domingo 01 de agosto de 2021
ECOLOGíA Argentina en llamas
14-10-2020 12:11

Para abordar la problemática de los incendios se necesita un marco legislativo acorde

La correcta implementación de la Ley de Bosques, la sanción de una Ley de Humedales y el proyecto que busca reformar la ley del Manejo del Fuego son algunas de las herramientas que podrían garantizar políticas de Estado más sostenibles.

14-10-2020 12:11

Durante los últimos meses se ha hablado de terribles incendios en Argentina; muchos aún continúan activos en múltiples puntos del país. Los focos más fuertes se han presentado en las provincias de Córdoba, Entre Ríos, Río Negro, Corrientes, Santa Fé y Santiago del Estero, y la cantidad de hectáreas afectadas entre el 1 de enero y el 13 de octubre del 2020 asciende a 769.732, según el informe más reciente del Servicio Nacional de Manejo del Fuego. Allí mismo se señala otro dato alarmante: el 95% de los incendios forestales son producidos por intervenciones humanas.

Entre las principales causas se menciona la preparación de áreas de pastoreo con fuego; en menor medida, se señalan las fogatas, las colillas de cigarrillos mal apagadas y el abandono de tierras. Esto se agrava tomando en cuenta que hoy las condiciones climáticas exacerbadas son cada vez más frecuentes: en particular, los factores climáticos que inciden en la propagación de las llamas son la falta de precipitaciones, las temperaturas elevadas, el bajo porcentaje de humedad, las heladas constantes y los vientos fuertes. Finalmente, la baja histórica del Río Paraná ha empeorado gravemente la situación general.

¿Quiénes están detrás de los fuegos? Los expertos acuerdan que una de las principales causas de incendios es la quema de pasturas, práctica ampliamente difundida en el sector agropecuario para renovar los pastos para el ganado. Se suele realizar previo al comienzo de la primavera para propiciar el crecimiento de pastizales jóvenes, y suele ser una actividad regulada que también cuenta con protocolos elaborados por los distintos municipios; sin embargo, cuando se realiza por fuera de estos protocolos o se descontrola por factores climáticos como está sucediendo ahora, se convierte en un problema.

Otra de las causas más controversiales se relaciona estrechamente con la especulación inmobiliaria. En este sentido Cristian Schneider, biólogo cordobés, investigador y docente afirma: "los incendios en Córdoba son intencionales. Comenzaron en el mismo momento, en diferentes puntos, cerca de caminos. Hay grupos inmobiliarios que pretenden lograr un cambio en el uso del suelo y, ante la ausencia estatal, lo van consiguiendo a fuerza de incendios".

En Córdoba, queda menos del 3% de bosque nativo en buen estado de conservación

Ley de Bosques y Ley de Humedales. A finales de 2007, el Congreso Nacional aprobó la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, más conocida como la Ley de Bosques. Entre muchas otras cosas, esta Ley establece que las provincias deben realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos (OTBN) a través de un proceso participativo que categoriza los usos posibles para las tierras boscosas, zonificando los bosques en tres categorías tipo semáforo, abarcando desde una categoría que permite el uso sostenible de la tierra (verde) hasta una de máxima conservación (roja). 

A 13 años de su sanción, la Ley de Bosques aún se encuentra con muchas limitaciones para su pleno cumplimiento. En este sentido, desde la Fundación Ambiente y Recursos Naturales se realizó un informe identificando los siguientes aspectos:

  • La desfinanciación sistemática de la Ley: desde su sanción, nunca se le ha asignado el presupuesto que establece la norma.
  • Dificultades en los procesos de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, debido principalmente al incumplimiento de plazos predeterminados por la Ley y fallas en la participación ciudadana requerida.
  • La persistencia de la deforestación ilegal. En 2018 el 50% de la deforestación fue en zonas rojas o amarillas, evidenciando que parte de la pérdida de bosques nativos responde a prácticas ilegales.

A raíz de los incendios descontrolados que ya han acabado con un número alarmante de hectáreas en lo que va del 2020, desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible se difundió hace unas semanas un borrador de modificación de esta Ley. En un intento por detener el avance sobre los bosques nativos, entre sus principales cambios busca modificar las categorías  del OTBN y definir el desmonte ilegal como delito penal. Si bien este último punto podría constituir un aspecto interesante a evaluar, y tomando en cuenta que solo se trata de un borrador hasta el momento, las organizaciones de la sociedad civil entendemos que este no es el momento de abrir a debate parlamentario una Ley que fue fruto de la participación popular y que, a pesar de sus limitantes, es una gran herramienta para proteger estos ecosistemas. Por el contrario, creemos que en esta instancia el gobierno debe abogar por el pleno cumplimiento de la norma vigente, comenzado por la adjudicación del presupuesto que le corresponde según la propia Ley.

Fuego sin control: más de 190 mil hectáreas perdidas por los incendios en Córdoba

Otra herramienta legal frente a la situación actual es la Ley de Humedales. Tomando en cuenta que desde 2013 se han presentado diversos proyectos para proteger estos ecosistemas y nunca se pudo sancionar una norma en ese sentido, diversas organizaciones socioambientales encabezadas por la iniciativa #LeydeHumedalesYa, enviaron una carta al Presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano reclamando por la generación de un texto unificado de Ley de Humedales para avanzar con celeridad el proceso hacia una media sanción en Diputados en este 2020.

Desde el seno de la sociedad civil se celebran las diversas iniciativas legislativas que tienen como fin abordar la problemática de los incendios como el proyecto que busca reformar la Ley 26.815 del Manejo del Fuego para que no se pueda cambiar el uso del suelo en zonas afectadas por los incendios; sin embargo, se reconoce también que aún faltan herramientas para abordar el problema de fondo. En este marco, la correcta implementación de la Ley de Bosques y la sanción de una Ley de Humedales son algunas de las herramientas que podrían garantizar políticas de Estado más sostenibles y tendientes a la protección y preservación de ecosistemas vitales, y no soluciones cortoplacistas que intenten tapar el sol con un dedo.

El cambio de paradigma es necesario y urgente. Necesitamos revincularnos con la naturaleza y entender que dependemos de ella; necesitamos ser cada vez más los ciudadanos y ciudadanas que ejercemos presión sobre sectores poderosos como el agro o el inmobiliario, en pos de un cambio hacia un futuro más sostenible para todos y todas.

La naturaleza ya ha dado sobradas muestras de lo que necesita. ¿Estaremos a la altura de sus expectativas?

*ECO HOUSE es una asociación civil sin fines de lucro cuyo objetivo principal es promocionar el desarrollo sostenible a través de la educación, el voluntariado, la política y la certificación ambiental.

En esta Nota