25th de February de 2021
ECOLOGíA #DeforestaciónCero
08-02-2021 15:58

Lanzan una campaña para frenar los desmontes en Argentina

Somos uno de los diez país que más destruye sus bosques. Greenpeace pide que se prohíba y penalicen los desmontes e los incendios forestales.

Agustina Grasso
08-02-2021 15:58

En las últimas tres décadas, se perdieron cerca de 8 millones de hectáreas y somos uno de los 10 países que más destruyen sus bosques. Según Greenpeace, las principales razones son el avance de la frontera agropecuaria (ganadería y soja), los incendios forestales y los desarrollos inmobiliarios. Y el 87% de estos desmontes sucedieron en el parque chaqueño, el segundo foco de deforestación más grande de Sudamérica después del Amazonas

"Estamos en una emergencia climática, sanitaria y de biodiversidad. Más desmonte significa más cambio climático, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más desaparición de especies en peligro de extinción y más enfermedades".

Si bien existe la ley de bosques, "las multas no son suficientes para desalentar incendios intencionales y desmontes ilegales y, a su vez, los responsables rara vez son obligados a reforestar. En muchos casos, resulta evidente la complicidad de los funcionarios", plantean desde la sede argentina del organismo internacional.

Por eso, lanzaron una petición en su web que solicita que prohíban y penalice los desmontes y los incendios forestales. "Destruir bosques es un crimen y no podemos perder ni una hectárea más".  

La organización ecologista difundió su informe anual de deforestación en el norte argentino, el cual advierte que, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia de Covid-19, durante 2020 la deforestación fue superior al año anterior.

Acuerdo con China y cuarentena

Por su parte, Greenpeace reclamó que en el país se producen cerca de 600.000 toneladas de carne de cerdo por año, principalmente en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, pero que el acuerdo con China implicará la instalación de 25 granjas industriales en Santiago del Estero, Salta, Chaco, Formosa y otras provincias del norte con el objetivo de exportar 900.000 toneladas de carne porcina en cuatro años.

"La instalación de granjas de cerdos en las provincias que más deforestaron durante las últimas décadas generará aún más presión sobre los bosques, porque aumenta la demanda de maíz y soja para alimentarlos", agrega Greenpeace, que lamentó: "No hay límites para los destructores de nuestros bosques. Mientras nos quedamos en casa para frenar el coronavirus, la ambición de empresarios agropecuarios (ganadería y soja transgénica) continúa.

En esta Nota