viernes 30 de julio de 2021
DEPORTES Copa américa
04-07-2021 05:03

Costó, pero valió

La selección sufrió, pero sobre el final reaccionó y se quedó con un triunfo holgado ante Ecuador. El martes enfrenta a Colombia por semifinales.

Misión cumplida: Argentina le ganó 3-0 a Ecuador en el estadio Olímpico de Goiânia y avanzó a las semifinales de esta improvisada Copa América en Brasil. El próximo martes deberá enfrentar a Colombia, que en el turno previo venció por penales a Uruguay luego de empatar 0-0. 

Los primeros minutos de todos los partidos de esta Selección invitan siempre a ilusionarse. El equipo de Lionel Scaloni apabulla, agobia al rival, domina la pelota y genera jugadas claras. Es su carta de presentación permanente: acá estamos, te vamos a ganar. 

Pero eso, que empieza a ser una marca distintiva de esta Selección, se diluye invariablemente a partir de los 20 o 25 minutos. Sucedió en la primera ronda de esta Copa América, y también anoche ante Ecuador. 

En esa ambivalencia, en ese yin y yang del seleccionado nacional, hay destellos colectivos para subir a Youtube, pero también falencias que deberán corregirse. Ante el seleccionado ecuatoriano hubo al menos dos: falta de efectividad (Argentina generó mucho y erró en los metros finales) y una fragilidad defensiva --sobre todo en el juego aéreo-- expuesta en varias llegadas claras que casi terminan en gol para el equipo de Gustavo Alfaro, tanto en el primero como en el segundo tiempo.

Pero bueno, más allá de todo esto, de esa quietud que le sigue a los arranques furiosos, en la cancha siempre está Messi. Y que esté Messi implica estar en ventaja casi por default: ayer no concretó un mano a mano clarísimo que pegó en el palo, pero dio una asistencia exquisita en el gol de Rodrigo De Paul, cuando terminaba la primera parte y Argentina no pasaba por su mejor momento. 

En realidad, el mal momento se extendió a casi todo el segundo tiempo: Argentina se retrajo, sufrió la falta de marca de Leandro Paredes y companía en el medio y Ecuador le llegó por distintas vías.

Llovían centros, las pelotas pasaban cerca de los palos, Dibu Martínez tapó varias pelotas con destino de gol y Scaloni intentó cambiar ese escenario con sus primeros cambios: puso a Guido Rodríguez en lugar de Paredes y a Di María por Lo Celso. A Scaloni le salió todo bien: por Di María se llegó al segundo y al tercer gol. Angelito recuperó, se la dio a Messi y Leo se la pasó a Lautaro Martínez, que la clavó al ángulo. Y después le hicieron el foul que Messi transformó en gol por un tiro libre.

En cuanto a lo otro, Rodríguez nivela más ese porcentaje de marca y tenencia necesario para un mediocampo que muestra buen pie y rapidez, pero que a veces queda muy desconectado de la defensa. Ahí hay algo a revisar o estudiar, y que Scaloni lo reconoce partido a partido. ¿Qué pasará cuando el rival tenga más repertorio y jugadores de mayor jerarquía en ataque? Es una pregunta que podrá responderse en los próximos días: Colombia puede complicar en ese sentido.