viernes 24 de septiembre de 2021
ECONOMIA Finanzas personales
01-09-2021 19:19
01-09-2021 19:19

Conceptos clave y alternativas para entrar al mundo de las criptomonedas

Argentina es uno de los países con más usuarios -más de 400 mil- en el negocio de las criptomonedas. La llave para acceder a la economía digital está en la información.

01-09-2021 19:19

Con más de diez años en el mercado, las criptomonedas son más una alternativa viable que una novedad para una gran parte de la sociedad que busca su espacio dentro del ecosistema de la economía digital. Poco a poco, las finanzas se diversifican y las instituciones se adaptan a los desafíos de convivir con una red de plataformas que plantean un mundo financiero más democrático y expansivo.

Las finanzas descentralizadas -DeFI, por la abreviatura de Decentralized Finance- son sistemas financieros sin intermediarios institucionales. Se trata de transacciones totalmente transparentes que no dependen de un ente que controle. Es tan sencillo como pensar en una red de información abierta, disponible para que cada usuario decida qué hacer con su dinero.

Cuba sienta bases para legalizar transacciones con criptomonedas

Argentina es uno de los países con más usuarios -más de 400 mil- en el negocio de las criptomonedas. Inversores, usuarios curiosos y grandes empresarios indagan en este universo y también proponen opciones para quienes recién empiezan a invertir.

¿La clave? En una sociedad que tiende al aprendizaje autodidacta y a la autogestión, la llave para acceder a la economía digital está en la información. Si entendemos de qué hablamos cuando hablamos de criptos, el paso a dar para estar dentro del juego será mucho más cómodo y menos arriesgado.

¿Cuáles son las opciones para entrar en el universo cripto?

Las criptomonedas son divisas digitales que se comercializan a través de plataformas, billeteras virtuales o bien en operaciones entre usuarios. Estas divisas, producidas por “mineros”, están construidas sobre un software de código abierto llamado blockchain (cadena de bloques).

La actividad minera es una forma de participar del negocio, que consiste en la generación de nuevos bloques a través de la resolución de problemas matemáticos. Como el algoritmo de cada criptomoneda es único, la actividad minera también es diferente para cada divisa.  A través de la minería no se crean nuevas monedas, sino que entran en circulación parte de las divisas previamente establecidas.

En el caso de Bitcoin -la primera criptomoneda, creada en 2009- ejercer la minería implica validar y registrar las transacciones en la cadena de bloques, un ejercicio complejo que no es accesible para cualquiera. Cada vez que un minero resuelve el problema y valida un bloque, recibe una recompensa en bitcoins. Cabe recordar que actualmente hay en circulación más de 18 millones, siendo 21 millones la cantidad máxima de bitcoins que se pueden emitir.

Criptomonedas: la necesidad de regular para innovar en valores tokenizados

Por fuera de la compleja actividad minera, la forma más habitual para adquirir criptomonedas es la compra y venta -trading- a través de empresas Exchange o plataformas de compraventa donde cada usuario interactúa con los demás usuarios que invierten en la economía digital. Otra opción, más cercana para quienes están acostumbrados a la compra y venta de dólares u otras monedas internacionales, es la interacción F2F -cara a cara- entre usuarios, es decir, la coordinación entre personas para confirmar la transacción personalmente y con dinero físico. En estos casos, el dinero puede depositarse en billeteras digitales o bien en una cuenta bancaria.

¿Cuántas criptomonedas existen?

La cantidad de divisas digitales disponibles cambia día a día. Al tratarse de un código abierto, constantemente nacen nuevas criptomonedas en el universo virtual, pero no todas cuentan con el mismo nivel de fidelización y confianza por parte de los usuarios. Entre las más populares existen dos tipos de criptomonedas: las stablecoins y las altcoins.

Las primeras se llaman así por su característica de ser más estables al estar atadas al valor del dólar estadounidense, o bien dependen del valor de un recurso en específico, como por ejemplo, el petróleo. USD Coin, USDT o DAI son algunas de las stablecoins más populares.

Por el contrario, las altcoins, monedas como Bitcoin, son independientes al valor de cualquier moneda. Su precio depende de su capitalización en el mercado o del valor total de las monedas en circulación. Es decir, la legitimidad de las altcoins depende más de la fidelidad de la comunidad participante del negocio que de entes financieros como pueden ser las entidades bancarias de los diferentes países.

Como es lógico, por su antigüedad y la confianza que genera, la moneda más confiable y mejor cotizada es la Bitcoin, seguida por la Ethereum, la Chainlink o la Dogecoin, que a diferencia de la primera criptomoneda no tiene una cantidad límite de emisión, lo cual la convierte en una divisa aún más volátil que las demás.

Las criptomonedas modificaron la forma en que vemos el dinero, nos obligaron a investigar y conocer más acerca de los gastos y beneficios, es decir, a prestar atención a la forma en que gestionamos nuestras finanzas personales. Esta característica hace que el mercado de transacciones digitales sea mucho más versátil, permitiendo a los usuarios obtener beneficios como mayor retorno de inversión, mejores facilidades de pago y excelentes porcentajes de ahorro frente a la forma de transacción tradicional.

* Responsable de Blockchain & Cryptocurrencies en SeSocio,

También te puede interesar