DEPORTES
fútbol y medios

Inquietud y polémica porque la TV Pública no transmitiría la Copa América y los JJOO

A pesar que la emisión de los partidos del Mundial de Qatar y los amistosos posteriores que disputó la Selección fueron un negocio rentable para la TV Pública, todo indica que los próximos eventos no serán parte de la grilla del canal oficial. De hecho, no transmitirán los encuentros del Sub 23 que arranca hoy en el Torneo Preolímpico que se juega en Venezuela. El argumento es el de estos tiempos: “No hay plata”. La decisión se contrapone con una ley que se promulgó en los 90 y que obliga al Estado a emitir los partidos oficiales de la Selección por televisión abierta.

20230121_javier_monte_rta_tvp_afa_cedoc_g
Austeridad. Javier Monte, presidente de RTA, es concreto: “No hay plata y no se pueden asumir riesgos”. | cedoc

Esta noche a las 20 la Selección Sub 23 debuta ante Paraguay en el Torneo Preolímpico que se disputa en Venezuela y que define las dos plazas para los Juegos Olímpicos que se van a disputar en París. El equipo dirigido por Javier Mascherano, con figuras como Valentín Barco y el Diablito Echeverry, es uno de los candidatos a clasificar. Sin embargo, los partidos que dispute el Juvenil no serán emitidos por la TV Pública, la única alternativa para mirarlos sin pagar. Y lo mismo podría ocurrir con los encuentros de Copa América y las competencias de los Juegos Olímpicos. El eslógan presidencial “no hay plata” ya salpica al deporte argentino. El que quiera mirar a la Selección, que pague los casi 10 mil pesos mensuales que cuesta el abono de DirecTV.

Lo paradójico de esta decisión es que las transmisiones del Mundial de Qatar y de los amistosos que jugó la Selección el año pasado fueron un buen negocio para la TV Pública. Además de conseguir más rating que TyC Sports, dejaron ganancias en el canal estatal. Javier Monte, presidente de Radio y Televisión Argentina (RTA), empresa que administra la TV Pública y Radio Nacional, reconoce que esas transmisiones no arrojaron pérdidas: “Ocurrió que Argentina llegó a la final y la venta de publicidad creció mucho. Ahora, si llegamos a quedar en el camino va a provocar pérdidas. Obviamente, son riesgos que un privado puede asumir. Pero si lo hace el Estado en los medios te descuartizan.”

La situación, en realidad, es de incertidumbre, como en tantos otros espacios de este gobierno. No es que desde RTA le bajaron el pulgar a las transmisiones de los partidos de la Selección, lo que en realidad proponen es emitirlos sin pagar los derechos, que corresponden a la FIFA y la Conmebol. Es decir, intervenir en el mayor negocio que manejan sin poner un peso. Suena utópico. Y con el Sub 23 no funcionó.

TV pública | Levantan programas y peligraría la transmisión del Festival de Cosquín: "No hay plata"

De esta manera, si efectivamente la Selección campeona del mundo llegara a quedar como artista exclusiva de los canales pagos, millones de personas quedarían privadas de mirar los partidos de la Scaloneta. Se estima que en el país el 75% de los hogares tiene TV por cable. Por lo tanto, el 30 por ciento restante, que representa a más de diez millones de argentinos, no podrá disfrutar de la Copa América en vivo.

Cuestiones legales. Santiago Marino es doctor en Ciencias Sociales, magíster en Comunicación y Cultura, y Licenciado en Comunicación por la UBA. Especializado en medios públicos, plantea que la decisión de no emitir los partidos por televisión abierta contradice una ley. “Hay una ley sancionada durante el menemismo que establece que todas las competencias internacionales de la Selección de fútbol deben ser transmitidas por un canal de televisión abierta, que puede ser del Estado o privado, como Canal 13 o América. Y si una señal de TV paga tiene los derechos exclusivos del evento, lo tiene que comercializar con un canal de televisión abierta”.

Además, aporta Marino, la ley de Servicio de Comunicación Audiovisual, conocida como ley de Medios, en el artículo 77 establece que hay una serie de acontecimientos de interés relevante para la cultura que obliga a que esos contenidos sean emitidos por un canal de televisión abierta, eso incluye desde el Festival de Cosquín hasta los partidos de la Selección.

Por el contrario, Monte explica que “la Ley no obliga a que la TV Pública emita los partidos de la Selección, salvo que el Estado nacional lo declare de interés y ponga el dinero. Pero seamos coherentes: primero piden que no se gaste dinero del Estado y ahora proponen que sí se gaste”.

Pero Marino insiste: “La ley del menemismo obliga al Estado Nacional a transmitir los partidos de fútbol de la Selección de varones en una competencia oficial, si no lo hacen es incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Ni la ola privatizadora de los 90 ni el instinto gerenciador de Mauricio Macri lograron sacar a la Selección de la televisión abierta. Milei está a punto de hacerlo. Sin DNU ni ley ómnibus. Por fuera de las normas vigentes y sin contemplar el tendal que deja. A su estilo: con la motosierra.