sábado 19 de junio de 2021
DEPORTES
11-09-2010 18:30

El negocio de los barras de Central en el Mundial de Hockey

Los hinchas se benefician haciéndose cargo de parte de la seguridad durante el evento en Rosario. El rol de "Pillín" Bracamonte desde prisión. Galería de fotos.

11-09-2010 18:30

Detrás del Mundial de Hockey en Rosario, cuya final será hoy entre Argentina y Holanda, se esconde el negocio de los barra bravas... del fútbol. En efecto, la facción de la hinchada de Rosario Central, llamada "Los Guerreros", que lidera Andrés “Pillín” Bracamonte habría garantizado la seguridad de los espectadores en las inmediaciones del estadio mundialista, reveló al diario Perfil una fuente directamente vinculada a la Confederación Argentina de Hockey (CAH).

La cancha de césped sintético, donde esta tarde se disputará la final, está en la zona oeste de Rosario, a pocas cuadras del barrio Fonavi, históricamente dominado por Pillín y su gente. Y, si bien Bracamonte está detenido en la Comisaría 9ª de Rosario (luego de viajar a Sudáfrica sin permiso de la Justicia, por estar condenado a dos años de prisión), el manejo de la hinchada sigue bajo su control. De hecho, y según fuentes allegadas a la hinchada, dos miembros apodados “Cara de Goma” y “Rana” le cuidan su lugar en el para-avalancha. 

Relaciones peligrosas. De acuerdo con las fuentes consultadas, el supuesto desembarco de la hinchada en el evento fue posible gracias a una “recomendación” de uno de los principales organizadores. Quien aportó el dato desde la Confederación explicó que la empresa contratada para encargarse de la seguridad no estuvo de acuerdo en un primer momento, pero terminó aceptando cierta participación de los barras en el evento.

 

La confirmación de la presencia de "Los Guerreros" en el Mundial llegó el día del debut: el domingo 29 de agosto pasado, cerca de veinte miembros de la barra se ubicaron en la tribuna sur. Y no pasaron desapercibidos: llevaron los tradicionales bombos y alentaron como si estuvieran en la popular baja del Gigante de Arroyito. Pero no volvieron más. Al menos a las tribunas. De hecho, muchos apuestan que aquella visita –que ninguna fuente desmintió– habría marcado el principio del “acuerdo” para instalarse en las inmediaciones y controlar el estacionamiento. 

 

Sin ir más lejos, una fuente consultada por el diario Perfil, en estricto off the record, confió que la barra también estuvo merodeando el hotel Plaza Real, donde se alojan Las Leonas. Según indicó, un miembro de la delegación argentina habría “arreglado” la presencia de la barra para “darle color al evento”.


Más información, en la edición impresa de Diario Perfil.

 

En esta Nota