miércoles 06 de julio de 2022
ECOLOGíA Ecología moderna

Contaminación ambiental digital: ¿qué es y cómo podemos reducirla?

La energía que consumimos a través de nuestros dispositivos móviles y computadoras, al igual que los desechos electrónicos son algunos ejemplos. Tips para reducir nuestro impacto.

15-12-2021 16:00

Una de las caras de la contaminación ambiental digital es el desecho de artefactos electrónicos que han concluido su vida útil porque se rompieron y no los reparamos, o por la famosa obsolescencia programada. Gran parte de las piezas de estos artefactos pueden ser reutilizados pero cedemos a la presión del consumo y terminamos comprando otro nuevo. Una alternativa, la más barata y sustentable, es la de reparar. La otra es enviarlo a un punto de reciclado.

La falta de información sobre qué hacer con esos objetos ni que nos enseñen y alienten a gestionar la basura electrónica, hace que acumulemos estos artefactos en casa sin saber qué hacer con ellos o en el peor de los casos que terminen en la basura común. 

Sólo el 5% de la basura electrónica de Argentina se recicla.  Existen algunos  proyectos que buscan paliar este tipo de contaminación reciclando

Contaminación silenciosa

Existe otra clase de contaminación digital que ignoramos y es la energía que consumimos a través de nuestros dispositivos móviles y computadoras.  Solo los correos electrónicos, los mensajes de voz, texto y fotos que enviamos por mensajería consumen una gran cantidad de energía generando una contaminación silenciosa. Además, el uso corriente que hacemos de Internet también tiene sus consecuencias. Los servers que almacenan nuestra información ocupan espacios inmensos y generan tanto calor que se necesita refrigeración para que se mantengan en condiciones.

¿Cómo contamina un correo electrónico?

Es complejo calcular cuál es la contaminación que produce un email por ejemplo, pero hay estimaciones posibles, acá podés “jugar” y descubrir tu huella de carbono. Pero para comprender un poco mejor hay que tener en cuenta desde los aparatos que adquirimos (computadoras, tablets, etc), la energía que consumimos, los routers y servidores a disposición para que podamos hacerlo. 

La energía se genera con fuentes renovables y no renovables, y  todavía utilizamos energía que proviene de restos fósiles que ocasiona gases de efecto invernadero. Cuanta más actividad digital tengamos mayor será nuestro consumo, por eso cuanto más almacenemos información digital, más grande será nuestra huella.

 

¿Qué podemos hacer para reducir nuestro impacto?

  • Mantener limpia nuestra bandeja de correo. Borrar mails que nunca leíste, spam, correos viejos que ya no son útiles, desuscribiéndote de newsletters que nunca leés disminuís muchísimo tu huella de carbono digital.

  • Eliminar cuentas de correo sin uso. Por alguna razón tenemos varias cuentas de correo, pero con el tiempo algunas dejamos de usarlas hasta olvidamos que las tenemos, al final solo están ahí para generar basura digital.

  • Evitar enviar y reenviar correos innecesarios. ¿Cuántos correos enviaste haciendo click en la respuesta predeterminada de gmail sólo por costumbre?

  • Borrar apps que no utilicemos. Varias las tenemos instaladas en más de un dispositivo pero solo las utilizamos en uno, incluso es probable que olvidemos algunas apps que tenemos. En la configuración del celular, por ejemplo, es posible chequear hace cuánto no ingresamos a cada una, eso nos ayudará a poder elegir cuál conservar y cuál no.

  • Limpiar la galería de imágenes y videos. Antes de limpiarla incluso, una buena estrategia es evitar tomar fotografías de absolutamente todo. Es difícil porque es parte de cómo nos comunicamos hoy, pero es posible hacerlo. Luego podemos optar por archivar nuestros recuerdos favoritos en algún soporte en la nube y un disco externo de respaldo. Cada imagen que tomamos podemos tenerla duplicada o triplicada sin darnos cuenta.

  • Limpiar los archivos que enviamos. Limpiamos nuestro correo de mails recibidos, limpiamos la memoria del celular, pero hay archivos que ni siquiera sabemos que se guardan. Por ejemplo en el celular hay carpetas con todas las notas de voz, texto y archivos multimedia que enviamos. 

  • Destinarle un tiempo específico al chequeo de correos y mensajes. Entrar a cada instante suma clicks que generan polución digital innecesaria.