martes 22 de junio de 2021
ECOLOGíA Política ambiental
25-09-2020 09:29

Argentina se convirtió en el décimo país en ratificar el Acuerdo de Escazú

En una sesión especial en la Cámara de Diputados, anoche se aprobó la adhesión al tratado internacional ambiental, con 240 votos positivos, 4 negativos y 2 abstenciones.

25-09-2020 09:29

En una sesión especial en la Cámara de Diputados, anoche se aprobó la adhesión al tratado internacional ambiental, con 240 votos positivos, 4 negativos y 2 abstenciones la ratificación del Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, también conocido como ‘’Acuerdo de Escazú’’. El proyecto ya contaba con media sanción del Senado.

Así, pasada la medianoche de hoy, los diputados le dieron la media sanción faltante al proyecto de Ley sobre este Acuerdo. Argentina se convirtió en el décimo de la región en concretar la ratificación del Acuerdo de Escazu , y se necesita solamente uno más de América Latina y el Caribe para que entre en vigor. Se esperaba que sea Chile, pero el gobierno lo rechazó y generó polémica. 

El Acuerdo involucra a los 33 países que integran América Latina y el Caribe. Y para que efectivamente entre en vigencia, se necesita que al menos 11 lo ratifiquen. Por ahora, lo hicieron nueve: Antigua y Barbuda, Bolivia, Ecuador, Guyana, Jamaica, Nicaragua, Panamá, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, y Uruguay.

Claves del proyecto.

  1. Acceder a la información ambiental.
  2. Participación ciudadana en las tomas de decisiones ambientales
  3. Acceso a la Justicia en asuntos ambientales.
  4. Protección de defensores ambientales. Latinoamérica ocupa el primer lugar en todos los niveles de riesgo para las personas que desean proteger el ambiente —según la ONG Global Witness, solo en 2018 fueron asesinados más de 80 líderes socioambientales.

Textuales. Durante el debate previo a la votación, Leonardo Grosso, Diputado por el Frente de Todos, señaló: “Esto es un cambio de paradigma; un nuevo paradigma de democracia ambiental se viene a establecer en América Latina a partir de este proyecto de ley, y es el primer paso que damos en esa dirección”.

La Diputada Gabriela Cerruti (Frente de Todos), también dijo: “Necesitamos que se apruebe este acuerdo y que se cumpla, necesitamos que no sigan matando a los luchadores por el ambiente en Latinoamérica, pero necesitamos que, sobre todo hoy, ya o mañana, discutamos el modelo de producción o el modelo de consumo que nos ha llevado a esta situación” 

Por su parte, la diputada Brenda Austin (UCR),señaló: “Uno de los objetivos centrales de Escazú es luchar contra la persecución de defensores ambientales. Efectivamente América Latina ostenta el triste récord de haber sido la región del planeta donde en 2019 se produjeron la mayor cantidad de asesinatos de líderes ambientalistas. (...) Este acuerdo es una propuesta para nivelar el acceso a los derechos que implica para algunos estados el rediseño institucional de sus leyes y, para otros como el nuestro, la necesidad de reforzar y tomarnos en serio todos los marcos normativos que ya tiene nuestro país”.

Camila Crescimbeni, Diputada por el Pro, sostuvo: “Sabemos que Escazú es un primer paso en el camino hacia una reactivación verde que tenga en cuenta el desarrollo sostenible, pero que no es el final ni la consolidación de un trabajo que tenemos que seguir haciendo a través de los distintos gobiernos, a través de los distintos espacios políticos. Porque defender el ambiente es una política de estado”.

La Diputada Josefina Mendoza (UCR), también agregó: “Necesitamos más Escazú. Porque Escazú es consenso y no es grieta; porque Escazú es acceso a la justicia y a la información pública, y la información pública es un derecho humano”.

Juventud. El Acuerdo contó con diferentes campañas promovidas por una mesa de trabajo de diferentes organizaciones socioambientales con el objetivo de su ratificación, con un papel muy fuerte que tuvo la juventud. “Celebro este Acuerdo como el inicio de un nuevo paradigma en cuando al abordaje de las temáticas socioambientales en la región en donde ninguna decisión pueda desvincularse de los intereses de la población, apuntando a un desarrollo más justo, sostenible e inclusivo, donde el derecho a un ambiente sano no sea un privilegio de unos pocos”, agregó Ariana Krochik cofundadora de la ONG Consciente Colectivo.

Ahora solo resta la firma del presidente y el posterior depósito del instrumento de ratificación ante las Naciones Unidas.

En esta Nota