3rd de March de 2021
ECOLOGíA #ArgentinaNoDescarta
09-12-2020 19:23

Busca aprobarse proyecto de ley para la reducción de plásticos de un solo uso

La iniciativa ya fue aprobada en la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente y se espera que se trate en Diputados antes del 3 de enero del 2021, fecha en que finaliza la prórroga de sesiones ordinarias.

ECO HOUSE
09-12-2020 19:23

Cientos de organizaciones, colectivos y ciudadanos piden que la Ley Nacional para la Eliminación Progresiva de los Descartables Plásticos obtenga el dictamen necesario en la Comisión de Presupuesto y Hacienda para que sea tratada en Diputados antes de que finalicen las sesiones ordinarias, el próximo 3 de enero del 2021.

La iniciativa, que ya fue aprobada por unanimidad en la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente, tiene por objetivo establecer presupuestos mínimos de protección ambiental para la regulación, reducción, sustitución y prohibición de manera progresiva de productos plásticos de un solo uso, a fin de prevenir y reducir el impacto en el ambiente y fomentar la transición a una economía circular.

Desde 2018 hasta ahora, fueron alrededor de 9 los proyectos presentados en Diputados para regular el uso de productos plásticos descartables en Argentina. Luego de varios meses de trabajo en la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente, finalmente se logró crear un proyecto unificado de ley nacional que tomó como base el proyecto de la Diputada Brenda Austin (UCR) y sumó los proyectos de Leonardo Grosso (FdT), Horacio Pietragalla (FdT), Antonio Carambia (Acción Federal), Ezequiel Fernández Langan (JxC) y el actual ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié.

Respecto a la problemática que busca resolverse mediante la aprobación de este proyecto,  la Diputada Brenda Austin sostuvo: “la contaminación por plásticos es un desafío ambiental que requiere acción inmediata. Todo el plástico que desechamos, nos vuelve. Micropartículas y pedazos diminutos entran en nuestros ecosistemas y contaminan nuestra comida, agua y aire. Se calcula que comemos 5 gramos de microplásticos por semana: el equivalente a una tarjeta de crédito. Somos los responsables de este problema, es momento de que seamos la solución”.

Otras alternativas.

El proyecto unificado no solo busca reducir progresivamente la utilización de plásticos de un solo uso sino también promover procesos de sustitución por alternativas reutilizables o biodegradables. La normativa contempla productos como bolsas no reutilizables, vajillas y utensilios, hisopos, envoltorios y productos con destino sanitario, a la vez que propone implementar también acciones para avanzar hacia una desplastificación en las dependencias del Estado.

Según el texto, la autoridad de aplicación será el organismo de mayor jerarquía con competencia ambiental que determine el Poder Ejecutivo, y las acciones de monitoreo y sanción serán coordinadas entre Nación, provincias y municipios. También será atribución de dicha autoridad promover la investigación científica para el desarrollo de materiales no contaminantes que permitan reemplazar a los plásticos.

Además, la ley crea el “Régimen para la reconversión productiva de MiPyMEs productoras e importadoras de productos plásticos de un solo uso”, con diversos incentivos como contrataciones por parte del Estado de insumos alternativos para sustituir los plásticos y líneas de crédito para financiar la reconversión.

La problemática de los plásticos descartables. Los plásticos de un solo uso son aquellos que se descartan inmediatamente después de ser utilizados. Poseen un diseño que contempla una vida útil breve, un descarte rápido y un paso por el ambiente muy largo. En promedio, se calcula que este material tarda entre 150 y 500 años en desintegrarse, mientras que su tiempo de vida útil es de no más de 30 minutos.

Situación mundial

En este contexto, la situación mundial es preocupante ya que la producción de plásticos sigue en aumento y los expertos todavía no saben si hemos llegado a su pico o no. En 2018 se estima que se produjeron 359 millones de toneladas métricas en todo el mundo. Estas cantidades, su fácil dispersión y su lento proceso de degradación convierte al plástico en el enemigo número uno de mares y océanos.

Los plásticos representan el 85% de la basura marina. Cada año arrojamos 8 millones de toneladas de este material a los mares y océanos. Esto equivaldría a 348 ballenas australes adultas o el equivalente en peso a 268 Congresos de la Nación por año. Si no cambiamos nuestros hábitos de consumo y nuestras prácticas de gestión de residuos, se calcula que para 2050 habrá más plástico que peces en los océanos” expresó al respecto Austin.

Reducir el uso y el impacto que los plásticos tienen sobre los ecosistemas y la salud de las personas es responsabilidad de todos y todas. Sus efectos, aunque a veces imperceptibles, son devastadores.

La producción y consumo actual de productos a base de plástico es insostenible. Pero esto no significa que no se pueda cambiar. El plástico es un gran aliado para muchas cosas, es un material  durable y ha ayudado a la industria en muchísimas formas. Por tanto, deviene la conclusión que el problema en sí no es el material sino el uso que hacemos de él. 

Cambiar nuestra relación con el plástico es cada vez más urgente y necesario: debemos reducir la cantidad que consumimos, especialmente en plásticos de un solo uso. Luego, debemos enfocarnos en su reutilización cuando se pueda y finalmente en su reciclado. En esta línea, apoyar y pedir por una pronta sanción de este proyecto es clave en el camino hacia un desarrollo más sostenible. ¡Sumate a la campaña #ArgentinaNoDescarta!

En esta Nota