Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 14 de octubre de 2019 | Suscribite
ECONOMIA / NUEVO AUMENTO y acumula 70% en el año
sábado 3 noviembre, 2018

Buscan que las naftas absorban ahora la devaluación y suban menos en 2019

El Gobierno da luz verde a las petroleras para que completen más incrementos hasta fin de año. Sin saltos en el dólar o el crudo, en año electoral se ajustarían solo con la inflación.

por Nicolás Gandini

TERMOMETRO. Ayer hubo colas en estaciones de servicio de los que quisieron anticiparse al aumento. Foto: cedoc
sábado 3 noviembre, 2018

Pese a que la cotización del dólar retrocedió en octubre un 12%, las petroleras vuelven a aumentar esta semana el precio de los combustibles, tal como viene sucediendo los primeros días de cada mes. Esta vez quien primero movió la referencia en surtidores fue Axion Energy, la empresa del grupo Bridas, que ayer incrementó hasta un 7% el precio de las naftas y gasoil. A las cero horas de hoy la siguió la anglo-holandesa Shell, ya controlada por la brasileña Raízen, que actualizó sus pizarras con un alza promedio del 4,8% en sus estaciones en la Ciudad de Buenos Aires.

YPF, el mayor jugador del mercado con casi un 60% de participación, estaba, al cierre de esta edición, a la espera de que la Secretaría de Energía eleve el precio del biodiésel que se mezcla con gasoil para no quedarse corto con la remarcación en surtidores, como sucedió en agosto. Podría aumentar sus pizarras durante el fin de semana.

El litro de la nafta súper de Shell trepó hasta los $ 39,87; tres más que el precio medio de YPF ($ 36,76) en Capital Federal. Axion, por su parte, aumentó un 5% –hasta los $ 38,33– el importe de la gasolina que más consumen los automovilistas.

El objetivo del Gobierno y las petroleras es el mismo: conseguir compensar todo el aumento del dólar y el petróleo de este año en los surtidores para que, de esa forma y si no hay sorpresas, en el 2019 electoral solo haya aumentos en línea con la inflación.

Naftas: Axion subió un 8% sus precios y podría haber incrementos similares en las otras empresas

Dinámicas. Con la suba de sus dos competidores, la petrolera controlada por el Estado no tiene mucho más margen para postergar una nueva suba. En la práctica, sus refinerías no están en condiciones de inyectar más combustible en la plaza para seguir ganando mercado. Cerca de YPF admiten, sin embargo, que con un aumento más, las naftas recuperarán el atraso cambiario generado por la brusca devaluación del peso registrada en el segundo cuatrimestre del año, cuando el dólar saltó de 20 a más de 40 pesos durante algunos días de agosto. “Con este tipo de cambio, en el caso de las naftas súper el atraso ronda el 5%”, cuantificó la semana pasada el CEO de YPF, Daniel González, desde Nueva York, donde la empresa presentó su nuevo plan estratégico 2019-2023.

Las naftas recuperarán el atraso cambiario generado por la brusca devaluación del peso registrada en el segundo cuatrimestre del año

La suba escalonada de los precios de los combustibles –que acumulan, con esta remarcación, una suba superior al 70% en el año– deja de manifiesto un acuerdo nunca oficializado entre YPF y el Ministerio de Hacienda, que dirige Nicolás Dujovne. Ese entendimiento verbal prevé que la petrolera que preside Miguel Gutiérrez –y por consiguiente, el resto de las refinadoras– tenga luz verde para mover de forma mensual sus precios, a fin de que en diciembre el importe interno de los combustibles converja nuevamente con los valores del mercado mundial. Para el segmento de naftas, esa cuenta estaría saldada. En el caso del gasoil, aún resta aumentar un 7% para recuperar los márgenes pre-devaluatorios, según números que trazan en el sector, por lo que en diciembre habría nuevas subas.

Para YPF es clave alinear cuanto antes el precio interno del barril de crudo con el internacional para mantener vivo el interés de inversores extranjeros en Vaca Muerta. El Gobierno comparte esa visión. “Es difícil que una empresa multinacional quiera invertir en un país donde el petróleo, que es una commodity, valga menos que en todo el mundo”, explicó a PERFIL el director de una petrolera con operaciones en Neuquén.

Dolarizados. Por eso, por más que el consumo de naftas haya caído en septiembre por primera vez en cuatro años –el despacho de Premium se desplomó un 28%–, las petroleras volvieron a remarcar sus precios, aún cuando eso repercuta, casi con seguridad, en una mayor caída de las ventas de combustibles en el último bimestre del año.

La opción de los privados es clara: prefieren actualizar el precio de los combustibles para volver a dolarizarlos 

La opción de los privados es clara: prefieren actualizar el precio de los combustibles para volver a dolarizarlos (alinearlos con el mercado internacional) a pesar de que eso implique vender menos combustibles. “La caída del consumo es triste. Pero la industria (petrolera) no va a pesificar (el precio de los combustibles), porque si lo hace será para siempre”, analizó, en clave lúgubre, un ex funcionario del Ministerio de Energía.

El fin del ‘llename el tanque’. Cuenta Manuel García, el titular de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes, que el ticket promedio de venta este año ha caído de entre 300 y 500 pesos por coche, es decir, un monto con el que se puede pagar un cuarto de tanque.

Con las naftas entre los 38 y los 45 pesos según el tipo de combustibles, llenar tanques de autos chicos que llevan entre 40 y 45 litros implica un desembolso del orden de los $ 1.500 a los $ 2 mil. Por eso, hay un boom de “cuartos de tanque”, con un ticket promedio de hasta 500 pesos.

“Estamos en rentabilidad cero”, dice en tanto García, que marca la situación de las estaciones de servicio más chicas y que no pertenecen a las grandes petroleras, que controlan las mejor ubicadas y que además ofrecen medios de pago electrónicos.

En las firmas más chicas, empieza a eliminarse el cobro con tarjeta de débito y crédito por el costo financiero que, dicen, se vuelve difícil de sostener en este contexto.

En promedio, aseguran, la venta de nafta está cayendo un 10%, con otro fenómeno en paralelo: el traspaso de usuarios de naftas premium a otras naftas como la súper, para abaratar costos, aunque lo sufran los motores.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4782

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.