles. No se entendía muy bien si las quejas se referían a esto o a las protestas de las organizaciones sociales, cuando se escuchó a dirigentes de la coalición opositora que pedían “basta de cortes”.

Pero el mandatario cordobés no podría sostener una contienda sólo contra Juntos por el Cambio, a riesgo de que lo tilden de kirchnerista y le falseen fotos abrazado con Cristina, Máximo y Víctor Hugo Morales. Para mantenerse equidistante y tensar la catapulta que le permita salir de la grieta “por arriba”, Schiaretti se unió a sus pares de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y de Santa Fe, Omar Perotti, con quienes lo unen la pertenencia a la Región Centro, el interés por la Hidrovía y… la imposibilidad de ser reelectos. Junto a ellos, energizó el reclamo de mayor federalismo a la Nación, que los escucha con tanta atención como la que pondría Manolito ante una reflexión filosófica de Mafalda.

La trascendencia de la puja electoral en Marcos Juárez compite entre los trending topics con noticias como la muerte de la reina Isabel II de Inglaterra y la investigación por el intento de asesinato de la vicepresidenta, que avanza con la identificación de la banda de los vendedores de copitos de nieve, quienes además ser imputados por posesión de armas y municiones, quizás deban también responder ante la justicia por acopio de azúcar.

Respecto de la adhesión de sus miembros a algún partido político de extrema derecha, todavía no está muy claro si son simpatizantes de la Unión Republicana, de la Asociación Cooperadora de la Escuela Normal Guillermo Patricio Kelly o de los Legionarios del Odio, una secta que se dedica a postear tuits violentos, desde insultos a periodistas hasta amenazas contra el jurado de “Canta conmigo ahora”.

Semejante ensalada noticiosa no alcanza para alimentar a quienes deambulan entre la carnicería y la verdulería, mirando las pizarras con los precios con idéntico pavor con el que se observan las cotizaciones en las casas de cambio.

Sobre todo, porque ambas tablas podrían empezar a asemejarse luego de la instauración del “dólar soja”, a la que podría seguir luego la del “dólar pepino”, el “dólar brócoli”, el “dólar perejil” y el “dólar tira de asado”. El ministro Sergio Massa viajó a Estados Unidos a rendir ante el FMI, pero todavía no se sabe si lo aprobaron o si le tocó la bolilla del déficit que es con la que siempre nos terminan bochando.

(*) Sommelier de la política

En esta Nota